¡Qué difícil es educar!

editado mayo 2013 en Plaza Mayor
Hoy los alumnos van a tener un encuentro con la autora del libro que han tenido que leer obligatoriamente este trimestre.
El profesor les lee la cartilla: nada de ruiditos, nada de interrupciones, ya saben que tener a esta escritora en el centro es un lujo, nada de hablar, ni en alto ni por lo bajo, nada de risitas, y la delegada, que no se te olviden las preguntas que preparamos ayer en clase.
          -¿Y si nos aburrimos?
          -Si te aburres te aguantas.
Cuando ya todos están sentados y en silencio y la escritora sonríe amablemente a su joven público, el salón de techos altos y paredes vacías amplifica el prolongado estruendo de un pedo.

Comentarios


  • =)) ¡Qué bien escribes Santiago! (y totalmente de acuerdo, jajaja, ¡qué difícil es educar!...)
  • jaja, ¿y esto pasó de verdad? y si es así, ¿qué cara puso la mujer?
    :))
  • =)) Santiago, gracias por el hilo. Me estoy riendo solo de imaginar lo que cuentas. Me reconcilia con la vida, tanta espontaneidad genuina...

    Aunque. si la cosa es verídica, no quiero ni pensar en el pobre o la pobre protagonista :(
    Seguro que la cosa no fue divertida para él/ella.

    Ay, si nos riéramos más y juzgáramos menos!
    >:D<
  • =)) =)) =))

    No creo que le pudiesen decir nada, lo que no esta prohibido esta permitido, y no se dijo nada de pedos, ¿No? :-j
Accede o Regístrate para comentar.