Día a día. De tú a tú.

editado septiembre 2013 en Plaza Mayor
Quizá derivado de otros hilos, quizá tocado de refilón en muchos otros, aquí se trata de "bajarse al ruedo" e intelectualizar lo mínimo.

Me da curiosidad, me gustaría indagar, saber, entrar por una ventana y que me contéis. Que me habléis de como es ese día a día con los niños. Como véis vuestros propios procesos, como habéis cambiado desde aquella lejana idea de ser padres, a hoy, que enfrente de nosotros, bebiéndose la vida a morro hay unas personitas mágicas y bellas que nos traen no de cabeza, sino de corazón.

Muchas veces en mis últimas charlitas, sobre todo, dije desde el principio que seguramente decepcionaría a todos, porque no venía a hablar de "educar en casa". Venía a proponer algo, verdaderamente ¿somos capaces de relacionarnos con los niños de otra manera?.

En algunas familias no gustan los pactos, ni las asambleas, en otras, funciona. ¿Hablamos con ellos de tu a tú? ¿se nos escapa el adultocentrismo, el juego de poder y la autoridad? ¿ellos lo detectan? ¿si se va de frente y se les dice claramente, ahora estoy siendo autoritario, no pasa nada? ¿nos consideramos todos seres humanos en distintos procesos de aprendizaje? ¿o sigue habiendo "momentos"?.

¿Poner un límite es represión? ¿no ponerlo es dañar? ante la expresión genuina de las necesidades de todos los de la casa, si no hay quorum, ¿a quien se prioriza? ¿siempre?... aquí os quiero leer.
«1

Comentarios

  • En qué subforo estamos? Desde el movil nolo veo. Por saberlo, ya me entiendes ;)
  • Plaza Mayor. Pero si tu me dices VEN, lo dejo todo... (me dices que ponga otra ronda y lo muevo).  ;)
  • Madre mía... acabo de regresar y no se si necesito más tiempo.....
     
    Me lo voy pensando...
    ;)
  • He puesto un tocho demasiado complejo para contestar?. Podemos dividirlo en partes, si queréis.

    En la actualidad ¿cómo nos relacionamos con nuestros hijos?.
    Entiendo que si estamos aquí, en esta plaza, es porque les hemos priorizado absolutamente. Pero, ¿es bueno que también en la dinámica familiar, les hagamos partícipes de nuestras necesidades adultas? ¿o la complacencia no tiene límites?...
    Ejemplos reales. La pasión colectiva de los juegos de verano, jugar al escondite en la calle. Perfecto. Pero llega el primer sitio prohibido por la vecindad, justo, justo el sitio que más les gusta. Un garaje del edificio de enfrente que tiene la puerta estropeada y no cierra. Han avisado que no quieren que nadie se esconda allí (una de las niñas que juega, vive allí), que no quieren responsabilidades si pasa algo. 
    ¿qué hacer? les informo, no esconderos allí que han avisado los propietarios que no quieren que entre nadie y menos de noche.
    Ni caso. La juerga del juego les puede. Es un sitio genial y al lado de la "panda". 
    Les vuelvo a insistir, me rebaten y sé que tienen razón, que si tanto les importa, que arreglen la puerta y la tengan cerrada. Otro lío. Les digo que si no hacen caso, tendré que cortar el tema de que bajen a jugar (ya me impongo? ya soy autoritaria? como lo hago?). 
    Es un límite claro y preciso no puesto por mi, sino por lo que nos rodea, pero algo tengo que hacer... 


  • Que complicados somos los humanos!! Y que difícil es todo!!!!
  • Contestando a tu cuestion yo me preguntaria lo primero si el lugar es peligroso, si lo fuera esta claro, ¿no?, insistiria que no merece la pena de la diversion ante el peligro al que se exponen.

    Luego la siguiente cuestion es el respeto a la propiedad de otro, pero..., jejeje, aqui hay matices, que puede que no todos coincidamos pero para mi estan.

    No puedo seguir que me mareo....
  • editado septiembre 2013

    :-O

    Pero Montseeee, el mareo es tuyo o del tema? si es tuyo, agárrate, no sea locaaaa! 
    :-*
  • =)) =)) ¡Es mio! Es por la carretera que esta llena de curvas. Y hoy vuelvo a estar en curvas, jejeje, y Javi esta hablandome, os dejo por un rato....
  • editado septiembre 2013
    Jo. Ayer escribí un buen rato y se borró.

    En cuanto al tema que has expuesto sobre ese lugar donde no deben jugar. Soy consciente y acepto que vivimos en un mundo lleno de limitaciones y normas sociales. Podemos optar por vivir absolutamente con nuestras propias reglas y aislarnos o, por respetar las reglas del juego. Tengo claro que no quiero provocar problemas mayores por reivindicar mi libertad, cuando se que soy libre de participar en todo esto según me convenga en cada momento.
    Ayer mi hija no quiso ponerse el pantalón al recogerla de casa de una amiga que se había quitado un rato antes. Como el coche estaba en la puerta del edificio no me importó. Pero después íbamos a hacer un recado y le dije que había dos opciones: o se ponía el pantalón para bajar del coche o ella y yo nos esperábamos y su padre iba solo. Prefería irse con su padre ;)
    No me siento autoritaria en estas situaciones, sino consciente de la situación y del acto que requiere.
  • Referente a tus preguntas iniciales, amplisimo tema y muy interesante la reflexion, diré algo impopular. No, no creo que niños y adultos seamos iguales. Es que no lo somos, hay años de experiencia de diferencia, de conocimiento y de capacidad para medir las consecuencias de las situaciones. No es para mi represion evitar que crucen una linea. No marcar un limite por miedo a ejercer autoridad (alguien hace poco lo llamó autoridad natural, reconozco que es un concepto que me agrada) para mi es no ocuparse. No hacer justicia en momento que lo requiera, es dejar en la estacada a la persona que lo necesita. Yo entiendo nuestra relacion de familia como personas con igual derecho y diferente condicion. Soy protectora, abastecedora, guia y acompañante. Ellos, niños.
    Nada que ver con paternalismo (yo se mejor lo que es bueno para ti), autoritarismo (aqui mando yo) ni con democracia mal interpretada (un ratito cada uno).
    Somos un sistema familiar, interdependiente en el que cada uno aporta. Hemos de negociar, rozarnos, debatir y reflexionar conjuntamente. Las asambleas no nos funcionan, pero si el hablar las cosas mil y una veces, generalmente las mismas cosas. Hay desencuentros en todas las convivencias, por que iba a ser diferente con los niños?

    Y ya que estoy, cuelo otra cosa por aqui. Donde esta el limite justificable de que el adulto no reivindique sus deseos? Me refiero a que si, de acuerdo con la complacencia, pero eso significa que mama y papa solo coman los restos, que nunca puedan sentarse comodos, que jamas se vaya al lugar que desee solo por ser adulto y el nino se niegue?

    Ejemplos claros. Mi niño necesita tocar la bateria, yo necesito descansar. Le pido que me deje un rato sin ruido, el pasa de mi y vaa tocar. Me enfado mucho y le prohibo tocar. Soy autoritaria en ese momento? Tengo que soportar el cansancio acumulado en nombre de la complacencia? En mi caso tengo la respuesta clara. Tenemos derecho a enfadarnos, todos. Represion no es no dejar que se cruce una linea. Represion es negar lo que el otro siente, minimizar lo que le pasa. Tengo derecho a reivindicar mi descanso, los niños tienen derecho a insultarme para desahogarse. Luego se habla del tema y convenimos como hacer en momentos asi.
  • el día a día? lo pasamos como podemos. Tengo muy claro cual es la teoría que me gustaría practicar, pero soy consciente de que aveces no lo consigo. No tenemos muchos limites, pero si soy algo mandona. 

    Sin ir más lejos... ayer decidi que saliamos y salimos. Me da igual que el se lo pasara bien, disfrutara, jugara con sus amigos y todo eso... el a primera hora de la mañana no quería salir. 

    Me voy poniendo retos a mi misma para mejorar en un punto determinado, y cuando lo tengo bajo control, busco otro. O vuelvo a practicar el anterior, o quiza decido que me equivoque en otro.

    Mi reto ahora mismo es no gritar. Bueno más que no gritar, no usar el tono que no le gusta a mi niño. 

    ;)
  • Por partes y contestando a Montse, no, no es un garaje peligroso, son pocas viviendas y como mucho seis coches los que se guardan allí, pero es una propiedad privada, está claro que ellos pueden decidir que no se entre.

    Yo creo, en general, que la complacencia genuina (no la intelectualizada) tiene mucho que ver con el placer, no con la guerra de reivindicaciones personales. OJO, esto es lo que yo siento. Pero entiendo y asiento con parte de lo que dices, Carmen, porque en todo esto influye el entorno y sobre todo nuestra forma de vida. Un poco por ahí va el hilo! De la teoría a la práctica.

    Entiendo que no puede una estar en el placentero mundo de la complacencia en la crianza cuándo tiene horarios, estrés laboral, y mucha responsabilidad en el simple hecho de traer algo de comer todos los días... No es lo mismo vivir complaciendo en una casa estupenda, en un entorno tranquilo, rural y libre, que en un piso, rodeados de vecinos neuróticos. 

    Yo entiendo también que nadie es igual a nadie, tenga la edad que tenga, y sí, admito que en nuestro ensueño yequana, los adultos, por naturaleza se dotan de una dinámica de actividades y ritmos, que las crianzas, también por naturaleza y sin discutir esa pretendida "autoridad", les siguen en todo. 

    Y sí, es cierto que cuándo hablo de establecer pactos entre nosotros en las cosas cotidianas, es que también veo necesario en muchos desencuentros adultos hacerlo, no porque los pactos sean exclusivamente con los niños.

    Yo solo tengo una duda en los casos que planteáis, ¿existe el margen en un tú a tú con Max, en el que tú te vayas a descansar a otro lado y el se quede tocando la batería? ¿existe el margen entre Adriana y su hijo para que en otro día en el que ella quiere salir y él no, ella se quede?...

    Lo digo porque yo a veces me siento muy mal por infravalorar alguna de las necesidades de los nenos. Y muy mal porque para complacer a unos hay que negar lo que necesitan los otros, mi límite es un solo cuerpo para tres deseos diferentes (o cuatro... o  veces, incluso cinco!  8-} )
  • Me gusta lo de la complacencia genuina, Marta, yo iba por ahi. Cuanto mas intelectualizamos eso, mas nos enredamos. Para mi, y muy por encima de teorias y principios, esta la autenticidad en las relaciones. La intelectualizacion puede servir para afrontar y deshacernos de nuestras sombras, pero no para vivir el dia a dia.
    Justamente porque soy consciente de nuestra condicion diferente, y porque se que ellos dependen de nosotros para ir a ver a algun amigo o conseguir un juguete que desean, posponemos nuestros deseos a favor de los suyos la mayor parte de las veces. Y como es complicado compatibilizar eso con tener que hacer cosas para traer dinero a casa, muy a menudo robamos tiempo de descanso para trabajar y asi facilotar que podamos estar por ellos cuando no duermen.
    Si hay margen? Siempre que lo hay sus deseos se convierten en los mios. Pero no lo hay siempre.
    A veces es dificil compaginar los deseos de todos, si. Pero esto es pura convivencia, no?
  • Ah. En ese ensueño yecuana que comentas, participa toda una comunidad homogenea! Nosotros estamos solos en esto y rodeados de mensajes contrarios que interfieren en muy gran medida en nuestra dinamica familiar. Aun asi, nuestros niños son muy yecuanitas jeje, cuando vamos por caminos desconocidos nos siguen como dos patitos y solo se aventuran a explorar el bosque cuando sienten la seguridad de no perdernos de vista. Esto vale tanto en sentido literal como figurado.
    En realidad a menudo reclaman que hagamos de guias, esperan que vayamos delante en el camino para podernos seguir.
  • En mi casa no hay pactos ni asambleas, creo que no funcionarían porque soy una persona muy flexible y si yo pacto con ellas ir al monte un día por decisión de ellas y a la playa al día siguiente por decisión mía. Si el día que toca ir a la playa ellas me piden volver al monte por que quieren continuar jugando allí yo volvería al monte con ellas para que sigan disfrutando de su juego. Y si tengo que posponer la playa durante días, aunque a mi me apetezca también lo pospondría para que ella siguieran jugando. Yo tengo un cálculo de unas dos semanas ( 1 o 2 días más o menos) en los que estoy a merced de ellas y si ellas no quieren salí a ningún sitio yo también me quedo en casa o espero a que alguien pueda estar con ellas para no tener que sacarlas de casa. Pero pasada las 2 semanas( más o menos) y yo pido que necesito hacer algo distinto, respirar otro aire entonces no doy opciones nos preparamos y salimos y ya después de haber tenido ese día para mi entonces puedo pasar otras dos semanas haciendo y estando donde ellas me pidan.

    En cuanto a ese garaje no creo que les dejará jugar sabiendo que esta ese cartel, les dejaría como mucho entrar y ver por dentro y pensar que la gente que vive en ese edificio es muy quisquillosa.
  • A mi el anti-autoritarismo no me viene de la parte intelectual sino de lo que siento. Percibo el autoritarismo como violencia y desamor. Si existe algo así como autoridad natural, entiendo que, por definición, es alguien a quien se decide hacer caso porque uno confía en él, sin necesidad de coacción. No es algo que uno pueda designarse sino que son los demás los que lo pueden considerar así o no. Cuando uno decide que es la autoridad y utiliza su poder para que le hagan caso (para que le obedezcan en realidad) entonces es autoritarismo y la relación se convierte en dominación y sumisión.
  • Marta pregunta si no pasa nada cuando reconocemos que estamos siendo autoritarios. Desde luego que es mejor reconocer que lo somos que no disfrazarlo de otra cosa, pero eso no significa que no pase nada. De hecho la mayoría de la gente reconoce que es autoritaria porque además creen que tiene que ser así. Un paso más sería reconocer ques estamos siendo autoritarios y que eso es malo pero que no sabemos o podemos hacer en ese momento otra cosa y aún así sigue pasando algo y pasa porque se es autoritario. Y no me parece que sea suficiente con que el otro tenga derecho a enfadarse con nosotros por ello y se le respete su enfado. Lo que debería tener el otro es el derecho y la oportunidad de desobedecernos y nosotros aceptarlo. Solo así puede que no pase tanto.
  • Me gusta lo que dices Ana, y si vuelvo al tema del garaje (sé que soy pesada, jeje, pero es que ese era el eje del hilo, la práctica) sé que tengo que dejar claro que soy una puñetera mandona, pero que las circunstancias me obligan a prohibirles ir a jugar allí, y que al no haber margen a que no me hagan caso, estaré aquí para recibir sus reclamos de frustración?.
  • Veo que de nuevo chocamos con lo mismo, Anicka.
    O sea, si no lo interpreto mal, insinuas que con tal de no ser o aparentar autoritario, hay que someterse a la falta de respeto hacia is deseos (o de otros)?
    Si una cosa es basica en una convivencia para mi es el respeto mutuo. Por que iba a tener que aceptar que alguien se niegue a aceptar lo que otro desea pudiendp jugar en otra parte? O que coja alguien mi cepillo delpelo cuando le he pedido no hacerlo porque me iba a peinar?
    Curiosamente veo muy natural cuando dos niños tienen un enfrentamiento por eso y el niño cuyo deseo no ha sido respetado le quita por ejemplo el objeto de la mano al otro. Hablo de niños que no viven esa autoridad en su casa de lo que hablas. Ahi no percibo una relacion de poder y sumision sino simplemente una relacion con un desencuentro.
    Te aseguro que mis hijos diferencian bien la imposicion arbitraria de la autoridad natural.
  • En cualquier caso, Anicka, Marta habia pedido algo mas concreto, que nos mojemos y contemos los entresijos de nuestro dia a dia en las relaciones familiares.
    Te reto a que dejes de lado las sentencias y que cuentes como es esta convivencia vuestra. :P
  • He empezado con el tema del autoritarismo porque es de lo que se había hablado hasta ahora. Y lo que he escrito es lo que siento cuando otros son autoritarios. En mi caso, no ser autoritaria no es algo que me cueste, es lo que me sale y lo que no me sale, lo que realmente sería un esfuerzo para mi, es lo contrario, pero además es que no quisiera serlo porque verlo en otros me produce mucho rechazo. Antes de escribir todo esto quería asegurarme de que no me autoengaño y por eso he preguntado a los niños y a mi marido y todos coinciden en que nunca soy autoritaria. Eso no quiere decir que sea super complaciente o que lo haga muy bien. Hay ocasa en las que fallo, por ejemplo no soy suficientemente cariñosa o atenta o defensora y también me enfado o soy perezosa, pero autoritaria parece que no lo soy, no se serlo. Eso no quiere decir tampoco que mis hijos crezcan sin ello porque el padre si que lo es, menos que otros, pero lo es y yo no siempre tengo ganas o ánimo de luchar con él aunque los niños si que me han dicho que saben que no estoy de acuerdo cuando él se pone autoritario y que me enfrento. Si estamos los dos y se produce un caso difícil, muchas veces permito que sea el autoritarismo del padre el que lo resuleva pero yo creo que esos casos difíciles lo son porque él primero se ha puesto autoritario y eso lo ha complicado todo. Eso es lo que observo, que los adultos hacen que se entre en una dinámica que lo complica todo. Y cuando estoy sola, pues no se cómo hago pero tampoco me pongo autoritaria.

    Por ejemplo, en el caso del garage, yo sería incapaz de amenzar con no dejarles bajar más y nunca usaría la palabra prohibir. Me cuesta ponerme en situación porque nunca se me ha producido esa situación. Si yo les digo que eso es de alguien y que puede salir alguien a echarles una bronca, sería suficiente para que se salieran de ahí. Igualmente, s tienen el volúmen muy alto y yo les pido que lo bajen por favor, porque me duele la cabeza o la niña duerme o simplemente porque es excesivo, ellos lo bajan. No hay lucha en esos casos. Con lo del peine, si yo fuera a peinarme y alguien me quita el peine, yo se lo dejaría. Supongo que mi deseo de complacer suele ser mayor que el de peinarme. En lo único en lo que no suelen hacerme caso y yo me pongo mal es cuando pelean y yo quiero que paren pero aún así, puedo llegar a ponerme histérica pero no autoritaria. Creo que en la mayoría de las situaciones todo se puede solucionar, si son lo suficientemente mayores, razonando, y si no los son, después de intentar razonarlo, queda la distracción que con los peqieños es más fácil.
  • Cuando yo era joven, de la edad de tus hijos, nos colábamos en el garaje. Entrabamos después de un coche, con sigilo, agachados para que no nos viera el conductor... No hacíamos mucho, igual sentarnos en alguna moto, correr por el pasillo. Y cuando oíamos que la puerta se habría nos escondíamos.... 
    Pero los vecinos nos veían, y obviamente nos reconocían,  y nos decían que no nos metiéramos allí.,mi madre incluida.... hasta que encontramos otro sitio que nos gusto más. 

    Así que Marta.... 






    ;))
  • editado septiembre 2013
    Si tenemos margen para que el se quede en casa.... pero eso sería una divergencia del garaje.... >:)

    no en serio, eso para otro día..
  • El día a día en casa es mucho más sencillo cuando sólo estamos las tres, es más relajado, más libertad de movimiento, de gritos, de correr, musica a tope, de estar en pijama todo el día. Eso no quiere decir que no nos enfademos. Bueno más bien me enfado yo cuando tengo esa sensación de sentirme como una marioneta o una sirvienta. Una marioneta por que las dos me tiran de un lado a otro para que juegue con ellas. Laura exige qe juegue con ella, Mónica me suplica que pase tiempo con ella y yo intentando repartirme entre las dos acabo pidiendo un break y que me dejen respirar. Y sirvienta por que hay muchos días que " mami tráeme el agua, mami se me olvido la cuchara, mami tráeme una galleta, mami búscame las tijeras, mami quiero la ..., mami tráeme el jugo, etc etc etc. Y al final acabo cansada y disgustada porque después me encuentro la cuchara en el suelo, tijeras tiradas, galletas por todo el suelo. La única situación que siento que soy más exigente (no se sí eso es autoritarismo) es en el cepillado de dientes y aún así cuando se niegan rotundamente a ir al baño no les obligo a ir sino que yo misma les llevó el cepillo de dientes y un vaso para enjuagarse y se cepillan en la cama.
    La cosa cambia cuando esta el padre y le gusta la disciplina y poner normas. Pero dependiendo de su estado de estrés y aguante entonces tolera algunas cosas que quizás en otras ocasiones no toleraría. Pero si respetamos sus horas de sueño por la mañana o por la tarde y no hacemos ruido. Y cuando se pone de jefazo para eso esta Laura que se enfrenta a el y le dice claramente lo que piensa y como en muchas ocasiones se le planta enfrente y le dice TU NO ERES MI JEFE Y NO ME MANDAS, de hecho Laura es la que nos va defendiendo cada vez que hay altercados en la casa que ella considera injusto. En cambio yo muchas veces me achico y no puedo enfrentarme a la autoridad.
  • editado septiembre 2013
    A mi no me pasa eso, no me exigen tanto. La verdad es que no tengo esa sensación porque es real, yo si tengo tiempo para mi. Ellos juegan los unos con los otros y no me piden que les haga todo. la única falta de libertad que siento es la de no poder salir a dar un paseo con la niña si a Nuei no le apetece venir. Si él no sale, yo no puedo irme (al revés si). Y lo que peor llevo  es la falta de adultos en mi vida día tras día porque el padre llega demasiado tarde de trabajar y entre semana es como si no viviera aquí casi. Menos mal que tengo el teléfono y una amiga con la que hablo muy a gusto todos los días. A la niña no le molesta que hable con teléfono. Ella juega a mi lado, no me reclama que cuelgue como les pasa a otros, supongo que porque a crecido con ello.
  • A los mios tampoco les importa si hablo por telefono o estoy haciendo otra cosa. Solo tengo dificultad para hablar y escuchar porque muy a menudo me persiguen con cantos y gritos (con la poca tolerancia que tengo para los ruidos constantes!).
    De hecho nunca me he pasado el dia jugando con ellos, hacemos cosas juntos por supuesto pero hay juegos en los que siento ser mas un estorbo que otra cosa.

    Para conciliar los intereses, necesidades y deseos de todos pues hablamos mucho. En un caso como el del garaje me sale de dentro una obviedad: que quiero que no jueguen alli porque si lo hacen yo puedo tener problemas. Esto no es algo que les concierne solo a ellos sino que ante la ley somos sus padres los responsables. No actuo como agente que hace respetar la ley, yo les doy mi opinion y lo comentamos y nos mosqueamos juntos, pero el caso es que no estamos ni para multas ni para llamar la atencion por desobedecer algo tan simple. Hasta ahora siempre lo han respetado y en absoluto ejerzo autoridad en momentos asi.

    Y bueno, me ha tocado esto del deseo de complacer... resulta que en nuestra casa hay como seis cepillos y otros tantos peines. Mi hija trajina mucho y no tengo ni idea donde mete estas cosas. Solo me queda un cepillo y quiero tenerlo localizado. Entre otras cosas porque salgo casi a diario a la "civilizacion" donde he de tener un aspecto aceptable. Asi que, por una vez al dia que me peino, que tardo tres minutos, no creo que sea falta de complacencia negarme a darle el cepillo justo en ese preciso instante.
  • Me encanta leeros y os agradezco enormemente esa "apertura de ventanas" a vuestras realidades. 

    Estoy de acuerdo que en una situación tensa, introducir una actitud autoritaria no hace más que complicarlo todo y envidio secretamente a Ana porque lo natural en ella no sea el autoritarismo, yo me estoy quitando. Sé que he recorrido mucho camino porque hay mucho superado y mucho fué un cambio "natural" también. Nunca me han salido autoritarismos habituales a nuestro alrededor, estilo comida, sueño, higiene, horários, etc. De hecho, como dice Ana, cuándo los veo en otros, "no te levantas hasta que te acabes el plato de comida"-style, me duelen. Y cuándo se producen gratuitamente dentro de casa (también tenemos un elemento discordante en la familia, Vicky, ;) ) me duelen el doble. :-q

    En el tema que hablamos del garaje, la autoridad no es un proceso así, tan desde el principio. Es decir, por supuesto que tuvimos una larga explicación, por supuesto que hubo información de lo que les podía pasar, y petición por mi parte de que no fueran. Pero como dije, ni ellos tienen consciencia de las consecuencias, ni me hicieron caso en mi petición, porque las ganas de jugar allí les puede (no son los únicos, unos arrastran a otros). Y yo creo que si llego a prohibir, en realidad es por mi miedo a que les monten una bulla tremenda, personas que no conocemos de nada y que seguro que no van a ser respetuosas ni van a informar, ni nada parecido. Os tendría que contar mucho de nuestro entorno para que tuvierais antecedentes... (los niños, por definición, son delincuentes habituales). De todas formas, también os digo que mis prohibiciones se las pasan por el forro, por si había alguna duda... ;)) (a una le puede salir la vena autoritaria de vez en cuándo, otra cosa es que se descojonen en tu cara...cuestión que en el fondo, les agradezco profundamente).


  • De todas formas me interesa mucho el tema de los desencuentros. Una que charla por teléfono tranquilamente y se produce un follón del quince por algo que dos quieren y no les apetece compartir... (sí, de acuerdo que yo les pido de broma que pongan el "modo pause" hasta que acabe la conversación, jeje, de pequeños me apropiaba de frases de dibujos animados para romper la tensión, jejeje, mi favorita era una frase del loro de Yaffar, el malo de Aladino, que decía a gritos y con aspavientos: "me pongo tan nervioso que se me caen las plumaaaaaaaaaas", jajja, se quedaban de repente mirándome, alucinados, y por lo menos se olvidaban por un minuto del motivo de la discusión).   

    ¿qué hacemos aquí?, ¿esperamos a que pidan nuestra intervención (yo sí, casi siempre)?, ¿intervenimos pronto?, ¿llegamos y escuchamos, intentando que sean ellos los que lo solucionen?, ¿invitamos a que hablen por turnos (difícil si están mosqueados y gritando)?.... mucho que pensar. 
    :-?
  • editado septiembre 2013
    El asunto de intervenir si o no tiene miga. Es un punto de discordia con la mayoria de las personas que conozco. Me encuentro con dos extremos: por una parte matrix que interviene al menor signo de desacuerdo sentenciando sin matices. Por otra parte los ambientes "alternativos" que han leído en alguna parte que bajo ningun concepto hay que intervenir.
    Y siempre, siempre, siempre pregunto... que tal un poco de naturalidad y autenticidad? No puedo decir que tenga por costumbre intervenir, tengo mucha tolerancia con las peleas (incluye las fisicas), pero hay veces en las que oigo un niño emitir una queja, un grito, un llanto, expresando claramente su impotencia en ese momento y voy. No es justo acabar con los conflictos porque si, pero tampoco lo es dejar desamparada a una persona que se encuentra en una situación angustiosa solo porque he leído un par de libros sobre autorregulación. Hago principalmente con los niños (y en general con otros) lo que me sale de dentro. Eso si, siempre alerta y vigilante conmigo misma para descubrir algún arranque autoritario y poderlo desterrar.
  • editado septiembre 2013
    Marta, a eso me refería (haciendo alusión a lo de que se pasan por el forro las prohibiciones) con que lo importante no es solo permitirles soltar rabia si nos ponemos en plan autoritario sino que sepan que no es de verdad, que son frases hechas que se escapan sin querer porque están ahí interiorizadas, que son fruto de la impotencia y no de la prepotencia y que si nos obedecen que sea porque se dan cuenta de que la situación nos ha desbordado y se apiaden de nosotros y no porque nos tengan miedo.
  • Ycreo que en esto que me ha salido de la impotencia o potencia, es decir, en el uso del poder, está la cuestión.

    Con los animales si hago alguna vez uso del poder pero no me gusta, prefiero no tener animales que precisen esa clase de relación.
  • editado septiembre 2013
    Me ha gustado eso de la impotencia, creo que en realidad es lo que nos inunda a todos cuándo escuchas un lío dónde nos dañamos unos a otros, o los grandes a los pequeños, o los que tienen "el objeto deseado" a los que no lo tienen, o los que quieren decidir el juego, a los que no les siguen, o los que piden que se pare en una actitud y no lo consiguen... 

    Son muchas las razones que nos llevan allá, al desagradable mundo de la impotencia. La cosa no está en salir, que se sale, la cosa está en el cómo. 
    :-??
  • A mi me encantaria que alguien saliera interviniendo cuando me sale el ogro por la impotencia que me invade (y eso que.me he reformado!). En una situacion extrema sentiria alivio que alguien hiciera algo por cortar... y ppr experiencia tengo comprobado que los niños tambien lo agradecen.
  • chicos, cuando pueda escribo algo, pero creo que es dificil aconsejar porque, que yo sepa, meto mucho la pata y luego lo pago. Intento no ser autoritaria, es decir, intento por la via de la complacencia porque mi experiencia me dice que es así como funciona. Lo que yo quiero es paz, calma, niños felices, satisfechos, llenos, niños complacidos que compalcen. Y ya sé que es un hilo de prácticas, no de teorías, pero tengo una "amiga" que lo explica maravillosamente de la que aprendí como manejarme en la vida diaria con mi hijo y no sufrir ni hacer sufrir. Por si os sirve de ayuda, la mejor parte es el video numero 2 , es cuando lo toca directamente:


  • editado septiembre 2013
    Ya pillo lo de "amiga". Bueno, creo que Casilda es una buena "amiga" para much@s entre quienes me incluyo.
    Pero, quien no quiere "paz, calma, niños felices, satisfechos, llenos, niños complacidos que compalcen"? Estoy seguro de que conscientes o no, la inmensa mayoria de las madres y no pocos padres lo queremos.
    Pero en el transcurso de lo cotidiano vivimos todos sometidos a demasiadas presiones, demasiados factores que nos alteran y dificultan esa autorregulacion a la que alude Casilda entre otr@s much@s personas.
    Yo me encuentro en una situacion de continua dicotomia entre el entorno y mis pulsiones, y las de mis hijos claro. Y cuando resolvemos por la via de la complacencia "siempre" es satisfactorio pata todos al menos inmediatamente. Pero a veces, despues se crean nuevas situaciones de conflicto, porque tras cada esquina parece esperarnos una nueva trampa. Y estoy de nuevo solo con mis hijos ante ella. Y en muchos momentos me cago en la autorregulacion, porque sus referentes mas intimos, mas viscerales no tienen nada que ver con nuestra forma de vida y nuestro entorno.
    Y no voy a dejar de repetir "no jugueis en el garaje", "no te quites el cinturon en el coche", "no te desnudes en la ciudad", porque hacerlo puede tener malas consecuencias para nosotros, para todos nosotros.
    Y a veces se lo puedo explicar a mis hijos y a veces no. Yo estoy de su parte. Por ejemplo, nada como ir desnudos, pero no puedo permitirmelo ni permitirselo en cualquier lugar.
  • Me encanta que se hayan recuperado esos vídeos! qué buenos son!

    a lo mejor el detallito está en ir cambiando de vida? seguro!
  • sus deseos son buenos, el habitat es el inadecuado, decirles eso hace la diferencia. El habitat no es el que debería ser, pero no es culpa suya, ni nuestra, hay que ofrecerles más que otra cosa el cambio de habitat `para que se parezca más al que debería ser. Yo lo veo cada día...

  • Nunca había visto estos videos. Gracias!!!!!
  • estan en uno de los hilos de Casilda. Pero es que hay tantas cosas que estas joyitas se pierden...
  • mmmm  :-?  y si hacemos un nuevo rincón en la aldea, Anna? "La joyería", para lo que todos consideremos los archivos indispensables, o como bien dices, las joyitas??? estarían de fácil acceso. 
  • editado septiembre 2013
    Edito para eliminar la transcripción que había hecho de algunas partes de los videos en los que se hablaba de la autoridad. Las elimino para no interferir en el espíritu del hilo, más personal.

  • mmmm  :-?  y si hacemos un nuevo rincón en la aldea, Anna? "La joyería", para lo que todos consideremos los archivos indispensables, o como bien dices, las joyitas??? estarían de fácil acceso. 
    A mí me gusta la idea, Marta.
  • A mi también!

  • chicos, cPor si os sirve de ayuda, la mejor parte es el video numero 2 , es cuando lo toca directamente:

    En la parte 3 sigue con el tema y está genial también. De lo que he transcrito está en la parte 2 y parte en la 3. Ahora quiero seguir con la parte 3.


  • es que las 7 partes están genial, lástima el audio...
  • editado septiembre 2013
    Por si a alguien le interesa y para no perder el trabajo, he traslado las transcripciones que había hecho aquí:

    http://www.crecerenlibertad.org/foro/index.php?p=/discussion/118/imprescindible-casilda-rodriganez-el-aprendizaje-desde-las-cualidades-humanas-fundamentales-#Item_38
  • Y del tu a tu, que?
  • editado septiembre 2013
    yo interpreté que el tú a tú se refería entre nosotros y nuestros hijos, no entre nosotros
  • De todas formas, si las transcripciones suponen un problema en el desarrollo del hilo, las puedo mudar al hilo donde se colgaron los videos por primera vez.
Accede o Regístrate para comentar.