De certezas, terromoto y miga de pan.

editado noviembre 2014 en Plaza Mayor
Condensar en un texto tantas reflexiones y aprendizajes diarios, es una tarea casi inabarcable, pero Anna ha sabido hacerlo con una pasión desbordante. Precioso texto (hay quien me ha dicho que se lo guarda en el botiquín de urgencias, para curar las pequeñas heridas del día a día),  ;)


"En un país tan distinto, en una vida tan diferente, con gente que hablaba otros idiomas y
habitaba otros mundos es cuando empezaron a caer todas mis certezas como fichas de
dominó y así fué como empezó una etapa de aprendizajes, de cambios de paradigmas y
de descubrimientos que aún no ha terminado. ¿Quién dijo que el cerebro desde que nace
muere, que las neuronas no se restituyen y que, en definitiva, si no aprendíamos de
pequeños ya no había oportunidad?."

Comentarios

  • "Los adultos eran los garantes de nuestro equilibrio y certezas. Y que lo sabían todo porque eran adultos."

    Y leyendo el comienzo es como me doy cuenta que es así como yo veía a los adultos, creyendo que los adultos eran los que tenían que decidir por mi, creyendo que al ser ellos mayores sabían que era lo mejor para mi. Ni siquiera pensé que llevarles la contraria era correcto. Ellos eran grandes, listos, lo sabían todo por lo tanto yo no sabía nada y lo mejor era hacerles caso. 

    Un buen comienzo Anna para hacernos pensar de donde venimos cada uno de nosotros, como fuimos criados, que significaba ser niño y ser adulto. 
  • A mi me gustaría mucho profundizar también en esos estudios sobre el cerebro humano y la capacidad de aprender. Yo creo que insistir en esto de que el cerebro es un órgano con una plasticidad enorme, que siempre está dispuesto a amoldarse y expandirse según necesidades vitales, además de fascinante, quita muchos miedos, y mucha prisa por llenar de contenidos en edades tan tempranas.
  • editado noviembre 2014
    Vicky, cuando lo escribía y me acordaba como lo veía de pequeña, este tema de que los adultos eran garantes de nuestro equilibrio, hay como dos lados: uno el que apuntas (los adultos como los intocables que no se les podía cuestionar, no tanto en mi casa como en la sociedad en general) pero el otro es el que yo percibía como bueno, como una seguridad, como algo fijo y que daba paz y descanso: vivir en un mundo equilibrado, tranquilo, en el que había alguien que te protegía, alguien que SABÍA, alguien que lo tenía todo controlado.... los adultos. No existía para mi ni miedo ni la incertidumbre, ahora pienso que tal vez eso sea la causa de mis miedos que vivo cuando mis pilares caen. Igual que cuenta Rebeca Wild sobre la prohibición de agresión en el Pesta yo recuerdo este tiempo como tiempo sin guerras, sin peleas, sin conflictos apenas, tiempo en el que alguien estaba pendiente de que nadie te agrediera a ti, que podias jugar en paz sin temer que te quiten las cosas por ejemplo....
    Para mi desde luego mi infancia y adolescencia han sido tiempos (añorados) de paz y seguridad. a falta de otras cosas muy importantes, crecer con paz, seguridad y  libertad de actuación creo que me ha dejado huella. Como dices, es para saber de donde venimos.... yo vengo de allí........
  • "Años de escolaridad obligatoria y luego voluntaria, la sociedad profundamente escolarizada en la que viví desde pequeña por ser hija y nieta de maestras, además de la publicidad que hace de la buena instrucción la industria del cine, me habían dejado una idea clara -contra toda evidencia cotidiana- de que no hay conocimiento sin instrucción explícita. Así que tras el cambio de vida, las primeras certezas que tuve que revisar tenían que ver con el propio aprendizaje, mis arraigadas convicciones de que sin maestros, sin método y sin estructura no existía un verdadero progreso, se encontraban por el suelo riéndose de mi."

    Yo creo que aquí está una de las claves! quitarnos ese chip de que sin estructura, sin métodos, sin hábitos, sin dirección de los que saben, no existe aprendizaje. 

    Aquí algunas referencias del los estudios que menciona Anna, del Dr. Gerald Hüther, en inglés, pero fáciles de seguir!

    "Generally speaking, we think “learning” means cognitive, formal learning. We tend to associate “learning” with studying and memorising vocabulary, factual information of all kinds, mathematical formulae and so on. From a neurobiological point of view, however, this is only the least little bit of what we learn.
    The most important learning experiences come to us, essentially, by way of our bodies – which means that learning is always an experience of the whole body. At the same time, every learning experience involves emotions. We are only able to learn when the so-called emotional centres in the brain are activated. These centres release neuroplastic messenger substances enabling what has been learned to become anchored in the brain. In other words, whatever the learning experience, if it is to be successful, there has to be emotional activation. The most enjoyable activation we know of is “enthusiasm”."

    Primero, se cae el mito del aprendizaje solo con el cerebro, aprendemos con todo el cuerpo!
    Segundo, se cae el mito de que el cerebro es una máquina que hay que entrenar, es un órgano con una plasticidad y una capacidad de adaptación absolutamente increíble.
    Tercero, para que el aprendizaje ocurra y se "rieguen" las conexiones neuronales, tiene que ocurrir que se activen los centros emocionales del cuerpo...llegamos a nuestro rincón favorito: el entusiasmo!!


  • editado noviembre 2014
    gracias :-*

  • Gracias marta.
  • editado noviembre 2014
    Un par de vídeos más, y estos con subtítulos en castellano!! por favor, no os perdáis el experimento de los bebés de seis meses.... es fundamental!! Evidencia científica de las capacidades innatas del ser humano! Casilda es ciencia!

  • editado noviembre 2014
  • Si todos esos mitos sobre el aprendizaje caen en picado porque es todo falso , la vida de todos (niños, adultos) seria muchísimo más sencilla. Los niños vivirían más intensamente sus vidas, sin ser interrumpidos. Y los adultos viviríamos felizmente observando a nuestros niños jugar, disfrutar y viendo como aprenden por ellos mismos. Ya me lo imagino como cambiaría todo si todos supiéramos la verdad sobre el aprendizaje.
  • "¡Que diferente sin embargo es la vida de una criatura que puede entusiasmarse cada
    pocos minutos y nunca se cansa de observar y disfrutar el mundo que la rodea!. Una mota
    de polvo, una caja de cartón, un nuevo verbo, el tubito que forma un macarrón, la lluvia, un
    charco de agua…. 50 y hasta 100 veces al día puede estar expuesto un pequeño humano
    a esta lluvia de neurotransmisores.
    Cómo no recordar el brillo de los ojos de mi hijo recogiendo fresas o tocando la nieve.
    Cómo no recordar sus diálogos con las piedras y palos que traía diariamente de sus
    excursiones, cómo olvidar sus gritos de alegría cuando descubría que podía correr más
    rápido que yo."

    Y llegamos a uno de nuestros queridos conocidos, jeje, EL ENTUSIASMO. Ese motor imparable... Del entusiasmo, como fertilizante del cerebro!

  • Y para quien quiera dedicarle más tiempo, y prefiera el español, 

  • gracias Marta, gracias... yo voy lenta... me gustaria comentar mas pero las horas se me van... pronto vuelvo... me estoy reparando... :)
  • No hay prisa, Anna, te esperamos!  :-*

  • "Quienes vivimos o trabajamos con niños conocemos bien
    estas emociones intensas. Quienes observamos a los niños no
    condicionados para gustar, sabemos que no hace falta estimular nada
    para que ocurra. No se necesita motivar, ni animar, ni aplaudir, ni
    gratificar ni reforzar. El niño así comparte sus descubrimientos,
    los comunica con alegría y asombro, pero no lo hace para gustar a
    los demás, para satisfacer a los demás. Es muy diferente comunicar
    los descubrimientos, compartirlos, que buscar aprobación, aceptación
    y gratificación ajena al placer que le pueda producir el propio
    descubrimiento."

    Y tanto que es diferente!


  • Como me gustaría invitar a Andre Stern a mi casa y presentarle a toda mi familia  :D.  A Laura le gusta mucho bailar y lo hace en casa muchísimo y disfruta mucho descubriendo que ya puede abrirse toda, o hacer las piruetas que antes no le salían. Y resulta que como disfruta tanto hay quien dice que debería ir a la escuela de baile del pueblo para que aprenda más cosas y que deberíamos motivarla para que quiera apuntarse. Es de locos!!!! Motivar a una niña que está disfrutando tanto de sus propia evolución para que alguien la enseñe a hacer más cosas es como decirle "lo haces bien pero hay quien te puede enseñar mejor " .

    Que chasco escuchar eso. 
  • se trata de "sacarle provecho" ;) no es otra cosa que sacarle provecho...

  • en el artículo hablo de Alison Gopnik y de sus investigaciones del comportamiento de los bebés...
    disfrutad:

    http://www.ted.com/talks/alison_gopnik_what_do_babies_think?language=en

    tiene subtítulos en muchos idiomas. :)
  • Ooooh! muchas gracias, ya tenía yo ganas de verla! hay algo escrito?
  • editado noviembre 2014
    Y escuchando a Miguel Castro en este video menciona al principio de la charla "toda programación genética" (como si para él si creyera en un programa genético, una herencia como dice él). Lo pego aquí por que justamente la charla de Hutcher del Instituto Arno Stern dice que no existe ningún programa genético.

    Quisiera si alguien me aclara si yo he entendido mal o Miguel castro si cree que haya un programa genético?

  • editado noviembre 2014
    Hasta dónde yo sé, Miguel Castro se basa en los estudios de Arno Stern, y no es que este habla para nada de la genética, sino que lo que dice, basado en su observación, es que existe algo orgánico en el ser humano, en su creatividad, en su "juego de pintar", que hace que sea dónde sea, tengamos la tendencia a tener ciertos rasgos comunes. Son como formas que se repiten tanto en trazos, como en moldeados, incluso en movimientos. Algo así. En términos técnicos hablamos de "la semiología de la expresión" y "la formulación".



  • Gracias Marta, entiendo lo de los rasgos communes en cuanto al "juego de pintar y la semiología de la expresión. 


  • pero eso es asi en el lenguaje y otras cosas, tenemos muchas cosas comunes si es que se deja que se desarrollen, comunes entre todos los humanos, pero también comunes entre los mamiferos y otras comunes a otros animales etc....

    me parece que es precisamente que la cultura modela la expresión de la genetica en nosotros...

    el cerebro es plástico y se hace a si mismo, es autopoyetico ;)

    lo de la programación genetica es solo para las primeras semanas, luego ya es "miga de pan" ;)
  • Pero existe algo que heredemos genéticamente de nuestros padres cuando nacemos??. A parte del color de ojos, el pelo, la altura y el ADN.   

    :-?
  • aparte del ADN?? no entiendo ....
    @-)
  • Pues si realmente llegamos a heredar otras cosas como problemas de salud (enfermedades), problemas mentales, o leyendo el siguiente artículo hasta LOS HABITOS.

    el siguiente artículo Anna dejaselo a Axel para saber que piensa él.



  • depende de lo que llamemos HEREDAR ¿no??

    además hay confusión entre lo que es hereditario-genetico y lo que es "de nacimiento", no todo lo que es "de nacimiento" es hereditario.
  • Hay enfermedades que he oído decir son hereditarias como el alzheimer, la diabetes.
  • Yo creo que se heredan disposiciones, o tendencias, pero la enfermedad en sí....no lo creo.
  • Es que con esto de lo genético me estoy armando un lío. Y en estos días la casualidad que he oído que si el color rosa (niña) color azul (niño) es genético, que si el alzheimer es hereditario (se hereda de generación en generación) y lo último de lo hábitos:

    Heredar hábitos, una cuestión de supervivencia

    “La gente tiende a pensar que los niños al nacer representan un nuevo comienzo, con todo por aprender” indica la Profesora Sarah Robertson del Instituto Robinson. Sin embargo, con este estudio, se confirmaría que no existe una tabla rasa donde empezar a modelar los hábitos de los recién nacidos. “La realidad es que no podemos decir con gran certeza que los niños empiecen a aprender desde lo más básico. Los niños al nacer tienen factores hereditarios provenientes de las experiencas de sus padres y que pueden presentarse durante la etapa fetal y tras el parto”.

    Si se confirman estas evidencias, los trabajos de Darwin y la teoría neodarwinista así como las de Lamarck necesitarán ser reconsideradas, indica la Profesora Robertson, que afirma a su vez que existen ya evidencias biológicas que confirman que las experiencias en adultos son almacenadas y transferidas a los gametos masculino y femenino antes de producir un nuevo cigoto.

    La razón de esta transferencia de hábitos podría estar en la supervivencia de la especie. Para las crías es importante nacer con ciertos buenos hábitos que han permitido a sus progenitores sobrevivir generación tras generación. “Los genes son el patrón de la evolución y esa percepción no va a cambiar, pero existe otro nivel, que sería la decoración de los genes, como la guinda del pastel por poner un ejemplo, que ofrece otra capa de información sobre la supervivencia”.




  • disculpen el inciso, pero hoy Julián publicaba eso:

    https://educacionsinescuelacolombia.wordpress.com/2014/12/04/de-certezas-terremoto-y-miga-de-pan-ponencia-de-anna-dragow/

    y además enlazaba este foro y el grupo de FB de CEL en el blog....
  • editado diciembre 2014

    Si Ana en otro hilo hablaba de tener palabras de Anna cerca para no olvidarlas fácilmente, imaginaros qué importante es que tengamos estos párrafos bien grabados! Dejarles en paz, tan sencillo y complicado!


    "El cerebro está en constante desarrollo, capaz de
    producir proteínas y construir con ellas nuevos filamentos y unirlos
    en nuevas sinapsis, para hacer las redes neuronales más densas y más
    funcionales. Los científicos han podido observar como algunas zonas
    cerebrales crecen visiblemente. Y así, como comenta Dr. Gerald
    Hüther, en los jóvenes, en los últimos años la zona que controla
    el movimiento de los pulgares ha crecido un 10%. Es fácil adivinar
    el porqué.

    Cuando me llega esta información me resulta inevitable pensar en el cerebro
    de mi hijo, en el cerebro de cualquier niño que conozco. Oigo las
    palabras de los adultos que le rodean, pienso en los complejos
    procesos que están en marcha y se interrumpen constantemente por
    nuestro “inocente” intervencionismo. Prohibir y obligar son dos
    actividades favoritas de los adultos frente a un niño. Las veces que
    no les dejamos continuar con los quehaceres que les proporcionan
    placer, las veces que cortamos su entusiasmo por parecernos algo
    ridículo, inútil o superficial, las veces que les obligamos a
    estudiar o practicar habilidades que no les interesan. Las veces que
    interrumpimos sus juegos... Pienso en las consecuencias que tiene
    para su salud y su aprendizaje la directividad, la programación
    externa de actividades y el tener que cumplir con las expectativas
    que no suelen tener en cuenta el real funcionamiento biológico del
    cerebro sino convenciones sociales, religiosas y culturales. Y siento
    el impulso de preservar en lo posible ese microclima, ese nicho de
    vida propia, ese enclave sagrado de desarrollo. El impulso de
    dejarles en paz, sobre todo dejarles en paz, confiar en ellos,
    observar y escuchar, servir sus necesidades y deleitarse viendo cómo
    florecen, como disfrutan, cómo su conocimiento se abre, ramifica y
    expande."

Accede o Regístrate para comentar.