Feminismos y Renta Básica de las Iguales.

editado junio 2014 en Plaza Mayor
Me propongo traer por aquí, alguno de los textos que voy leyendo de un pequeño delicioso libro que han publicado compañeiras que están en esto. Os aseguro que está muy acorde con mucho de lo que se ha venido hablando por aquí, poner la vida en el centro (no la producción, el empleo, etc) y recuperar todo lo perdido en el mundo de los cuidados, los mimos, la crianza, la vida!

"Estamos atravesando una profunda involución ecológica, social, económica y política. El modelo de producción, distribución y consumo que hoy se encuentra en crisis y que se intenta desesperadamente volver a poner en pié se ha desarrollado en oposición a las bases materiales que sostienen la vida humana.
Construida sobre cimientos insostenibles, la arquitectura de las sociedades heteropatriarcales y capitalistas pone en riesgo los equilibrios ecológicos que permiten la vida humana (y la de otras especies)., dificulta las relaciones de interdependencia que nos sostienen como humanidad y amenaza con provocar un verdadero colapso antropológico."

Yayo Herrero, Hacia la centralidad de la vida, "Renta Básica de las Iguales y feminismos", ed. Zambra, Iniciativas Sociales y Colectivo Baladre.

Desde aquí, el punto de partida....

Comentarios

  • Gracias Marta!!
    :-*
  • Gracias Marta

  • Como me han pedido desde colectivos a los que les pedimos firmar, que aclare porqué vemos necesaria la renta básica desde una asociación de crianza, me he currado este pequeño apunte, por si queréis echarle un ojo! (siempre que hablamos de renta básica, lo hacemos de las Iguales, ojo, que es diferente que la renta básica universal!).

    "Para las kanguras, el cuidado de la vida, no es cualquier cosa. Del mundo alejado, escondido, y relegado de la maternidad mamífera, surgimos para reivindicar. Para reivindicar un lugar en la sociedad que nos corresponde a madres y criaturas. Un lugar dónde vivir los embarazos con placer y armonía, los partos con fuerza y poder, las lactancias maternas con espacio y libertad, y los maternajes de nuestras pequeñas criaturas, con compañía, redes y amor incondicional.

    El poder vivir así, como nos gusta a las kanguras, rodeadas de criaturas de todas las edades, cuidando, mimando, acompañando, siendo el vínculo primero y la presencia real en la vida de nuestras pequeñas, nos tenía que llevar de la mano, irremediablemente a la reivindicación de la Renta Básica. ¿Cómo si no tener el derecho pleno a estar en la vida de nuestras personas niñas?. La conciliación familiar no funciona. Bajo ningún concepto, y menos aún desde el prisma de ese bebé abandonado en una cuna de guardería que le grita al mundo que está solo, tiene frío, hambre, está enfermo y el mundo solo le da de vuelta un chupete de plástico y más horas de soledad, con otros ocho bebés en igual situación.

    No funciona para esa criatura de tres años que se ve empujada a una socialización forzosa que no ha pedido, que pierde todas las referencias que la han acompañado durante sus primeros años de vida, que llora, patalea, se agarra con fuerza a las piernas de su madre, que tiene el corazón roto, igual que ella, pero que la lleva a rastras porque a ambas las han convencido que es “por su propio bien”, y porque así no se llega a fin de mes.

    No funciona para esas miles de criaturas que son hijas de la televisión, la play y el microondas y que arrastran una falta de amor adulto, de cuidados, de mimos, de complacencia, que podría cambiar de la noche a la mañana solo con una voluntad de reparto de la riqueza, entre seres humanos que saben que el futuro está en las personas niñas, y a ellas les corresponden las prioridades de la vida.

    Pero las Kanguras vamos más allá. Vamos a soñar con un mundo utópico, comunitario, autogestionado, dónde madres y criaturas tienen un espacio esencial, dónde se decide en comunidad, se vive y se cría en comunidad, y la renta básica también se reparte en comunidad. La Renta Básica de las Iguales es para nosotras, la oportunidad de que esa forma de cuidar la vida, sea una realidad."


  • (siempre que hablamos de renta básica, lo hacemos de las Iguales, ojo, que es diferente que la renta básica universal!).
    Hola, Marta. ¿Cuál es la diferencia entre la "renta básica de las Iguales" y la "renta básica universal"?
  • La diferencia está en el enfoque final, porque queramos o no (y por esto tiene muchos detractores entre colectivos que están por la autogestión) la renta básica nos hace más dependientes del aparato estatal (otra cosa es que llegue a entenderse como un derecho humano, que para mí debería serlo, tener lo básico cubierto sí generaría un estado de bienestar...). 

    La renta básica de las Iguales, al final del proceso, y lo que os hablo es partiendo de los estudios hechos para Galicia, estaríamos cobrando unos 800 euros, cada persona. Y digo al final del proceso, porque en el estudio de implantación (para Galicia, repito), se habla de una primera fase para colectivos en emergencia social, una segunda fase para colectivos que no estuviesen cobrando nada (personas que no trabajan en el aparato productivo, sino en el hogar, cuidando a personas dependientes, etc), y ya en tercera fase, toda la población.

    En ese momento, y para empezar lo que ellos consideran una transformación social, un diez por ciento de esa renta básica, iría destinada a un fondo de lo común. Esto se organizaría por barrios, aldeas, etc, y significaría que la gente tendría que asamblearse y decidir qué hacer con ese 10% de su renta básica, teniendo en cuenta las necesidades reales de cada lugar. Lo utópico, y deseable, sería que con el tiempo, ese 10% llegase a convertirse en un 80% porque la gente sabría como organizar todo para que pudiese ser así, y ello englobaría autogestión de todo, salud, cooperativas, todo lo que engloba la vida, desde la cercanía y las necesidades reales...

    Molaría, no?...


    ;)
Accede o Regístrate para comentar.