el placer de comer

editado julio 2013 en Plaza Mayor
Ya sé que para muchas personas (o, ¿la mayoría?) es una obviedad, pero para mi no. Siempre he tenido problemas con el peso y aún estando más o menos delgada en la adolescencia, el tema de la comida me daba pavor. No solía comer delante de otros, al menos no mostrando placer. Me daba vergüenza hacerlo y me daba cierta envida la gente que manifestaba el gustazo de sabrorear un buen bocado.
Con los años esto ha ido cambiando, sobre todo me ayudó mucho mi compañero que aprecia cuando algo le gusta y sabe elegir la comida, la música o la bebida "adecuada" para cada ocasión. Al ir creciendo mi hijo mayor, me fijaba en él, en lo mucho que disfrutaba comer, luego mi hija pequeña...
Disfruto mucho cocinando platos ricos para mi familia y me dejo contagiar por su capacidad de dejar rienda suelta al placer que les produce la comida.

Hoy ha sido un día algo complicado, de alguna manera frustrante para todos. Creo que el calor nos afecta en demasía y hemos tenido muchos desencuentros hoy en una excursión que hemos hecho. Parecía torcido el día, hasta que hemos vuelto a casa. Mi hijo me ha pedido que hiciera canelones para cenar (su plato favorito). Normalmente no lo habría hecho, porque estoy muy cansada para algo tan laborioso por la noche, pero hoy algo me ha hecho decir que si. Y ha ocurrido el milagro: lo que han sido caras largas todo el día, desencuentros y malos rollos, se ha esfumado en cuanto he empezado a cocinar. La satisfacción ha sido tan grande, y el placer de comer algo deseado ha podido cambiar el humor de mi hijo 180º en unos minutos!

Cuento esto, porque la comida en nuestra casa ocupa un lugar importante, hacemos todo casero (bueno, casi), seleccionamos en la compra, nos ponemos de acuerdo en el menu... Como muchas de las familias de por aquí, imagino. Pero la cuestión es que veo que la comida en nuestro entorno no ocupa este lugar sino que es más un trámite, algo obligado. Niños que no comen a gusto, madres o padres que dicen que no les gusta cocinar, algunos que además casi no lo hacen. Y al no tenerse en cuenta nada que de placer pues, me contagio un poco del ambiente general y no tengo en cuenta hasta qué punto comer una cosa u otra puede determinar el estado de ánimo de una persona. No es lo mismo engullir algo medio aceptable, que dedicarse a la preparación y saborearlo, sentir en el paladar las texturas. En resúmen, darle espacio al placer, también por la comida.

Comentarios

  • gracias Carmen, es un tema que nunca hemos tocado y sin embargo muy presente.
    hoy tuvimos de visita un niño vecino que es un autentico gourmet, da gusto cocinar para él, lo disfruta, te lo dice y te cuenta todas sus aventuras culinarias y restaurantes que ha visitado.
    todo es "delicioso" según él, una simple pasta con tomate y queso parece algo de otro planeta, "no sé como haces para que te salga la pasta tan deliciosa". Da alegría, la verdad, da alegría ver gente disfrutar con la comida.
  • Un niño vecino probó el otro dia un brioché recien salido del horno con nutella eco. Dijo"todo lo que pruebo en esta casa esta buenisimo!" y por la noche salio el tema con mi hijo. Hablamos de que no conocemos a muchos niños que se concentren en la comida. Y dijo "si, la gente suele hacer otras cosas mientras comen. Mi amigo no, el si que disfruta!"
  • Mi hijo también es de los que disfruta mucho con la comida. Y me lo dice. Y me dice que el quiere este o el otro plato porque me sale muy bueno. Es un gusto verlo comer y como disfruta con lo que come.
  • Si, pero hablo de otra dimension, no es "solo" disfrutar de la comida. Es que no se contempla que comer a gusto es entregarse al placer.
    Cuales son las fuentes para obtener placer? Pues los sentidos, la sexualidad, el juego, comer. Pero como el placer no es algo deseable en esta sociedad que nos ha tocado, se restringe de un modo u otro. El sexo por sucio, la comida porque hay que estructurarla, el juego porque no es productivo. :(
    Dentro de este orden, madres, padres y educadores se ocupan de obligar a comer determinadas cantidades, deciden qué comer por encima de los deseos del comensal y ademas imponen sus reglas sobre el como. Asi no se puede sentir placer.
  • Estoy de acuerdo Carmen en que nos "prohíben" sentir placer con lo que realmente da placer.

    Para mi una de la cosas que mas me gusta es la tertulia después de comer. Cuando estas a gusto comiendo y después empieza esa tertulia y se pasan las horas sin darte cuenta. Asi disfrutar de buena comida (prepararla y no algo precocinado), comerla y la tertulia, todo es un placer.

  • Pues Carmen de aquí tengo mucho que aprender y cambiar por que yo no puedo sentir ese placer en la comida y menos cuando la cocino yo. Para mi comer es simplemente para quitarse el hambre. Me gusta comer y hay un plato tan sencillo como la crema de zanahora (solo la que prepara mi madre) que siento lo que tu describes mas arriba (placer). Me encanta su sabor, olor, textura espesa y cuando tomo la primera cucharada tengo esa sensación de haberlo echado tanto de menos y necesitarlo tanto que la disfruto muchísimo.
  • Aaaahhhhhhh.... Comer..... Por algo estoy sobrepeso! Me gusta cualquier tipo de comida, eso si, bien hecha! Me encanta cocinar, me tiraría días cocinando, me encanta probar platos nuevos y saber como han sido preparados, me gusta comer en una mesa linda, con flores frescos, me encanta comer todos juntos, con amigos, en familia: la comida es parte integrante de nuestro ser, para mi. Somos lo que comemos, y no sólo desde un punto de vista calórico/vitamínico/proteico. A la comida le aplico lo que a la teta: no sólo es alimento, es cariño, fuente de placer, consuelo.
    Entonces por eso ocuparme de la comida, y de los ingredientes con los que se elabora me parece vital. Por eso estamos intentando tener un huerto ecológico en casa. Lo que me falta , como siempre, es el tiempo. No me lo tomo demasiado mal: ahora con la pequeñina de 13 meses no puedo dedicarme mucho... Pero eso si: nada de precocinado, predigerido y preeliminado... Eso es que... Mejor el ayuno!!!!!!
    Ahora últimamente estoy interesándome en lo saludable de ciertos alimentos, y la intención es reducir a lo bestia gluten, todos los derivados de la leche animal y la carne. Me quedará algo??????
    Mi marido, como siempre, dice que soy fundamentalista, iperradical...
    Anamor: a mi también me encanta la sobremesa!!!
  • editado agosto 2013
    Mmmm, ¡qué hilo tan chulo!. Me lo había perdido.
    Precisamente ayer le contaba a alguien que me gustaría que parte de la herencia que le deje a mis hijos es que sepan apreciar los buenos alimentos. Lo decía porque a pesar de nuestras penurias económicas no renuncio a la cesta semanal de verdura ecológica recién cortada, y a un litro de leche de vaca en cristal y recién ordeñada. Me parece que todos esos sabores que se pierden en lo envasado, hay que recuperárselos para que no se pierdan.
    Por no hablar del placer de cocinar todos juntos, me chifla tenerles por el medio "enredando". ¡Quiero ayudar!... llevamos tanto tiempo haciéndolo que ya tienen una maña! 
    El otro día lo demostraron haciendo tortitas de leche de arroz en un desayuno saludable que montaron los del campamento de verano, y alucinaron con su disposición.
    Yo sí creo que es importante la consciencia de la alimentación, como todo tipo de consciencia (aunque nos tenga agotados, y a veces comamos de cualquier forma, jaja).
    Carmen, me encantó la historia de los canelones, aquí cuándo quieren un mimo culinario, piden crepes! 

    Vicky! poco a poco! no te cuento lo que comíamos por aquí cuándo trabajábamos los dos y no había tiempo para nada! afortunadamente aquellos tiempos, han sido relegados a los "años oscuros". Me costó mucho trabajo pero fuí introduciendo poco a poco cambios muy chulos!
Accede o Regístrate para comentar.