Día a día. De tú a tú.

2»

Comentarios

  • editado septiembre 2013
    Ana (Anicka) dijo:
    yo interpreté que el tú a tú se refería entre nosotros y nuestros hijos, no entre nosotros
    pues sigamos con el hilo.
    "de tu a tu" creo que lo ha explicado bien Marta, yo lo entiendo como lo que dice esa expresión, hablar con los niños de tu a tu, cómo transcurre eso en la práctica. Por eso la pregunta sobre si hacemos asambleas, o cómo abordamos esos conflictos que se generan en una casa donde conviven varios con diferentes deseos.

    Porque muchos días resulta francamente complicado. Un ejemplo recurrente: si una quiere escuchar en el coche flamenco y el otro rock, uff, y yo conduzco y preferiría no escuchar nada, y menos los gritos porque están discutiendo de este asunto... me estoy poniendo cada vez más nerviosa con la discusión, yo al volante. Intento calmar los ánimos explicando que a ninguno nos conviene que conduzca nerviosa y con sobresaltos porque hay alguien que de cuando en cuando pega un grito. Propongo turnos para la música, propongo algo intermedio, ellos no aceptan nada y siguen discutiendo. Yo acabo poniendo paz a lo bruto "Pues quito la música y ya está!"
    Me pregunto cómo podría haber solucionado esta situación de otro modo...
  • buenoooo, igualito, igualito que la guerra de los cuarenta, los europaFM, y la de Radio tres...jajaja, "pongo a dios por testigo, que mi próximo coche, será una fregoneta cutre sin radio, cd, ni mp3, y que el que se suba, que cante gregorianoooooo",

    Ahora en serio, esto es así, complacer a uno es fastidiar al otro, y así lo viven. Al que complaces, genial, pero al que no puedes, le frustra hasta el infinito. Yo suelo pedir que se pacte algo antes de encender la radio, antes de elegir un juego, si van a jugar juntos, antes de ver algo en la tele, etc.... porque sino después el lío es monumental. Bueno, aquí hasta hay lío por el trozo de sofá adjudicado... y sí, me he visto alguna vez, apagando la radio a saco por los gritos, yo también soy la única que conduzco, y me veo estampada en una cuneta cualquier día. (porque atención al papel del copiloto.... es el que más grita, así, para amenizar! 
    ~X( )
  • =)) =)) Marta, No puedo evitarlo imaginandome la escena
  • Yo me gustaria no gritarles en el coche cuando discuten y ya antes les he pedido que lleguen a un acuerdo, y he vuelto a pedirlo y explicarles que en el coche no es el mejor lugar para discutir, que si voy conduciendo me altera los nervios esa situacion. Asi que sigo trabajando en no gritarles, y estoy pensando en lograr de alguna forma ser selectiva con los ruidos de fondo, ya se sabe, hacer oidos sordos a ruidos necios. Ya os contare :D
  • Cuando averigues la estrategia, compartelo :-??
  • Pero es duro, muy duro, porque he de decir, que cuando no voy conduciendo tambien me altero. De primeras el ruido de fondo (la discusion) no la oigo, pero segun pasa el tiempo mis oidos se van haciendo mas sensibles, entro en un dialogo y sigo intentando no oir el ruido, y cuando me quiero dar cuenta he explotado con un grito. :(
  • Esto tiene mucha relacion con el hilo. Cuando estallo soy persona, no "madre" que impone su criterio. No llegamos todos en algun momento al limite de nuestra tolerancia con otros? Por que esperamos de nosotras, se espera de las madres tener una paciencia infinita?
  • Otro ejemplo donde no se yo que teoria puede ayudar.
    Pasamos una tarde estupenda en casa de unos amigos, a una hora y pico de coche de casa. Estamos cansados de los dias anteriores, mucha actividad ultimamente. Mi hijo mayor esta ya sobre las diez que se cae y nosotros notamos el cansancio. Durante DOS HORAS intentamos explicarle a la pequeña que nos queremos marchar. "Solo un ratito mas!!". Total, ante la absoluta negativa y ya tocando fondo en cuestiones de cansancio, me llevo a la niña cogiendola fisicamente. Ella llora y patalea. Normal, estaba jugando muy a gusto y la hemos interrumpido. Que hacer en esos momentos con la complacencia y como no emplear la autoridad? No podiamos pasar la noche alli ni tampoco esperar mas para que el viaje fuera minimamente seguro.
    Ya se, esas situaciones son antinaturales y todo eso. Y? No vamos? Nos privamos de juntarnos con personas afines y que nuestros hijos tengan la oportunidad de conocer ambientes mas sanos de lo habitual?
  • Yo no tengo recetas Carmen. Me duele esa escena que comentas, porque me consta que os daña a todos. Tanto a los que se quieren ir, como a los que se quieren quedar, como a los que necesitan verse con gente afín. 
    Yo ya hace tiempo que no tengo un lío de esos (toquemos madera) y la última vez, que yo recuerde, estuve "negociando" más de dos horas con una Elisa agotada y enfadada, que no se quería subir en el coche, mientras sus hermanos estaban dentro, a gritos porque querían marcharse. Yo en esos momentos me siento "en terreno de nadie" porque no sé lo que puedo hacer para complacer dos deseos opuestos. Ah! y esto aderezado con el regodeo de alguna  madre que no dejaba de mirarnos, a ver como solucionábamos la situación y animando estilo, "bueno, a mí me iba a tomar el pelo una mocosa"-style.

    Primero intenté relajar a los del coche, pidiéndoles que sus gritos empeoraban la situación porque Elisa se pondría peor, después me puse a disposición de Elisa, a ver qué necesitaba, y como ni ella misma se aclaraba, pues así estuvimos dos horas, dándole vueltas. Al final, se aclaró (tuve suerte esta vez) y ella misma se subió al coche... yo tampoco tengo una paciencia infinita, Carmen, ni mucho menos, pero entiendo que sí debería tenerla. 
    :-*
  • Ya se que no hay recetas, ojala, porque ese recetario si lo publicaramos seguro que iba a ser un bestseller!
    En este caso no habia negociacion posible. La sobreexcitacion no hacia posible cambiar de escenario. Siempre somos los ultimos en irse, y quedaban las niñas de Julio y Daragh y eso podia ir para largo...
    Claro que duele esa situacion, llevamos dos veces en un solo fin de semana y no me hace sentir precisamente bien.
  • La verdad es que es dificil, y creo que lo dificulta la situacion en que vivimos. Pero a pesar de los enfados, de que perdamos la paciencia, de que a veces no funcione en esos momentos el dialogo, de .... yo veo que ellos se dan cuenta de lo que tienen, que se dan cuenta de que hablamos con ellos, que nos comprenden, que exsite un dialogo, que tenemos en cuenta sus sentimientos, sus deseos, que buscamos, reflexionamos, ... Y esto es un proceso en el que se van viendo los resultados, jejeje, asi que hay que seguir dia a dia.
  • editado octubre 2013
    MI TRUCO: chachannnn
    mi truco, por si os sirve, es no hablar nada contra sus deseos ni casi nada importante en general sin estar pegadito y en situación perfectamente íntima y de proximidad emocional, si no, a mi no me funciona, gritar de lejos, avisar, advertir... nada, no funciona. siempre es: un momento más, un minuto por favor... y acabamos a gritos y acaso chantajes los dos tras una hora de tira y afloja. no señoras y señores, primero hay que acercarse al niño o pedir que venga un momento, tomarlo en brazos o -si es demasiado grande- abrazarlo contra tu cuerpo, interesarse por como est'a, como se lo pasa, quedarse un segundito asi para relajarnos ambos y sin mucha prisa decirle: estoy cansada tesoro, me gustaría irme a casa, sé que estás muy bien jugando y te prometo que volveremos a jugar asi muchas veces más, pero ahora hay que ir terminando... ¿quieres un ratito m'as para despedirte? si? bien, pero cuando estemos listos para salir te llamo y vienes ok?" todo eso bajito, con amor, pidiendo favor, no obligando. a los niños les gusta hacernos favores, se sienten bien dando placer a otros, creo. Con axel siempre ha funcionado eso y con algun otro niño que conozca igual, cuando vas asi es dificil que pasen de tus deseos. y cuando están relajados es más sencillo también, cara a cara, cuerpo a cuerpo, mirandose a los ojos.
  • Me gusta, Anna. Y me encantaria poder actuar de este modo con mi hija. Lo hago, creeme, generalmente. Pero lo que tiene el que sean dos es que mientras uno esta relajado como tu dices, el otro se dispersa y vuelta a empezar. Por regla general mi niña cuando juega, ademas no permite que le interrumpamos y menos si esta ya muy cansada. No acepta acercamiento porque intuye cuando queremos terminar la jornada. Obligando? Va, no empecemos con eso, vale?
  • Ana (Anicka) dijo:
    yo interpreté que el tú a tú se refería entre nosotros y nuestros hijos, no entre nosotros
    pues sigamos con el hilo.
    "de tu a tu" creo que lo ha explicado bien Marta, yo lo entiendo como lo que dice esa expresión, hablar con los niños de tu a tu, cómo transcurre eso en la práctica. Por eso la pregunta sobre si hacemos asambleas, o cómo abordamos esos conflictos que se generan en una casa donde conviven varios con diferentes deseos.

    eso es lo que yo entendí también pero, al preguntar Alberto, que qué fue del tú a tú, pensé que se refería a que al poner las citas ya no hablábamos de tú a tú entre nosotros
  • Anna, lo has explicado de maravilla, y creo que fué así que esa vez que os contaba funcionó, estaba pegada a Elisa, pendiente de todo lo que necesitara.

    Es cierto que el mecanismo terrible que nos sale es el de la imposición, el grito, y el chantaje... vaya herencia que nos han dejado! 
  • editado octubre 2013
    Como yo no soy tan amorosa la verdad es que yo nunca actúo así y, sin embargo, suelen aceptar que nos tengamos que ir de los sitios, al menos los 3 chicos. La niña, al ser más pequeña, es más probable que quiera quedarse un rato más, por ejemplo en el parque, cuando Nuei y yo ya queremos ir a casa pero solemos ceder porque es pequeña. Se lo vamos sugiriendo varias veces y finalmente ella accede a ir hacia casa. El año pasado si que tuve problemas cuando ella quería una cosa y Nuei otra pero ahora parece que él ha madurado en algo y la complace con gusto. De todas formas, aún en casos problemáticos no me sale el autoritarismo, más bien se me nota la desesperación de no poder contentar a los dos, dejo ver mi sufrimiento con ello y puedo llegar a ser un tanto melodrámática, pero es de verdad, no finjido, si digo algo horrible sobre mi sufrimiento es porque lo siento así, pero no me gusta nada hacerlo. Preferiría ser capaz de tomarme las cosas con buen humor.
    Y una cosa a la que tiendo es a evitar las situaciones problemáticas. Si hay algo que nos crea conflictos trato de no repetir, al menos en una temporada pues entiendo que alguno no está preparado para lo que sea, por ejemplo, los viajes largos. Por eso no fuimos al encuentro de Ador este año. Como bien decís, la peleas en coche son horribles para el que conduce que, en nuestro caso, es el papi y él no ve las cosas como yo...
  • editado octubre 2013
    Esto tiene mucha relacion con el hilo. Cuando estallo soy persona, no "madre" que impone su criterio. No llegamos todos en algun momento al limite de nuestra tolerancia con otros? Por que esperamos de nosotras, se espera de las madres tener una paciencia infinita?
    La verdad es que a mi si que me sorprenden más ciertas cosas en una madre que en el resto. No entiendo mucho esto que dices de que cuando estallas eres persona, ¿quieres decir que en esa situación antepones tu persona o a qué te refieres?

    También me ha llamado la atención que digas más adelante que no empecemos con lo de "obligando", ¿por qué no? ¿no es muy importante esto? ¿o quieres decir que no llamas a eso "obligar"? porque para mi si que es importante la manera en cómo lo hacemos y no es lo mismo convencer, rogar u obligar.
  • Todas las noches cuando nos acostamos le doy un beso a Aaron, le abrazo y le acaricio la espalda. Esto es asi desde hace mucho tiempo. Cuando alguna vez le he pedido a el que me de un masaje nunca me ha corrrespondido. Si me abraza y me dice que me quiere, ultimamente me abraza muy fuerte.

    Anoche despues de abrazarle, darle un beso y un masajito, me di la vuelta para dormir, entonces el me abrazo y por primera vez correspondio dandome un masaje. Me quede muy quietecita y sorprendida. :)
  • editado octubre 2013
    Anicka, no, no es lo mismo.
    Y la cuestion es algo mas compleja y no se si tendre tiempo, paciencia y capacidad para explicar como lo veo.
    Ah! En.primer lugar, me gustaria decir que mi casa no es un cuartel y que tratamos de consensuar hasta el ultimo ingrediente de las recetas.
    Bueno, convencer... pues ni lo intento, porque no creo en ello. Creo que la conviccion nace en uno mismo y en su experiencia. Y sin querer ser radical, convencer me resulta demasiado cercano a persuadir, y lo uno lleva a lo otro y acabamos en distraer y de ahi a engañar, un paso.
    Rogar si que lo hago. Cada dia y cada noche, por cansancio generalmente. Y a menudo mis ruegos son atendidos. Pero hablo de ruegos sinceros y no de teatrillo manipulador.
    Obligar... pues si. Hay veces que obligo.
    Pero antes de continuar quiero citar otras acciones como discutir, consensuar y negociar. Volviendo al caso del que hablabamos, con Lilli hubo comunicacion, discusion, negociacion, consenso y hasta acuerdo en varias ocasiones sucesivas (desde las nueve hasta las once y media). Despues pasamos al ruego porque estabamos cansados y teniamos una hora y pico de vuelta como poco.
    Y Lilli, que estaba cansada pero excitada, contenta y entusiasmada por estar en buena compañia no queria irse ( nunca! O es que no recordais haberos sentido asi incluso siendo adultos?
    Pero teniamos que irnos.
    Este tipo de situaciones se da y hemos de resolverlas.
    Y para terminar una observacion sobre las lagrimas y la tristeza de Lilli al irse (algo que sucede muy a menudo); estoy seguro de que sus lagrimas son porque quisiera que aquel momento de placer, de plenitud y de felicidad no acabase nunca. Pero ademas, cuando la tomamos en brazos o se acerca a nosotros para irse, llorando, es consciente de que esos momentos sí tienen final y que nosotros no somos culpables. Y a mi me conmueve su forma de vivirlo, de rebelarse y de ser consciente de lo que sucede.
    Pero no es lo mismo que nos pasa a nosotros?
    En fin, que siempre se agradecen.las contribuciones, pero no somos unos inconscientes ni unos desapegados (no se por que estariamos aqui entonces) y tambien merecemos algo de confianza.
  • Hoy precisamente estaba yo acordandome que en ocasiones yo soy la que pide un rato mas, la que estoy tan a gusto que no quiero irme, y voy pidiendo un rato, y luego otro,... y en ocasiones Aaron me dice -Mama, ya llevo un rato esperando y no nos vamos. Ya me has dicho varias veces que un momento que ya nos vamos. Yo me quiero ir ya. :D

    Es verdad que ellos nos entienden pero aun asi no deja de ser duro tener que marcharse y que por ello se rebelen. Y no deja de ser duro que en algunas ocasiones ya no podemos mas y obligamos cuando en ningun momento eso es lo que deseamos, no siempre somos capaces de ser lo suficiente pacientes, nuestras mochilas salen en esas situaciones. A mi me ha ocurrido en mas de una ocasion, y solo tengo uno, se que cuando hay otro u otros mas la situacion se complica.

    Y me alegro que cada vez es algo mas facil ser mas paciente, pero aun asi, tengo que seguir en ello...
  • Alberto, no sé si con razón pero veo que te tomas algunas intervenciones de manera demasiado personal, creo que nadie ha juzgado a nadie, estamos conversando entre todos ¿no? y cada uno dice como lo vive ¿no? Pues eso, no creo que nadie haya pensado que sois unos inconscientes ni nada parecido, damos ejemplos concretos para entendernos y ponernos todos en la misma situación, como eso de Lilli, o lo del garaje que contaba Marta.
    beso a los cuatro, se os quiere mucho por aquí, no lo dudes >:D<


    el argumento que yo solo tenga un hijo tampoco vale, pocos niños tan poco sumisos como el mío, vale por cuatro. como si fueran cuatro o diez en bloque. Aquí observo la parejita de vecinos que vienen a casa, son dos pero son obedientes, ni se les ocurre desafiar a los padres, ellos podrían tener un ejercito de niños y no le darían tantos problemas de este tipo como el mío solo. Con una llamada al telefono están en la puerta, y si les dicen la hora ya se están recogiendo 10 minutos antes. Son muy "responsables" ;) sobre todo la mayor. Axel eso ni loco, ni loco obedecería porque sí.
    Por eso como cuento, tengo que tener en cuenta muchisimo su manera de entender las cosas, solo puede estar en modo escucha cuando se le pide por favor, y en perfecta intimidad y con cariño, no cuando está absorto por otras cosas. En mi casa las ordenes no funcionan simplemente, me sale el tiro por la culata. Si quiero lograr algo en la práctica, es la unica manera...
  • Imagino que en ninguna casa donde se respeta los deseos de los demás "funcionan" las ordenes, en mi casa tampoco.

    Yo sé que se nos quiere, Anna, pero no me gusta mucho tener la sensación de que se me cuestione la capacidad de diferenciar los conceptos. Supongo que es una percepción y nadie ha tenido ninguna intención, Anicka, pero me ha chirriado el comentario en negrita de Anna "todo eso bajito, con amor, pidiendo favor, no obligando. a los niños les gusta hacernos favores" como dando por sentado que lo habitual es obligar. En mi caso no lo es, dese luego que no.

    Me refiero con "soy persona" a que para mi es tan importante el cómo se hacen las cosas, como lo es de dónde sale. Ya lo he repetido muchas veces, y lo volveré a decir porque probablemente estemos en polos opuestos en cuanto a nuestras vivencias en este aspecto. Si intento imponerme no es autoritarismo, no es porque yo soy la madre y el niño ha de obedecerme, no es que yo soy la que manda. Yo eso no lo conozco, no lo he vivido, no quiero que nadie me obedezca igual que yo jamás he obedecido a nadie. Si me enfado y grito lo hago como "persona", de tu a tu, porque es mi forma de ser supongo, porque no lo puedo evitar en ese momento, porque mi paciencia tiene un límite como tiene límite la paciencia de mis hijos e incluso de mi perra. Mi paciencia termina generalmente porque me están chinchando hasta el infinito, porque me están impidiendo cubrir alguna necesidad física, porque no hay manera de que me entiendan o porque estoy muy cansada. Y no me refiero solo a la relación con mis hijos, sino en general con las personas. Lo siento, pero soy humana y eso hace que a veces me enfade y deje de corresponder a ese modelo de madre perfecta al que parece que todas aspiramos. Lo que no soy es "madre" que funciona bajo leyes jerárquicas. Puede que tenga mucho temperamento, pero eso es igual de respetable que ser retraída. Espero que haya podido aclarar algo.
  • editado octubre 2013
    Ja, ja, llamadme raro, pero claro que me tomo personal un hilo que se llama "Dia a dia, de tu a tu". En realidad me tomo la mayor parte de las cosas de forma personal y no por ello me considero extremadamente susceptible.
    Igual, Anna, que cuando respondes sobre el hecho de tener uno o varios niños.
    Para mi este foro tiene sentido precisamente por que creo que nos lo tomamos personal y nos implicamos emocionalmente. Me pasa solo a mí? Pues tratamos asuntos que no solo nos preocupan sino que nos tocan muy adentro. Y tambien le da sentido el esfuerzo por escribir con sinceridad y la ausencia (al menos consciente o intencionada) de juicios y prejuicios.
    Ademas, ya sabeis que no soy precisamente muy de teorizar (no confundir con reflexionar).
    Y claro que se que se nos quiere; lo respiro y lo disfruto.
    Asi que pongo "mis" puntos sobre mis "ies" con la intencion de resituar una conversacion cuando (acertadamente o no) tengo la sensacion de que algo no se ha comprendido o parece estar fuera de lugar. >:D<
  • Sois todos apasionantes! 
  • ayer edité mi texto del truco, y es cuando añadí negrita, originalmente no la llevaba, pero yo, consciente de que no sé abreviar y mis textos pueden resultar un poco largos/plomos hice el esfuerzo de resaltar lo que me importaba transmitir. Las negritas son para mi eso, el énfasis en lo importante.
  • Sois todos apasionantes! 
    Y apasionados!! ;)
  • editado octubre 2013
    Gracias, Carmen, por la acalaración. No lo había entendido así, bueno en realidad no sabía muy bien como interpretarlo y por eso pregunté y la verdad es que no pensé en ese sentido. Y me gusta eso, si los niños lo perciben así también, si saben que cuando explotamos no es desde la autoridad y porque ellos son incorrectos sino que es por nuestra propia limitación y carácter (=coraza).

    De todas formas, al principio dijiste que sí que creías en que tenemos la autoridad y eso también nos puede estar confundiendo.
  • Hoy Aaron ha estado buscando una pelota de rugby que no ha encontrado, no estaba en ninguno de los lugares que podria estar guardada o no. Le he dicho que a lo mejor la tire porque estuviera rota y que porque no jugaba con otra. Pero no le servia otra, ha empezado a quejarse, que no podia jugar, ... y yo estaba ya por decirle algo, pero me he callado y me he marchado a tender la ropa. En estas situaciones, cuando empieza a lamentarse y ninguna opcion le satisface, me doy cuenta que mi paciencia enseguida se acaba, y tengo que tener cuidado de no saltar porque no soy capaz de soportar sus lamentaciones, justificadas para el ¡Claro!, pero que a mi me agotan. Ahora esta jugando, y no se ha dado ninguna situacion dramatica. ¡Estoy contenta!
  • De todas formas, el reconocer que soy así o asá, para mi no es suficiente. Si se que daño, aunque no fuera mi intención, aunque no lo haga desde la autoridad ni por educar, no me gusta y siento ese malestar que podemos llamar culpa o de la forma que sea, que me lleva a no querer que se repita, como en el ejemplo que caba de contar Montse. Casi nunca se cómo se hace pero sí tengo claro lo que no quiero hacer y ese es mi punto de partida. Y el motivo no es querer ser una madre ideal o algo así, sino evitar que los niños sean dañados, porque eso me hace sufrir.
  • Pues, si me permites, yo añado a tu reflexion, que igualmente mi motivo no es querer ser una madre ideal, eso me da igual, sino igualmente evitar que los niños sean dañados, pero en mi caso no es porque eso me haga sufrir, sino porque no creo justo que ellos sufran. Quisiera no dañarlos porque nadie merece ser dañado. Y estoy segura que estas de acuerdo con ese añadido. :x
  • Para nosotros marcharnos de un sitio dónde se lo está pasando bien también suele ser muy complicado y no siempre lo hemos conseguido hacer bien. De hecho, creo que cada vez vamos haciéndolo un poco mejor. Lo que yo he "descubierto" es que intento no decir que nos vamos a casa. Si le digo que nos tenemos que ir por una buena razón le pregunto que a dónde quiere ir o le propongo otro plan a continuación que le pueda gustar. Y si son las doce de la noche y estoy agotada pues a veces no soy del todo honesta y si me dice que quiere ir al parque o a algún sitio más o menos posible le digo que sí cruzando los dedos para que se duerma en el coche o en brazos o en el carro de camino de vuelta que es lo que suele pasar. Eso no quita que de vez en cuando se de una situación en que parece que no hay solución posible y me supera cuando veo que los de la casa donde estamos quieren que nos vayamos y él no quiere irse de ninguna manera. En éstas ocasiones me acuerdo del camping, ese poblado de mucha gente conocida dónde no hay que volver a ningún sitio y dónde incluso en una parcela conocida te puedes quedar dormido.
  • De todas formas, el reconocer que soy así o asá, para mi no es suficiente. Si se que daño, aunque no fuera mi intención, aunque no lo haga desde la autoridad ni por educar, no me gusta y siento ese malestar que podemos llamar culpa o de la forma que sea, que me lleva a no querer que se repita, como en el ejemplo que caba de contar Montse. Casi nunca se cómo se hace pero sí tengo claro lo que no quiero hacer y ese es mi punto de partida. Y el motivo no es querer ser una madre ideal o algo así, sino evitar que los niños sean dañados, porque eso me hace sufrir.

  • uy, qué ha pasado? había citado a Anicka, y mi comentario a la cita era:

    creo que eso es una de las cosas fundamentales que nos une aquí, ¿no?
  • Suscribo las palabras de Anicka y el añadido de Montse.
    Y me enfado y me encuentro mal conmigo mismo cada vez que siento que les he herido. Y me propongo firmenente que no se repita. Y nunca me justifico. Y cada fiacque pasa siento las veces que ha sucedido y me hace feliz queceso vaya quedando en.el pasado.
    Y aprovecho para hacer un apunte pprque acabo de topar con ello; me parece importante no confundir "herir" y "contrariar". Y yo mismo lo hago a veces.
    A Lilli le contraria siempre que nos tengamos que ir y cuando lo hacemos llora, pero incluso llora mientras camina con nosotros sin oponerse. Sabe que hemos dado de si todo lo posible y le parece poco porque querria que ese momento fuese eterno. Y eso le contraria. Si para irnos utilizamos la amenaza, la descalificacion o la fuerza la herimos.
    Yo trato de no contrariar ni a mis hijos ni a nadie, pero a veces me resulta inevitable. Y lo siento, pero no me perturba.
  • Montse, claro que tienes razón en el añadido pero quería remarcar, precisamente, que no lo hago por una causa altruista sino que realmente sufro cuando veo que se le trata (o yo trato) mal a un niño. Y eso me gusta que sea así porque las definiciones racionales siempre se pueden ver desde puntos de vista distintos y con argumentos se le puede dar la vuelta a todo.

    Y pienso que, aunque no pretendamos ser autoritarios, lo cierto es que ellos dependen de nosotros para casi todo, porque la sociedad está estructurada de esta forma y, al menos yo, siento que  cuando dependo de alguien, todo lo que provenga de ese alguien me afecta mucho más.
  • Aihnoa, eso que dices puede que haga mas facil el despegarse de un lugar o una situacion, pero yo necesito ser sincera. Mi hija me reprocharia (durante dias y con razon) muy dolida no haber cumplido la expectativa de ir a ese otro sitio. Incluso si se durmiera en el coche. Al despertar al dia siguiente estaria muy enfadada porque la hemos hecho despedirse creyendo que ibamos a ese parque por ejemplo y no lo hicimos.
  • Ya Carmen, no es que sea un ejemplo a seguir lo ponía porque reconozco que cuando estoy muy cansada lo hago así. En nuestro caso además,lo que suele hacer Aitor es despertarse a la mañana siguiente con ese pensamiento y entonces sí reclama ir al sitio en cuestión. Y yo intento cumplirlo. No se sí por la edad pero tiene menos sentido de los tiempos de los días él se despierta del sueño y continúa con el día anterior. No he percibido que piense que es una traición (no se como ponerlo) el no ir justo a continuación. Sino que se ha dormido y entonces sigue con el tema al despertarse. Si entonces no vamos al sitio ya sí que se enfada.
  • Me ha encantado lo de la complicidad, es un término precioso, y nos hacía mucha falta para aguantar el tirón del entorno "prohibitivo" que nos rodea. Ayer mismo montamos una juerga a costa de la vecina neurótica que les prohibe todo (tuve que bajar a decirle que hiciese el favor de que si tenía algo que decirle a los nenos, me lo dijese a mí, y les dejase en paz a ellos). Se han montado un plan entre todos para pasarse sus prohibiciones chorras por el forro, y montar guardia!  ;))
Accede o Regístrate para comentar.