Carta de la Asociación Antipatriarcal

editado julio 2012 en Biblioteca
Padre y/o adult@:
 
Cuando nos impones tu voluntad, castigas, ignoras nuestro llanto, educas,... dices
que lo haces por “nuestro bien” ¿estás segur@? Cuando actúas así el mensaje que nos
transmites es: “tus sentimientos y necesidades no tienen importancia y no son
respetables”, “no te acepto tal como eres”, “no te quiero”, “témeme”, “desconfío de ti y
de tu juicio y/o tu capacidad”, “eres un ser inferior, subordinado e incompetente”,
“eres indign@, mal@”, “eres culpable”, “no te comprendo”... Estas tan influid@ por los
dictados de la sociedad que casi nunca te paras a pensar si lo que crees más
conveniente lo es para nosotr@s de verdad, o más bien lo es para perpetuar el poder y
la creación del estado de sumisión inconsciente. “Nuestro propio bien” es: sentirnos
viv@s, ser felices y libres; nuestro bien es el vuestro.
L@s padres confundís la posesión con el amor, la domesticación con el aprendizaje,
la sumisión con el respeto, el control con la protección,... ¿a qué intereses respondéis?
¿a l@s nuestros?
De qué lado estás, del nuestro (de l@s niñ@s)... o del lado de los límites, de los
normópatas o humanoides normalizados, de los adult@s maltratadores/as,...
de l@s que mandan.
 
L@s niñ@s
 
 
Ejemplos concretos de prepotencia adulta y sus correspondientes equivocaciones:
• “L@s niñ@s tienen que comer aunque no quieran”: Cuando un ser vivo come
obligado o a la fuerza asimila menos las sustancias nutritivas que toma en esa
comida, pudiéndole ocasionar, además, trastornos digestivos y psíquicos. Mediante
estudios empíricos se ha demostrado que generalmente l@s niñ@s tienen un horario
interno de comidas regulado según sus necesidades propias y también en relación
con la selección y la cantidad alimenticia.
• “Coger en brazos, dormir y ser complacientes con las criaturas es malcriarlas”:
Es al revés; la empatía y el contacto piel con piel ayudan al desarrollo sano y natural
de l@s niñ@s, nuestra función de madres es propiciar y proteger ese desarrollo; si se
quiere criar personas y no autómatas.
• “A l@s niñ@s hay que disciplinarles en el sueño y en el control de esfínteres”:
L@s niñ@s se autorregulan sol@s, nada más necesitan nuestra comprensión y
paciencia.
 “A l@s niñ@s hay que escolarizarlos y enseñarles para que aprendan”: L@s
niñ@s poseen una curiosidad y capacidad natural para el aprendizaje (por algo
saben hablar y otras tantas cosas más) a no ser que se les coarte debido a la
imposición de lecciones o falta de estímulos y recursos didácticos.
 “A l@s niñ@s y adolescentes hay que advertirles porque se pueden dañar sin
pretenderlo”: Experimentando se aprende, de los errores también. El esfuerzo y el
descubrimiento propio vale más que los buenos resultados. Cuando se advierte se
impide el conocimiento necesario y se infunde inseguridad favoreciendo más el
peligro.
 “Los límites ayudan a ser libres, los límites dan seguridad y el NO ayuda a
crecer”: Los límites dan inseguridad, el afecto y la comprensión dan confianza y
seguridad. Los límites facilitan las cosas a l@s adult@s o así lo creemos. Los límites
que se entienden se pueden asumir los que no, enseñan a someterse y no ayudan ni a
crecer ni a ser libres. La naturaleza inconformista e insumisa de l@s niñ@s les lleva a
buscar la confrontación con los límites y también el deseo de nuestra atención les
puede llevar a ello. Por todo eso es importante que nosotr@s procuremos estar del lado
de l@s niñ@s, y no de los límites: es decir, los arbitrarios son cuestionados en todo lo
posible y los naturales o “fundados” son mostrados con cariño y empatía.
 “Cuando otras técnicas educativas fracasan… el castigo y el sufrimiento
enseña”: Eso es lo que quieren hacernos creer discretamente para permitir un mayor
control y una mayor represión sobre l@s niñ@s “problema” y al final sobre tod@s
nosotr@s. Además, mediante la exaltación de sucesos aislados que suponen dolor de
padres consiguen el endurecimiento de penas y leyes a petición popular. ¿Acaso
supone un aprendizaje benigno sufrir “torturas, maltratos, grilletes en las muñecas,
aislamientos interminables, modificaciones profundas de conducta mediante
técnicas aniquiladoras de la personalidad, ofensas, humillaciones, esos tipos de
sufrimiento que residen entre artículo y artículo de la ley penal del menor, entre
renglón y renglón del reglamento de régimen interno…?”
“Cuando el/la juez, el/la trabajador/a social, el/la psicólog@, el/la educador/a, l@s
padres, cuando tod@s y cad@ un@ de ell@s piensen y sientan que están haciendo el
bien (el “propio bien” de la criatura, respondiendo al “interés superior” del/la
menor) esconden un maltrato social profundo, una sociedad en que la única forma
de distanciarse del sufrimiento vivido es reproduciéndolo, ejerciendo como sujeto
activo todo lo que antes se ha vivido desde la indefensión”.
 
Habría que desterrar tod@s los tabúes, represión de los sentimientos o emociones,
normas de higiene y buenos modales que se basen en el absurdo y en la hipocresía,
que se basen en la costumbre y no en su conveniencia saludable.
Ser bueno no es ser obediente y sumis@ sino un@ mism@.
Amor = deber: es una contradicción (Poder + Amor = dependencia y manipulación)
El respeto sólo puede ser mutuo si no es autoritarismo. El aprendizaje mejor si es
mutuo, ya que l@s adult@s estáis adulterad@s. Las ventajas adultas, su
independencia y autonomía deben llevar a un trato más flexible y menos egoísta con
l@s niñ@s.
Cuando se aprende desde el respeto mutuo, la complacencia, la responsabilidad y la
autenticidad se establecen relaciones más libres y satisfactorias.
“Es un simulacro hablar de respeto a la infancia cuando la jerarquía de la que
partimos, siempre es tan marcada”.
Hoy por hoy “ser adult@ no es más que una opción mediante la cual se olvida y se
traiciona”.
 

Comentarios

  • Lo he cogido de la página de "Crecer sin escuela y en libertad" de katina. Y venía con esta bibliografía (y con lo de "Reflexiona, ¿Tú también ere un-a madero?" que he pueto en otro hilo:

    Lecturas recomendadas
     
    Los niños libres de Evolène. Castellote Editor. Madrid, 1977.
    Cómo hacer de tu hijo un fascista. Victoria Palant. Madrid, 1978.
    Crítica educativa III F. Boldu: Por una educación sin escuelas (editado por
    “Harnaz”). Barcelona, 1979.
    Los niños primero. Christiane Rochefort. Barcelona, 1982. Valencia, 2002.
    Por tu propio bien. Alice Miller. Barcelona, 1985.
    Boletín de la extinta Asoc. Antipatriarcal. Dieciséis números. Guipúzcoa y Madrid,
    años 88- 92.
    Escuchando a los niños (cuadernillos). Patty Wyfler. Sumendi. Palo Alto, 1991.
    La represión del deseo materno y el estado de sumisión inconsciente. Casilda
    Rodrigañez y Ana Cachafeiro. Madrid, 1995.
    La paciencia de los locos (entrevista). Pedro García Olivo. Sevilla, 2000.
    Crecer sin escuela. Boletín de la asociación del mismo nombre. Especialmente los
    números 10 y 13, editados en La Rioja 2002 y Alicante 2003 respectivamente.
    Alejandra. Publicación periódica. L.K.A. Soria, desde 2002.
    Mi niño no me come Carlos Gonzalez. Madrid, 2002; y otras del mismo autor.
    Insumisión a las cunas. Karmela Valverde. Soria, 2006.
    Juega, disfruta,… insumisión. Contra todo poder y Maternidad entrañable o es la
    hora de rebelarse al poder. Karmela Valverde. Soria, 2007.
    El Patriarcado al alcance de tod@s. Biblioteca- archivo Teresa Claramunt, 2009.
     
     
    Biblioteca- archivo Teresa Claramunt
    biblio.teresaclaramunt@gmail.com
  • “ser adult@ no es más que una opción mediante la cual se olvida y setraiciona”

    ¿os sentís adultos?

  • :)) Anicka eres una bruja aunque no quieras
    :))
  • editado noviembre 2012
    es increíble.
    hemos publicado las mismas cosas Anicka y yo y ambas el mismo minuto, a las 5:44

    cierro el otro hilo, sigamos por aquí. :)

    http://www.crecerenlibertad.org/foro/index.php?p=/discussion/1361/algunos-mitos-patriarcales-al-descubierto#Item_1
  • ¿tendré que empezar a creer en cosas raras?
  • editado noviembre 2012
    “ser adult@ no es más que una opción mediante la cual se olvida y setraiciona”

    ¿os sentís adultos?



    Según esa definición, un poco si, porque posiblemente algunas cosas haya olvidado con lo cual traiciono. Pero solo un poco, porque me acuerdo de muchas cosas, que no quiero repetir, que no estoy repitiendo, porque recuerdo el dolor que me ocasionaban y el odio, y en la medida que puedo no quiero que Aaron sienta eso.

    Y ahora mismo vivo en ocasiones cosas con los adultos que no me gustan, y que no quiero yo repetir.

    Y me alegro cada día por ser capaz de no olvidar y no traicionar. Aunque algunas heridas están hay, y aunque no lo olvido, esas heridas me hacen repetir acciones que me duelen cada vez que se producen, así que en esas ocasiones no me queda mas que pedir perdón, y sorprenderme de la capacidad de compresión que tiene mi hijo. Nada que ver con esa imagen de engatusadores y malcriados que muchos quieren vendernos, eso no es verdad. :-w
  • Tuve un primer impulso de contestar que no me siento adulto, como una negación de lo que describe esta frase. Pero me contuve y decidí pensar en ello.
    Si, me siento adulto. Lo soy.
    Los seres vivos nacen, crecen y maduran y finalmente envejecen y mueren. Y cada una de estas etapas tiene sus características y es extraordinaria en sí misma. No aceptarlo es negar la propia naturaleza.
    ¿O acaso sois l@s mism@s hoy que erais hace 30 años, o 10 o hace una semana?
    Lo que sucede es que no podemos concebir la vida como un proceso amnésico en el que cada momento sustituye al anterior y borra de nuestra memoria y de nuestro ser lo que fuimos antes. 
    Todo lo contrario; vivir es un contínuo evolucionar, sí, pero es un crecimiento, un proceso de acumulación de experiencias, de toma de decisiones y de emociones que modelan nuestra realidad del presente.
    En nuestra mente, pero también en nuestro cuerpo, se almacenan buena parte de esas vivencias y otras quedan olvidadas. Pueden formar, o bien sedimentos como capas geológicas en las que lo más reciente oculta lo anterior, o bien un macma dinámico que interconecta nuestro presente con nuestro pasado.
    Si, soy adulto. Me siento bien reconociéndome como tal y viéndome cada día como la culminación de un proceso en el que cada momento fue y es igual de determinante.
    Hoy puedo decir que me encuentro con mi yo de hoy, con mi yo joven y con mi yo niño y busco la armonía entre todos los tiempos que conviven en mí.
    Y no comparto en absoluto esa frase, que para mí, es una huida del presente y de la realidad, que se justifica por alinearse con el/la niño/a que llevamos dentro. Es una puerta falsa de escape de un@ mism@.. 
    Yo soy adulto y no olvido ni traiciono ( en el camino estoy, claro) ni a mi infancia ni a la infancia. Trato de vivir conscientemente. Y eso es precisamente, para mí, lo que define al ser adulto; la consciencia.. 
  • editado diciembre 2012
    ...
  • “ser adult@ no es más que una opción mediante la cual se olvida y setraiciona”

    ¿os sentís adultos?
    Pues este tipo de cosas son las que me irritan a mi.
    Clasificar y estigmatizar a alguien por una condición concreta, eso no estaba mal?
    Me siento como soy, y una de mis condiciones es que soy adulta. Al igual que no me identifico con los homofobos, ni racistas, ni misogenos, ni fascistas, no me identifico con una serie de adultos en general. Por qué iba a hacerlo?
    No soy una adulta como describe el texto o al menos trato de cambiar la historia de la humanidad. Tomo conciencia de las cosas cada día, aunque me temo qué para muchos de nosotros una sola vida no basta para desterrar por completo lo que tenemos grabado a fuego en nuestro código.
  • Con esa frase está hablando de ese tipo de adultos, no? No he leído que todos los adultos seamos así... Tal vez reconocer nuestras posibles partes donde olvidamos y traicionamos. Cuando leo ese texto si reconozco a muchos adultos, pero no todos...
  • Yo lo veo así también, creo que habla de un tipo adultos, que parece que son mayoría, pero esta claro que por aquí muchos de los adultos no entrariamos en esa calificación.
  • Ah sí? Pues yo no veo matizar nada, más bien una generalización.
  • editado diciembre 2012
    Supongo que lo queramos o no, todos llevamos algo de ese adulto, por nuestra crianza, por lo que hemos vivido (familiares, colegio, ...) pero no me siento identificada con la definición que pone del adulto, de echo soy más bien todo lo contrario, aunque a veces caiga en ello. No me siento identificada pero si lo comparto como una generalización, de lo que se suele llevar, aunque sea cada vez menos.
  • También podríamos pensar que no debería existir esa clasificación de niños, adolescentes y adultos. Todos somos personas.

    Para mi, un adulto sio es eso. Es aceptar la clasificación y aceptar que se está en ese lugar. Yo nunca lo he aceptado. Lo primero que me dijeron en mi vida es que era una niña. Si hubiero sabido lo que ahora se, tal vez no lo hubiera aceptado, pero lo hice. Acepté que soy una niña y como me siento la misma, supongo que lo sigo siendo.

    Pero os entiendo. Es solo cuestión de palabras. Quizás, para entendernos, la palabra utilizada debería ser "adultista".
  • Yo tampoco comparto las clasificaciones, niño, adolescente, adulto... Por edad soy adulta, lo acepto, pero no me siento adulta, no veo el momento del cambio radical en mi persona, sólo veo un proceso pero mi esencia siempre es la misma. No trato a mis hijos como "niños" sino los acompaño en su vida, veo que tengo más experiencia que ellos pero no siempre más sabiduría.
  • leo y entiendo.
    a ver como lo explico....
    :-?
  • editado diciembre 2012
    A ver, no es que me escandalize, es que me preocupa.
    No podéis aceptar que hay distintos momentos o estadios en la vida y que con ellos, se corresponden diferentes capacidades y recursos (que vienen dados entre otras cosas por condiciones puramente fisiológicas que afectan a nuestro cuerpo y a nuestro cerebro)?
    Podéis hacerme el favor de no identificar "diferencia" con "jerarquía"? Sino no podremos mantener ni un sólo debate sobre por ejemplo, género o cultura.
    O es que tampoco apreciais diferencias entre hombres y mujeres?
  • Alberto, no pasa nada. Las palabras se pueden usar como uno quiere y está claro el uso que se ha querido hacer de la palabra "adulto" en este texto y cuando un día, de adolescente me dije que no me pasaría al otro bando, me refería a ese bando, a ese tipo de adulto, de actitud ante la vida. Dejémoslo en que adulto es una palabra polisémica y así no discutiremos acerca de las palabras. Para mi, en este caso, ser adulto significa creerse que se debe dirigir la vida de los niños.

    Es como cuando usé la palabra "padre" en padres para siempre y me refería a padre patriarcal. No se si me explico bien. Digamos que una cosa es ser padre y otra hacer de padre (en el papel patriarcal) y, del mismo modo, una cosa es ser adulto y otra ejercer de adulto.
  • Yo estaba pensando en ello, y es verdad, una cosa es la diferencia que hay entre unos y otros debido a la edad que tenemos. Y otra cosa es que usemos esa diferencia para darnos un poder sobre otro.
  • También podríamos pensar que no debería existir esa clasificación de niños, adolescentes y adultos. Todos somos personas.

    Para mi, un adulto sio es eso. Es aceptar la clasificación y aceptar que se está en ese lugar. Yo nunca lo he aceptado. Lo primero que me dijeron en mi vida es que era una niña. Si hubiero sabido lo que ahora se, tal vez no lo hubiera aceptado, pero lo hice. Acepté que soy una niña y como me siento la misma, supongo que lo sigo siendo.

    Pero os entiendo. Es solo cuestión de palabras. Quizás, para entendernos, la palabra utilizada debería ser "adultista".
    Anicka, en primer lugar, no estaría mal que nos pusieramos de acuerdo en el sentido que damos a cada palabra. Porque sino no podemos comunicarnos. Yo creo que una cuestión de palabras no es un asunto sin importancia si lo que de alguna manera buscamos son respuestas satisfactorias a nuestras dudas.
    Si no consensuamos el lenguaje no sabremos de que estamos hablando y por tanto no resolveremos nada.
    En segundo lugar, había entendido por estas palabras que cito que te posicionas en el sentido de rechazar la clasificación niño, adolescente, adulto y que aceptaste ser una niña cuando te lo dijeron. Pues bien, coincido contigo en que no se es un niño porque te lo digan, ni se es un adulto porque alguien lo marque o lo decida (¿mayoría de edad a los 18 años? ¿y el día antes era un incapacitado?) Y entiendo el rechazo a aceptar las imposiciones y clasificaciones arbitrarias cargadas del carácter jerárquico característico del patriarcado.
    Pero creo que es algo que nos conviene matizar en nuestro proceso de maduración (ese para mí innegable cambio que se va produciendo en la vida y que nos lleva a ser adultos hasta la muerte), de forma que podamos construirnos nuestro propio universo sin alienarnos precisamente por huir de las etiquetas que nos han impuesto.
    Por ello, rechazo como tú, Manou y supongo que todos por aquí, la identificación del/la adult@ con un ser superior y completo, respecto del/la niñ@ y la consecuente relación de dominación/sumisión que eso implica. Y no me siento tal (en todo caso me siento en guerra con lo que hay de él en mí).
    Pero me niego a quedar atrapado en la red de la rebeldía, en la antesala de lo que para mí es la auténtica cuestión; mirar hacia dentro y hacia afuera con nuestros ojos y no con las lentes desenfocadas que nos han querido obligar a usar ni con vendas para no ver lo que nos duele.
    Por cierto, gracias a tí Anicka y a l@s demás, por darme la oportunidad nuevamente de reflexionar e insistir en la búsqueda de respuestas.
     ¡Estos hilos me encantan, me enriquecen, pero además los disfruto y me lo paso de miedo!
  • Hemos publicado casi a la vez.
    Ahí le has dado Montse, y en tres palabras, no como yo que suelto la biblia!
  • :\"> Gracias.
  • editado diciembre 2012
    Bueno, por una parte, tenía curiosidad de si a alguien más le pasaba como a mi que, a veces, no me siento adulta. Es una sensación que tengo a veces, por ejemplo, andando por la calle, no me siento una señora, es algo raro.

    Por otra parte, me gusta lo que dices, Alberto, en tu último mensaje.

    Para mi lo importante de todo esto es si aceptamos, o no, la igualdad entre las personas, independientemente de la edad o si, al menos, intentamos hacerlo, pues como bien dices, a veces cuesta deshacerse de ese papel que nos sale a nuestro pesar.
  • Y si partimos de que aceptar la palabra "adulto" no implica nada de lo que dice la carta, ¿qué cosas si implicarían para vosotros? y ¿desde qué momento alguien se consideraría adulto?
  • Rspecto a la frase que resalté (la de la opción de ser adulto) lo que me gusta es la idea de que dejar de estar del lado de los niños, ponernos frente a ellos, si implica una traición, tanto hacia ellos como hacia nosotros mismos e implica un olvido de lo que sentimos de niños.
  • editado diciembre 2012
    No puedo plantearme en estos términos "a partir de cuando se considera a alguien adulto", es como muy tajante para mi. Ante todo somos seres vivos con nuestro cuerpo, pensamiento y sentimiento. A efectos de convivencia estamos en el mismo barco donde reman los que tienen más fuerza y deciden que camino coger los que conocen más a fondo el entorno. Pero navegando en un mismo barco es necesario un clima de ayuda mutua, respeto a las diferencias y cooperación. Quizá el que tenga más fuerza y rema se turna con otros y resulta q acaban remando tres generaciones.

    Recuerdo un viaje con mi familia a otra ciudad. Aparcamos el coche en una calle y nos pusimos a andar. Después de horas volvimos y mis padres no se acordaban donde habían dejado el coche. Yo era una niña, pero había mirado el cartel con el nombre de la calle. No me acordé del nombre exacto pero sí algo e intenté decírselo. Estaban alterados y no me escucharon y dimos unas cuantas vueltas. Cuando por fin encontramos el coche vi que efectivamente hubiéramos encontrado el sitio antes sí me hubieran atendido...
  • Muchas gracias a las dos Anas por sacar el tema. Suelo usar esa frase sin pararme a reflexionar sobre ella, y este hilo me ha ayudado a hacerlo y a poner en duda su validez absoluta;; lo cierto es que una clasificación no es sólo lo que tú quieras que sea o lo que sea de manera objetiva, sino lo que representa en esta sociedad, ya sea "adulte", "hombre", "europea", etc... y ante esto, si que me he planteado seriamente que es necesario renegar de ser adulte, hombre o europea/o, y que puede resultar ofensivo ante les oprimides enorgullecerse de serlo. Pero, tal vez, tampoco sea cuestión de avergonzarse de una identidad (sino es una imposición social no deseada), y quedarse sólo en eso, porque al final te puedes convertir en una persona a medias, tal vez debamos tratar de transformarla, pero aceptando lo que somos y no creyéndonos lo que no somos (podemos sentirnos de una manera, pero mostrarnos ante les demás de otra).
    La verdad es que para mí la identidad de género es un constructo cultural (una imposición social), e incluso la identidad cultural pro supremacía ( europea neocolonialista, por ejemplo), y creo que habría que deconstruirlas porque suponen, en realidad, un perjuicio social y personal. La de adulte no tengo tan claro que sea una construcción cultural en sí, pero sí lo es lo que representa socialmente en el patriarcado y las obligaciones exigidas por ello. Por lo tanto, no se puede renegar o avergonzarse de ella de manera absoluta, como hace la frase, y sólo nos podemos enorgullecer de ella, si la descontextualizamos de la realidad social y cultral que vivimos.
    ... Perdonad por el rollo filosófico: lo he usado porque me ayuda a aclararme yo misma, esperando, por supuesto, que pueda resultar de utilidad para todes, y continuar debatiendo si es menester.
  • Quería aportar una información en relaciòn a la asociación antipatriarcal (no sé si es el lugar adecuado, todavía me pierdo un poco en esta aldea): Los fondos bibliográficos de dicha asociación están en la biblioteca-archivo Teresa Claramunt de Soria, de la que he formado parte hasta ahora. Tal vez sea también de interés para el mli. Este es su correo electrónico: biblio.teresaclaramunt@gmail.com
    También tiene blog: biblioarchivoteresaclaramunt.blogspot.com
  • Han cambiado el e-mail, es igual pero añadiendo un 0: biblio.teresaclaramunt0@gmail.com
  • ok, gracias por la info. >:D<

    en cuanto a la discusión sobre adultos pues creo que biológicamente hay un cambio que nos convierte en adultos (no solo en el tamaño, el cerebro de un adulto por lo visto es diferente al cerebro de un niño), pero de allí a que esta diferencia nos haga socialmente superiores hay un trecho. Y este es el problema de ser adulto, que nos creamos adultos, que reivindiquemos nuestra posición de adultos, que nos guste ser adultos, que están por encima de los niños en la escala social en importancia y privilegios.
  • ¡Me gusta!
Accede o Regístrate para comentar.