Casilda Rodrigañez: La sexualidad y el funcionamiento de la dominación

editado junio 2013 en Biblioteca
La sexualidad y el funcionamiento de la dominación

para entender el origen social del malestar individual

La rebelión de Edipo, II parte
(edición digital 2010)

Texto de la contraportada:

Hay dos conceptos para entender la sexualidad: la pulsión del deseo y la capacidad orgásmica del cuerpo humano. Sin deseo, la práctica del sexo no es sexualidad, sino como decía Juan Merelo Barberá, tecnosexología. Sin deseo, los cuerpos no pueden desarrollar su genuina capacidad orgásmica, necesaria para su autorregulación y para su funcionamiento normal.   El deseo y el desarrollo de la capacidad orgásmica se producen espontáneamente, no necesitan 'educación'; sólo necesitan que se eliminen las prohibiciones, el Tabú del Sexo. La tecnosexología  sí es objeto de educación porque es la practica del sexo sin deseo, o con el deseo inducido con técnicas artificiales; es la practica del sexo de los cuerpos acorazados, educados en la inhibición más o menos sistemática e inconsciente del deseo; las mujeres, en la inhibición del latido del útero, en la desconexión entre la conciencia y el útero.
En el estado de inhibición, las emociones se desconectan de las pulsiones corporales y se convierten en emociones erráticas que producen ansiedad. El conductismo pretende educarnos y 'alfabetizarnos' emocionalmente, sin cuestionar el estado de represión del deseo y el estancamiento de la capacidad orgásmica desde la etapa primal. Pero el 'analfabetismo emocional' no es innato, es precisamente el resultado directo del estado de represión en el que nos socializamos, y al permanente esfuerzo para adaptarnos a la norma de la institución del matrimonio o de la llamada 'pareja de hecho'.
Las emociones brotan del cuerpo para apoyar la implementación de las pulsiones (ya sean eróticas y sexuales, o de defensa, como la ira y la cólera…). Son tan sabias como las pulsiones, y su objeto es facilitar la autorregulación del cuerpo. En una sociedad de sexualidad espontánea, percibiríamos nítidamente el sentido de cada  emoción en la autorregulación corporal, así como su conexión con su pulsión correspondiente. Las emociones serían el medio más importante para percibir lo que pasa en cada rincón de los cuerpos autorregulados.
En las sociedades patriarcales del Tabú del Sexo, el acorazamiento produce la pérdida de la transparencia y la desconexión entre la conciencia y las pulsiones, entre la epidermis y las vísceras… La desconexión es la otra cara de la moneda del acorazamiento. La desconexión juega un papel importantísimo para impedir que el deseo recorra el campo social (Deleuze y Guattari). Los seres humanos, además de producir deseos, estamos hechos para percibir y acoger el deseo del otro o de la otra; y para que cuando el deseo del otro o de la otra nos alcance, induzca la producción del nuestro.
La tecnosexología que hace funcionar a las parejas que ya no se desean, y la educación emocional que engaña a las personas sobre su desorden emocional, deben ser denunciadas. El matrimonio o la pareja es un pacto o convenio social que sólo se corresponde con el deseo corporal durante un tiempo limitado. Mientras que no se separe la sexualidad de la institución, la sexualidad seguirá estando corrompida.
Este es el origen social del malestar
individual: el Tabú del Sexo asociado a la dominación y a los estados de
sumisión, implementados
de diversas maneras a lo largo de unos cuatro milenios de dominación patriarcal. 
La corrupción de la sexualidad ha sido y es imprescindible para el establecimiento de las relaciones de dominación en general, y entre los sexos en particular: porque la verdadera sexualidad desarrollaría relaciones armónicas entre los sexos y entre las generaciones; porque el amor verdadero es complaciente y se opone a la dominación: nadie podría reprimir o infligir sufrimiento
alguno al ser amado; de hecho, las relaciones entre amantes son
relaciones de tú a tú (Amparo Moreno Sardá), nunca relaciones
jerarquizadas de Autoridad.






Comentarios

  • Lo que no entiendo de la sexualidad en este artículo es cuando mencionan al matrimonio o pareja, en la que dice mientras no se separe la sexualidad de la institución , la sexualidad seguirá estando corrompida. Es un pacto o convenio social que sólo se corresponde con el deseo corporal durante un tiempo limitado. .????? :-?
  • no me deja abrir el documento. :-S
  • :-*
    graciassssssssssssssss
  • Me he decidido a leerlo por tercera vez.

    La primera vez fue en 2010. Había leído los dos primeros libros en 2006. Y me encantó, igaul que me habían encantado los anteriores.

    La segunda fue a principios de este año, cuando decidó leer btodos los libros de Casilda seguidos y me di cuenta de que este es el mejor y entendí muchas más cosas que la primera vez. Todo estaba mucho más claro.

    Y ahora que Anna lo rescata, me apetece volver a leerlo. lo empecé ayer y ya me estoy emocionando. Lo leo lentamente, asimilando cada frase y acepatando que si, que dice lo que parece decir y que tiene razón.

  • editado agosto 2013
    Lo que no entiendo de la sexualidad en este artículo es cuando mencionan al matrimonio o pareja, en la que dice mientras no se separe la sexualidad de la institución , la sexualidad seguirá estando corrompida. Es un pacto o convenio social que sólo se corresponde con el deseo corporal durante un tiempo limitado. .????? :-?
    Bueno, pues lo que dice Casilda es que la sexualidad así pactada, no tiene que ver con la naturaleza humana, que el tabú del sexo nos impide vivir la verdadera sexualidad, que sería dejarse llevar por nuestro deseo, de forma espontánea, ahí donde y con quien surgiese. Que seguramente, lo que ha llevado a una pareja a formarse si ha sido un deseo verdadero pero que luego ya no es eso lo que hay.
  • Si la verdadera sexualidad es dejarse llevar por el deseo con quien surgiese y donde sea. Podría pasar que ese deseo sea siempre con la misma persona y por supuesto donde quieran y cuando quieran.? Pregunto.
  • Yo también me los estoy leyendo y me está gustando mucho. Por lo qué llevo leido entiendo que hay represiom cuando uno se siente obligado a desear sólo a una persona. Cuando ese es el ideal que tenemos e intentamos cumplirlo.
  • editado julio 2013
    Vicky, supongo que quizás se pueda sentir siempre deseo por esa persona (aunque no se si de forma tan espontánea), pero ¿en exclusiva? Para no sentir nunca deseo por nadie más, tiene que entrar en juego la autoinhibición inconsciente, seguro.
  • Sentir deseo sexual hacia otra persona es normal (somos muchos en este mundo y es imposible no tener deseo hacia otra persona) pero eso no quiere decir que  ese deseo sexual se desee que surga con esa persona. Me he liado con las palabras. Uno puede tener deseo sexual hacia otras persona pero eso no quiere decir que no pueda tener deseo sexual de estar con una sola persona hasta que se acabe ese deseo de pareja/matrimonio o hacia esa determinada persona. Entonces surgirá el deseo de desear y estar con otras personas. Quizás me he liado más. 

    Me imagino como dice Ainhoa, desde el momento que uno se sienta obligada a desear a solo una persona entonces empezara la represion, pero si no hay obligacion, es decir si sentimos ese deseo sexual de estar con una sola persona por que lo deseamos de forma natural, por que es lo que necesitamos (solo a una persona) entonces no es una represión. 


  • editado julio 2013
    Vicky, se entiende lo que quieres decir, aunque estás usando la misma palabra "deseo" para dos cosas: deseo como impulso sexual o libidinal, y deseo como voluntad. Cuando Casilda habla de deseo se refiere al primero, al impulso, a lo que surge del cuerpo de forma espontánea y que solemos inhibir, la mayor parte de las veces sin llegar a darnos cuenta y el resto de las veces a voluntad. Permitirnos desear ya es un paso. Luego está la inibición de la acción pues no nos permitimos que se nos note ese deseo inapropiado. Y esto también puede ser involuntario, que la timidez nos lo impida, por ejemplo, o voluntario, disimulando, por ejemplo.

    Cuando dices que puede que no se desee que surja ese deseo sexual hacia alguien ajeno a la pareja escogida, precisamente hablas de ello, de la inhibición.
  • Y de lo que va el libro es de que esa inhibición tiene sus consecuencias pues da lugar a una desconexión interior, a la pérdida de la integridad picosomática, dejando un rastro en la estructura neuromuscalar.

    Y que todo esto es necesario para que funcione la dominación, pues toda castración supone desvitalización y sumisión.

    Citas:

    Los impulsos sexuales no han sido fijados en la evolución para ser sistemáticamente inhibidos sino, todo lo contrario, para promover la autoregualación corporal.

    ....

    La sumisión requiere la represión de la sexualidad, la rdesvitalización

    ....

    "no tenemos conciencia del proceso represivo"

    .....

    "La conciencia está desconectada del cuerpo y desconoce su sexualidad y su represión"


  • editado julio 2013
    anoche leí algo así en el libro: cuando uno no sabe lo que siente por otra persona (sea lo que sea) es que está desconectado de si mismo. buscaré la cita exacta.
    Creo que a veces "sabemos lo que sentimos" pero la moral no nos deja ni amar, ni odiar, así que mejor decir: "no sé que es lo que siento". sin embargo la mayoría de las personas por lo visto realmente "no sabe lo que siente" y me parece terrible
    :((
  • Pero es que ya no puede existir el "amor de tu vida", con quien sólo deseas tener esos impulsos sexuales espontáneos, donde quieras y a cuálquier momento?. Donde el deseo todavía no ha terminado, donde las pulsiones existen. O cuando uno piensa eso es que esta desconectado de su cuerpo y desconoce sus sexualidad y su represión?
  • El asunto tiene tela... Yo no acabo de tenerlo claro, hasta qué punto queremos estar sólo con una persona o hasta qué punto es lo que hay por todas partes, lo que todos te dicen que es lo que hay que hacer, creo que es muy difícil saberlo por la educación recibida y por el entorno en el que vivimos.

    :((

  • editado julio 2013
    Pero es que ya no puede existir el "amor de tu vida", con quien sólo deseas tener esos impulsos sexuales espontáneos, donde quieras y a cuálquier momento?. Donde el deseo todavía no ha terminado, donde las pulsiones existen. O cuando uno piensa eso es que esta desconectado de su cuerpo y desconoce sus sexualidad y su represión?



    es que los "impulsos espontaneos" no los decides ni "deseas tener" (o "no deseas tener") tu, por algo se llaman espontaneos. No es posible decidir hacia quien, cuando, ni como, ni donde uno siente el deseo.
    Además si es cierto que el deseo del otro induce nuestro deseo lo veo todavía más complicado de "planificar".
    Otra cosa es inhibir la acción por la razón que sea, decidir-ahora sí- que quieras o no seguir el deseo.


    tengo la impresión de no hablar de lo mismo cuando nombramos "deseo", "pulsión", "represión" "amor".


    Lo que dice la autora en esta contraportada, que es el resumen del libro, es que la tecnosexología hace funcionar a las parejas que ya no se desean, no dice que las parejas fijas ya no se deseen (sería falso, está claro que hay parejas que se desean, unas más que otras) sino que si dejan ya de desearse, con trucos y trampas nos hacen ver que funciona lo que realmente no funciona. Todo tipo de juguetes sexuales, técnicas de "calentamiento", peliculas que excitan, alcohol, drogas, ropa interior provocadora, etc etc "a las mujeres  les gusta así" "a los hombres les gusta asá" todo eso puede lograr que uno pueda tener relaciones con alguien a quien realmente no desea, pero logra inducir "la ilusión del deseo" o desinhibirse algo. (aparte las obligaciones morales que parece que antes tenían más peso que otra cosa, el "deber de servicio", pero de eso mejor ni hablar.)
    y así nos olvidamos que cuando había un deseo real y simple no hacía falta nada de eso, bastaba una mirada, bastaba rozar el brazo y el cuerpo sabía lo que tenía que hacer, por eso dice que la sexualidad no precisa de ningún aprendizaje.

    Básicamente el libro habla de tabú de sexo y del origen social del malestar individual.
    venimos equipados con un arsenal que nos facilita una vida feliz. La sociedad en la que vivimos, sus reglas, sus juegos de poder, sus corazas, sus fantasmas, sus mecanismos logran que acabemos viviendo presos, reprimidos y emocionalmente podados, y encima culpandonos de nuestra infelicidad y transmitiendo estos mismos modelos a los hijos e hijas que criamos.
  • en una tertulia sobre la sexualidad escuché el argumento de un sexólogo que decía: a mi me encantaría decidir ser monógamo, el caso es que no he decidio nada de eso.
    Cuando nací y me críe en esta sociedad las decisiones están tomadas por mi, llegue a adulto con una serie de normas de lo que es "normal" y "deseable" y lo que es "anormal" "perverso" e "indeseable".

  • esto es un fragmento de otro artículo, pero por no abrir nuevos post y por tratarse de la misma autora lo pego aquí, creo que aclara bastante:

    http://crimentales.blogspot.com.es/2008/02/la-sombra-de-la-cultura-el-vientre.html

    Desde el campo del psicoanálisis y de la sexología, la psicoanalista francesa Maryse de Choisy (3) ha constatado, referido al útero, algo muy parecido a lo que dice Michel Odent
    referido a los médicos obstretas: no saben lo que es un parto porque
    sólo han conocido los partos hospitalarios; entonces se dedican a hacer
    'ciencia' y a sentar cátedra sobre el parto de una manera falaz, sobre
    una base no verdadera, no cierta. Maryse de Choisy dice
    que los profesionales de la sexología, que han 'sentado cátedra' sobre
    la sexualidad, lo han hecho basándose en un tipo de mujeres determinado;
    pero como dice ella, las mujeres 'uterinas' o 'cérvico uterinas' no se
    preocupan por la sexualidad ni acuden a las consultas de los sexólog@s.
    Es algo como que nadie se preocupa de su hígado mientras le funciona
    bien, y sólo empieza a preocuparse cuando le deja de funcionar bien; a
    continuación, imaginemos lo que sería ir a un médico que desconoce el
    funcionamiento normal del hígado a que te lo arregle... Se
    institucionalizaría una patología hepática mantenida y reproducido por
    el Poder médico. Hace poco hablando con un grupo de gente joven, una
    chica decía que ella no había hablado nunca con nadie de que notaba y
    sentía su útero porque pensaba que era lo normal, que todas las mujeres
    lo sentían. Así concluíamos que era muy importante hablar de ello,
    eliminar el pudor absurdo que pueda haber, que solo sirve para mantener
    la ignorancia.

    Maryse de Choisy
    después de diez años de trabajo con cuestionario, ofrece una
    perspectiva sobre el orgasmo femenino que rompe la tradicional dicotomía
    'orgasmo vaginal-orgasmo clitoridiano'. El orgasmo más global e
    importante de la mujer, afirma, no es ni vaginal ni clitoridiano; apretando
    los muslos o los glúteos firmemente (las mujeres) alcanzan un tipo de
    orgasmo que arranca en el centro de su cavidad pélvica, en algún punto
    muy profundo de su interior, y se expande por todo el cuerpo... pues el
    verdadero orgasmo femenino es cérvico-uterino, o tiene su origen en
    él...

  •  Ahora lo veo mas claro. Y entiendo esos impulsos espontaneos de los que hablas tu y Ana.
  • Después de seguir hablando con Anna, tengo claro que quiero que Monica y Laura vivan su sexualidad de forma más espontánea, que no crezcan pensando que sólo se puede querer a una persona, que no repriman su deseos sexuales, que no busquen a ese tan vendido "media naranja". Quiero cambiar el chip de lo que me transmitieron a mi para que ellas lo vivan de otra forma.
Accede o Regístrate para comentar.