Amores.

editado mayo 2014 en Plaza Mayor
Abiertos, de todo tipo, hacia todo. Hemos estado escuchando la presentación de la revista La Madeja, del colectivo Cambalache, de Asturies, y nos hemos dado cuenta que nos resulta muy difícil hablar de amor, y mucho más, escribir de amor, y publicarlo.

Os dejo la editorial, y el enlace, y si queréis, lo intentamos...

"¿Hay un lugar más común y colectivo que el amor? ¿Cuál es el lenguaje de los amores? La Madeja vuelve un año más con un tema que desde hace tiempo nos llama, nos ronda y revolotea entre nosotras: los amores. Elegimos hablar de los amores –así, en plural– por lo que el amor tiene de común y colectivo, porque así se nos antoja término más huidizo y extenso, y porque cuestiona y pone en evidencia la sólida y casi inamovible estructura del singular y mayúsculo «Amor»."

"En este nuevo número, como siempre nos pasa, hemos aprendido muchas cosas; y como siempre, también, ha sido un viaje intenso de alturas variadas y no exento de baches. Entre los aprendizajes destacamos el hecho de que de los amores todas tenemos mucho que decir. Pareciera que muchos de los textos que componen este número se hubieran ido gestando a lo largo de los años en los adentros de cada cual y que, aprovechando buenamente la ocasión, se vuelcan aquí con la complicidad y valentía del querer compartir hallazgos, cuestionamientos y aprendizajes útiles para estos tiempos. Por todo esto, gracias. ¿Quién pensó alguna vez que los amores no eran una cuestión política?."

"Podemos apuntar también que en este número la mezcla de lenguajes es más heterogénea que nunca, más experimental, más encarnada. A nuestro parecer, corre más riesgos. Y es que esta Madeja ha salido, entre otras cosas, la mar de poética; versos y autoras dialogan –¿por arte de magia?– de unos textos a otros. Fragmentos de vidas, balbuceos, diálogos, imágenes que se buscan, experiencias vitales que van confluyendo de atrás hacia delante y a la inversa, conforman una gran cartografía que da cuenta de que de los amores es difícil escapar. Por todo esto también, gracias. Fragmentos que atraviesan cuerpos e imágenes, amistades, afectividades, sexualidades, maternidades, cuidados, desamores, violencias, proyectos personales y colectivos, políticos y sociales, que nos ayudan a caminar con pies de barro."

"Y, sin embargo, cuánto esfuerzo para llenar esas páginas blancas que anidan la escritura, esos vacíos que pueblan la imaginación al buscar modos donde refugiarnos para construir otros lazos afectivo-amorosos. No, no es fácil (de)construir, hablar, escribir de amores… No, no es fácil reflexionar sobre estos vínculos que nos ligan a lxs otrxs, sobre estas relaciones que parecen tan naturales pero que de a poco vamos descubriendo que son también consecuencia de procesos históricos, políticos, sociales pero sobre todo personales: porque las relaciones amorosas no están ahí, dadas de una vez y para siempre, sino que actualizan de un modo singular la historia y las fuerzas de esos vínculos en nuestros cuerpos."

"Este número es entonces una apuesta: se trata de pensar, dejar, soltar, crecer, re-inventar, imaginar, confiar, sentir, compartir la creencia y la vivencia de los diversos modos en que amamos. Porque los amores nos con-mueven, nos movilizan siempre junto a otrxs. Con esta nueva Madeja queremos también visibilizar otras formas de amar y reivindicar otros amores como prioritarios, repensar las maneras que tenemos de relacionarnos y cuestionar lo que nos viene dado, desmontar quizás la jerarquía de amores que tenemos aprendida y construir nuestras propias formas de querer(nos). Desde aquí os invitamos a que os deis un paseo por este nuevo monográfico, donde se le buscan las vueltas a un tema tan común como el amor. Y es que no por ser cercano es tema obvio. Bienvenidxs y ¡adelante!."


Comentarios

  • Estupendo! Gracias Marta!!!
    :x
  • y esa inquietante pregunta? ¿Quién pensó alguna vez que los amores no eran una cuestión política?.
  • Y cuestionarnos lo que nos viene dado? Y sobre relaciones que nos parecen tan naturales?

    Amores, en plural, porque nuestros corazones son asi de grandes y hermosos.
  • No os podéis imaginar, o igual sí, lo difícil que es escribir sobre amor....
  • Gracias Marta, finalmente he leido algunos fragmentos muy bonitos del desamor:

    A veces, simplemente, crecer separa. Un día descubren que hablan lenguas distintas y no se entienden. Ya no. Intentan acercarse y duele. Deciden entonces dar espacio al silencio, como un ¿último? gesto de amor. Volverán a aprender, despacio, a comunicarse. Tendrán que re-conocerse de nuevo. Descubrir si quieren a alguien que ya no existe, o si quizás puedan quererse como son ahora.


    Es mentira que el desamor llegue de repente. Sólo que es silencioso y escurridizo. Y se disfraza. O se tapa. Como esas pelusas incómodas que escondes bajo el sofá porque ya barrerás otro día. Luego, hacemos como que nos sorprende. Pero saber sabíamos que estaba ahí e iba creciendo.


    Si puedo dejarte ir como los árboles dejan ir sus hojas, tan naturalmente, una por una; si puedo llegar a saber lo que ellos saben,

    que la caída es alivio, es consumación, entonces el miedo al tiempo y a la fruta incierta no perturbaría los grandes cielos lúcidos, este otoño extrañísimo, dulce y severo. Si puedo soportar lo oscuro con los ojos abiertos y llamarlo estacional, no áspero o extraño (porque también el amor necesita un tiempo de descanso), y como un árbol estarme quieta ante los cambios, perder lo que se pierda para guardar lo que se pueda, la extraña raíz todavía viva bajo la nieve, el amor resistirá –si puedo dejarte ir.



  • Uy... Lidia que fué conmigo me decía que cuándo leyeron esa parte se emocionó (tiene algo de desamor con algunas amistades...). También resulta dificilísimo hablar de desamor!
  • Cuando leí esos fragmentos me dío la sensación de que el desamor era como volver a enamorarse. 
  • Creo que no se puede hablar de amor sin desamor y al revés. Para mi van unidos.
Accede o Regístrate para comentar.