¿Cómo vivís la diferencia?.

editado septiembre 2011 en Café Homeschooler
Hola, me registré hace unos días en este foro. No soy madre todavía, pero ya me he leído los libros de Alice Miller, Rebecca Wild, Naomi Aldort etc.
En la sociedad en la que vivimos los niños son una especie de estorbo, y para que se "adapten" tienen que ser domesticados, algo que es designado como "educación". Por eso pienso que tiene que ser muuuyy díficil criar a los niños como los estáis criando. Lo que me gustaría saber es cómo lleváis la diferencia, y en qué medida afecta ésta a los niños.

Comentarios

  • Bienvenida por aquí. >:D<

    Me imagino que en la diferencia te refieres con que no vayan al colé, y yo lo llevo bien, en mi caso creo que influye que no tengo problemas con nadie de mi entorno, ni familia ni amigos, y eso facilita mucho las cosas.

    A Aaron no le gusta que le pregunten en la calle por el colé y suele evadir la pregunta o decir que me pregunten a mi. Con otros niños no tiene problemas; hace unos días un niño que había conocido me dijo que se había quedado sorprendido de que no fuera al colé y le estuvo preguntando por operaciones y como Aaron las adivino todas el otro estaba alucinado.

    Con respecto a la crianza estoy convencida de que lo mas beneficioso para el niño y para la familia es que sea respetuosa, así que no me importa ser diferente, y que a veces no entiendan porque lo haces así. Depende de los casos a veces explico porque lo hago de esta forma y no de otra y otras no doy explicaciones porque no me apetece la discusión o se que no merece la pena. :)>-

  • editado septiembre 2011
    Claro, es que es muy diferente que las personas que se acercan a hacer preguntas, vengan con sus "mochilas cargadas" (como diría un amigo) y prejuicios, o vengan con verdaderas ganas de resolver sus inquietudes...
    Yo tengo ejemplos de todo tipo, hay personas de la propia familia que aún falta el primer día que pregunten algo sobre lo que hacemos o porqué... es como un tabú (ahora, viendo como funciona, supongo que se les habrán ido muchas dudas, pero solo lo supongo), y hay personas del entorno que no solo no han preguntado nunca, sino que siempre hacen comentarios en pié de guerra (estos son los que me imagino que Montse, jeje, no se molestará en contestar, porque sabe que ya juzgan sin saber).

    De todas formas la pregunta sobre como lo vivimos, para mí, ya lo he contado en algún otro post, pasa por muchas fases. Es todo un proceso. Mi interior tomó la decisión en su momento, con todo el cambio vital que supuso, dejar el trabajo, permitir que se fuesen desescolarizando, retomando la vida familiar, etc, y allí estaba como en carne viva, todo me afectaba enormemente, cualquier comentario, cualquier cuestionamiento, hasta temblaba. Mis hijos en aquel momento lo tomaban de lo más natural, y solían ser ellos los que contestaban, sobre todo a la gente de la calle o a otros niños.
    Como vieron que muchos de esos niños les tenían mucha envidia, jeje, incluso a veces, se hacían los chulitos con cuestiones como que no madrugaban, que no tenían deberes, etc, hubo que hablar con ellos para que no "machacasen " a otros niños con esos detallitos... ;))

    Hoy día, la verdad, hemos llegado a tal estado de naturalidad, que nada de esto ocurre. Es verdad que en el camino hemos hecho mucho callo, jeje, mi estancia en ALE, viendo y conociendo la realidad de muchas familias, llegando a dar charlitas (algunas tan enriquecedoras, que me facilitaron mucho el tener a mano las respuestas y los recursos para hacernos entender), conocer a familias del entorno ha sido fundamental también para ellos, para que no se sintiesen "bichos raros", y así, con toda esta experiencia, que sigue en el tiempo, la diferencia se vive como algo que acompaña, como algo con tantas ramas que afecta a todas las partes de nuestra vida y que es en realidad nuestra forma de vida.
  • Yo estoy desescolarizandome a mis 22 añitos ya, pero prefiero hacerlo ahora así para cuando tenga hijos tener una mente abierta. Incluso llevando una vida "convencional" me siento muchas veces como un extraterrestre, incluso dentro de mi grupo de amigos. Yo soy la rara, la se cuestiona cosas que son "porque sí", la que está tan tarada que se lee libros de psicoanalisis.

    Una vez mi amigo L. nos contó que tenía un primo superdotado (le encantaba leer y con 3 años ya sabía leer fluidamente) y que su padre estaba intentando "frenarle" y enseñarle a jugar a fútbol (aunque no le gustase), para que fuese un niño normal y que nadie se diese cuenta de que era diferente:

    -Yo: Pues si al niño le gustan los libros, no sé por qué quitarle ese placer. Leer libros no es malo, además lo mejor es aceptar a uno como es.
    -L: Pero es que si sigue por este camino, con 7 años querrá hacer raices cuadradas, y no será un niño normal.
    Yo: ¿Y qué es un niño normal? ¿Sólo el que juega a fútbol y odia la lectura y las mates?.

    Uff, se me echaron todos encima.
  • A mi una amiga me pregunto un día si no me preocupaba que Aaron iba a ser diferente. Y no me preocupa, porque todos somos diferentes, cada uno de nosotros es un individuo diferente, pero parece ser que muchos no se dan cuenta y se esfuerzan por ser como los demás, ya veis :O cosa difícil.

    Ademas resulta que yo desde pequeña he sentido que era diferente, éramos diferentes, mi familia era algo diferente al resto de nuestro entorno. Se que algunas personas me consideraban la hija de los raros porque no entrábamos en lo habitual. Este es uno de los motivos por el que me afecta poco el estar haciendo algo diferente, me viene de familia, y es también el motivo de que en mi familia no tenga problemas, si preguntas, querer saber y a veces no estar desacuerdo con todo lo que hago pero no encuentro rechazo.

    Y otro motivo es que Aaron es diferente en cuanto a que no va al colé pero eso no es un problema en cuanto a los demás niños, por ahora lo que le dicen es que suerte tiene.

    Me tengo que ir.....
  • yo creo que si mi hijo estuviera escolarizado seguiría siendo como es, y con esto quiero decir que ser diferente o igual que los demás, acomodarse a la masa, o ser distinto no se elige. Su vida sería mucho más perra, pero él no lo podría cambiar "adaptandose". No es fácil ser distinto a los del entorno cuando se tiene pocos años y sólo dos personas que te comprenden, que te apoyan y te dan seguridad.
    Pero llegas a un punto que lo ves como desde fuera, no te importa, no te preocupa, no pretendes gustar a nadie, solo estar bien y vivir con coherencia tu propia vida.
    Yo considero a mi hijo un niño normal, niño sano, inteligente y amoroso. Eso lo veo como algo normal en un niño. ¿que la mayoría no son así? bueno, es que la mayoría son niños dañados profundamente y hacen lo que pueden para sobrevivir. No es culpa suya.

    La abuela de mi hijo suele decirle que si habla "así" no tendrá amiguitos (sic!!), porque a ella le parece demasiado "enterado" , y su lenguaje demasiado refinado y culto, y sus sentimientos demasiado claros, y sus ideas demasiado disparatadas, y su actuar demasiado inteligente "para su edad". Y yo me niego a que nadie le diga que debe ser un bruto para no destacar. Si por eso alguien lo vaya a rechazar pues que se vaya al cuerno.

    En definitiva: mi hijo dese hace tiempo ya se da cuenta que no es exactamente un niño típico, pero lo lleva muy bien, con bastante seguridad y claridad. Ademas sabe que tiene la libertad de cambiar en cualquier momento, no será juzgado por ello.

    Yo en mi vida he hecho la criba, ya tengo edad para saber que no todos estamos hechos para estar juntos. Y quien me falta respeto no merece mi confianza.
  • Yo no llevo demasiado bien ser "diferente", pero no precisamente por educar en casa. Fíjate, Gaara, la historia del niño superdotado que cuentas... Es que "la gente" está enferma. Si lees, porque no debes leer y si no lo haces también malo. No se aclaran de cómo "deben ser" los niños, e incluso los adultos. Estoy harta de tanta represión. En toda mi vida he escuchado demasiadas veces que uno no puede hacer lo que quiera, que la vida es dura y hay que acostumbrarse a ella.
    Yo creo que la vida es tal y como uno la vive, dentro de sus circunstancias. Ninguna persona vivirá con la misma tristeza o alegría, con las mismas frustraciones o las mismas satisfacciones experiencias idénticas. Está en nosotros convertir la vida en algo positivo, algo que vale la pena.

    Llevo un tiempo "desechando" aquellas personas que resultan negativas para nosotros. El mundo es duro, pues sí. Pero lo es no por educar en casa, también lo es con los pobres, los de color, los bajitos, los gorditos, los tiernos, los intelectuales, todos aquellos que son "diferentes". Y me pregunto cada día si los que arremeten contra las diferencias, si ellos mismos son tan iguales...
  • editado septiembre 2011
    Carmeneck: Esas personas que se consideran "normales" (este concepto tampoco está claro), están, en realidad, reprimidas. Por eso les molesta que otras personas no repriman su personalidad.

    Lo de que la gente está enferma yo también lo pienso. ¿Es esencial estar adaptado a la sociedad?. Yo creo que es más importante estar bien con uno mismo.
  • Yo lo que veo en general (y no niego que yo he estado allí) es mucha desconexión con uno mismo. Yo no creo que mucha de esa gente que quiere ser igual y critique salvajemente a los que no lo son, en realidad se lo haya planteado. Es pura desconexión...
    Yo ahora pienso que según lo que vayamos viviendo cada uno, tenemos una serie de baremos. Me explico. Yo cuándo trabajaba en una pequeña empresa familiar de sol a sol, todo lo criticaba en relación con esa vida. "claro, ese habla así, porque no tiene que levantarse a las 6 de la mañana para ir a currar", "claro, ese se lo puede permitir porque no curra los sábados", etcetc... Ahora escucho esos comentarios, y me gira la cabeza... ;))
  • Si, yo también creo que es desconexión, no saben quienes son ni lo que quieren y eso les lleva a no hacerse planteamientos, no se preguntan, no son realmente críticos y ademas están asustados y creen que lo mas fácil es seguir la corriente y es razonable que en esas condiciones lo hagan. :-??
  • Aaron ha vuelto este año a jugar con el niño que conocio hace dos veranos y que se sorprendio de que Aaron no fuera al colegio. Es mas, ese niño ha venido este año al camping porque le dijeron que estaria Aaron, si no el no queria venir. Y le he preguntado y este año ni siquiera han hablado de esa diferencia (la de no ir al cole).

    Sigue relacionandose con nuevos niños y sigue sin haber ningun problema con que el no vaya al colegio, aunque no se si ha salido la conversacion, creo que no pues el me lo hubiera comentado. Es que no creo que ir al cole sea un tema de conversacion para muchos niños.

    Y el esta bien y feliz de su situacion.

    Estas navidades un niño que conocemos y que ha cambiado de pais estuvo escolarizado con la idea de que aprendiera el idioma, y vino comentandonos que lo peor que se podia hacer es ir al cole, el no estaba contento, y le recomendaba a Aaron que no lo hiciera. :)
  • Aaron ha vuelto este año a jugar con el niño que conocio hace dos veranos y que se sorprendio de que Aaron no fuera al colegio. Es mas, ese niño ha venido este año al camping porque le dijeron que estaria Aaron, si no el no queria venir. Y le he preguntado y este año ni siquiera han hablado de esa diferencia (la de no ir al cole).

    Sigue relacionandose con nuevos niños y sigue sin haber ningun problema con que el no vaya al colegio, aunque no se si ha salido la conversacion, creo que no pues el me lo hubiera comentado. Es que no creo que ir al cole sea un tema de conversacion para muchos niños.

    Y el esta bien y feliz de su situacion.

    Estas navidades un niño que conocemos y que ha cambiado de pais estuvo escolarizado con la idea de que aprendiera el idioma, y vino comentandonos que lo peor que se podia hacer es ir al cole, el no estaba contento, y le recomendaba a Aaron que no lo hiciera. :)
  • Montse cuando dices que Aaron adivino las operaciones, imagino que te refieres a que sabia hacerlas no?? Porque una cosa es saber hacer las cosas y otra es adivinar o acertar asi por casualidad.

    Gaara dijo:

    Yo estoy desescolarizandome a mis 22 añitos ya, pero prefiero hacerlo ahora así para cuando tenga hijos tener una mente abierta. Incluso llevando una vida "convencional" me siento muchas veces como un extraterrestre, incluso dentro de mi grupo de amigos. Yo soy la rara, la se cuestiona cosas que son "porque sí", la que está tan tarada que se lee libros de psicoanalisis.

    Una vez mi amigo L. nos contó que tenía un primo superdotado (le encantaba leer y con 3 años ya sabía leer fluidamente) y que su padre estaba intentando "frenarle" y enseñarle a jugar a fútbol (aunque no le gustase), para que fuese un niño normal y que nadie se diese cuenta de que era diferente:

    -Yo: Pues si al niño le gustan los libros, no sé por qué quitarle ese placer. Leer libros no es malo, además lo mejor es aceptar a uno como es.
    -L: Pero es que si sigue por este camino, con 7 años querrá hacer raices cuadradas, y no será un niño normal.
    Yo: ¿Y qué es un niño normal? ¿Sólo el que juega a fútbol y odia la lectura y las mates?.

    Uff, se me echaron todos encima.




    Gaara mi hijo tiene 10 años y empezó a leer a los 2 años y 8 meses y a los 3 años leia, escribia, sumaba y restaba. Con lo cual no era un niño normal, claro esta. Y no lo es porque su capacidad intelectual esta muy por encima de la media de los niños de su edad, pero sigue siendo un niño.  Por desgracia, escolarice y eso ha hecho mucho daño a mi hijo y sigue sin ser normal. Incluso su padre es el primero que le dice que no es normal porque no juega al futbol y si no juega al futbol no se socializa.  Y la madre de una amiga a la que quiero mucho, el dia que conocio a Alvaro también me dijo que era raro, que en ese momento me sento fatal, pero que hoy en dia me da igual que me lo digan. Y sigue sin jugar al futbol  porque no le gusta y eso ha hecho que muchos niños le hayan rechazado y que le sigan rechazando porque la mayoría de niños que no van al cole y conocemos también juegan al futbol.

    Todo esto me ha afectado mucho porque yo me he pasado la vida intentando ser normal, porque también era muy rara y no normal desde muy pequeña. Y claro mientras mas intentaba ser normal, mas me alejaba de mi misma, mas me desconectaba de mi misma, de mi ser. Y al tener un peque asi, pues me dio pánico en la sociedad en la que vivamos. Desde que mi peque tenia 2 años, he escuchado tantas veces que no es normal que ya hasta yo misma sin querer decía es que mi hijo no es normal. Claro cuando le pasaron las famosas pruebas para ver el C.I. hasta los psicólogos se quedaron asombrados de la puntuación y de donde llegaba su capacidad (estaba 6 cursos por encima de la media): Como querían que se quedara en una silla quieto y escuchando tantas tonterías para el, y cosas tan repetitivas. Asi que raros somos todos, diferentes somos todos, y no normales somos todos, solo que a la sociedad le interesa que seamos todos mas o menos igualitos para asi manejarnos mejor y que sea mas fácil conseguir lo que unos pocos se han propuesto.

    Desde que desescolarice hace casi un año, mi hijo ha ido cambiando y yo con el. Porque he ido aceptando que el es como es, y yo también soy como soy, y quien no quiera estar con nosotros, pues que le vamos a hacer. Pero estamos en el camino y no es nada fácil salirse del camino que nos han marcado. De hecho hemos vivido y vivimos la soledad de forma continua por no se normales. El sigue aprendiendo lo que realmente le interesa y aceptando esas diferencias porque cada persona es única y especial y hay que aceptarla como es. Y ahí surge el problema, en que hay que aceptar. En estos momentos (aunque a veces me trae muchas complicaciones) cada vez estoy mas contenta de que mi hijo sea como es y de yo ser como soy. Realmente MI HIJO ES MI PEQUEÑO GRAN MAESTRO, gracias a el y  a su diferencia he aprendido y estoy aprendiendo muchas cosas y sobre todo, estoy aceptándome a mi misma (porque como nadie me aceptaba ni me valoraba de pequeña pues yo no aprendi a aceptarme ni a valorarme). Porque una misma se adapta a lo que quieren los demás aunque sufras, pero lo peor del mundo es ver sufrir a un hijo.

    Asi las diferencias nos ha traido muchas complicaciones y al final el reencuentro con nuestro propio ser.

     

  • Anamor, a decir verdad, me emociona tu testimonio. Que lastima que dentro de los raros encima te haya tocado ser rara tambien. Hace unas decadas, era un orgullo paterno eso de tener un hijo superdotado. Un dia se abolio esa expresion y se cambio por otra menos espectacular. Ahora se llevan conceptos mas politicamente correctos como altas capacidades, retraso madurativo, niños con necesidades especiales... para suavizar pero seguir apuntando hacia la diferencia. Tu hijo es raro porque sus capacidades superiores a la media hacen que no quiera jugar a futbol. La gente no se complica la vida: que no sigan insistiendo en lo intelectual y que haga lo que hacen todos, asi se volvera normal. Buen intento... pero resulta que conozco a varios niños a los que no les gusta el futbol y no tienen mas "anormalidades". En el peor de los casos solo son tratados como aquellos niños a los que ese juego no les gusta.
    Quiero decir con esto que lo importante no es solo repetirse que todos somos diferentes. No basta con intelectualizarlo, se trata de interiorizar y tomar conciencia de algo que es una obviedad: si establecemos un parametro que indica el grado de normalidad, logicamente (para que pueda existir esa media normal), se quedan fuera muchas personas por varios motivos.
    Me atrevo a afirmar que todas las personas no normales, o las raras, nos hemos pasado la mayor parte de nuestra vida intentando ser (o al menos aparentarlo) normales. Sin exito claro, porque si mido menos de 1'60 en medio de gente mas alta de 1'80 por mucho que lo intente, no me estirare mas. Sin exito entonces, salvo que haya tenido la enorme suerte de contar con la aceptacion de mi ser con todas mis condiciones, que haya conocido la confianza en mi de las personas que me sostienen.

    Observo que no estan mejor en ese aspecto las personas que aparentan normales. Ni tampoco los niños de la media academica que juegan a futbol. Oigo a casi todas las madres destacar aquellas cosas que parecen no ser normales para ellas (uno que no se sabe estar quieto, otro que tarda mucho en hacer los deberes, otra que no habla mucho...), y desgraciadamente me incluyo a temporadas. Seguramente es una de las tareas mas dificiles de la maternidad, eso de saltarse lo recibido y tratar a los niños desde la mas autentica aceptacion para quienes hemos estado sometidos a la desaprobacion por ser como somos.
  • . Seguramente es una de las tareas mas dificiles de la maternidad, eso de saltarse lo recibido y tratar a los niños desde la mas autentica aceptacion para quienes hemos estado sometidos a la desaprobacion por ser como somos.

    =D>  Ahí le has dao!
  • Yo estoy viviendo todo un proceso de "desintoxicación". Llevo, como dice Carmen por ahí arriba, toda la vida intentando ser normal, ser aceptada por los otros... pero es difícil si no te aceptas a tí mismo. Y con mis hijos, pues lo mismo... creo que hasta ahora han ido al cole por eso, porque no podía ser que también ahí yo fuese distinta al resto, que también ahí tuviese que "dar la nota", como me dice mi pobre madre, que ya no gana para disgustos.
    Y digo desintoxicación porque estoy aprendiendo a aceptarme y a aceptar a mis hijos. Cada uno completamente diferente del otro. Con necesidades completamente diferentes, no sólo por sus edades, sino también por sus intereses, capacidades, habilidades. Ya sé que es básico, pero a veces lo más básico es lo que más cuesta ver, entender y aceptar. El problema es pensar que si van al cole se les van a limar las diferencias, que es cierto, pero no es eso lo que yo quiero. Yo no quiero niños aceptables, sino niños aceptados, sean como sean, con lo que cada uno tenga, quiera y desee.

  • Ay, Nuria, si tuvieramos claro lo basico, no estariamos aqui y el mundo seria mucho mejor. El caso es llegar a tener esa iluminacion y ponerse a desintoxicar.
  • Carmen dijo:

    Seguramente es una de las tareas mas dificiles de la maternidad, eso de saltarse lo recibido y tratar a los niños desde la mas autentica aceptacion para quienes hemos estado sometidos a la desaprobacion por ser como somos.



    Si Carmen yo era y soy rara y mi hijo también es raro claro esta porque según dicen lo estoy haciendo como yo quiero que sea y le estoy metiendo esas ideas raras en la cabeza. Ademas todos los que hacemos lo que no es normal (por ejemplo lo de no escolarizar somos una secta según el padre de mi hijo y mis familiares mas cercanos).

    Y con solo 3 años ya había unos expertos (equipo de orientación psicipedagogica del cole donde estaba Alvaro) que me dijeron todo lo que le pasaba a mi hijo. Por lo visto era autista profundo, TDA con hiperactividad, sordo (con lo cual no iba a hablar nunca bien) y tenia un grave trastorno en el desarrollo. Lo de que supiera leer era solo cuestión de que había escuchado las cosas y las repetia pero según decía no entendia lo que leia porque su nivel cognitivo no lo permitia. Y de allí me derivaron a salud mental para evaluación, diagnostico y su correspondiente tratamiento con pastillas claro esta (sobre todo para que se mantuviera quieto en una silla). Ni que decir que de allí sali llorando como una magdalena. Y además cuando hable con su padre, me dijo que el estaba de acuerdo con lo que habían dicho, que Alvaro tenia un problema. Y ya fue el remate. Eso si les dije que me lo dieran por escrito y no lo hicieron nunca. Y tampoco les permiti nunca que le pasaran las famosas pruebas que querían pasarle a Alvaro.

    Al año siguiente volvi a escolarizar en otro colegio y el famoso equipo de orientación psicopedagógica me siguió hasta el otro cole y siguió dándome la lata. Hice un escrito a inspección en el que prohibia terminantemente que le pasaran pruebas a mi hijo. Y asi hemos ido de allí para aquí porque yo estaba sola, incluso con el padre en contra mia, y  la lucha se hacia insoportable. Porque el peor enemigo lo tenia en casa y era su propio padre.

    Desde ahí hasta hace poco no he levantado cabeza porque, aunque en aquella ocasión desescolarice, después ha había otras escolarizaciones casi por imposición de su padre y en primero de primaria volvieron a decirme lo mismo del autismo y demás. Y eso fue en otro colegio y ya en Andalucia (la vez anterior fue en Castilla Leon). Y esta vez si me dijeron que Alvaro daba unos percentiles de 6 cursos por encima de la media pero que daba igual porque había niños autistas con altas capacidades y que había que medicar. Y evidentemente ni se me ocurriría dar nunca una pastilla de esas que dicen a mi hijo. Y  hay un índice alto de niños medicados por TDA o por hiperactividad o por autismo porque se supone que pueden ser niños agresivos. En fin toda una historia montada en cuanto a estas cosas. Y mucho dinero detrás.

    Asi que con todo esto (que aun hay mucho mas) creo que puedes seguir siendo rara Adriana. Pues ya ves lo raros que somos nosotros.

    Gracias aldean@s por escucharme (leerme).


     

  • Anamor, vivir la diferencia es duro, durísimo, pero por lo que hemos visto, y lo que sentimos por aquí, es mucho peor vivir tragando "normalidad" que no lo es. 

    Fuerza! y compañía, y un fuerte abrazo!
  • Impresionante testimonio, Anamor.
    Y es que resulta que en este tiempo de presunta globalizacion vivimos un espacio estrecho y limitado que contrasta con las posibilidades de mestizaje que brinda la coyuntura. Cuantas mas posibilidades de conocer a otras personas o culturas mas intolerancia.
    Hay mucho miedo a conocer otras formas de ver el mundo. Y si no es como yo creia (por que asi me lo habian contado)? Y que hare? Tendre que dejar de creer? Tendre que cambiar mi vida? Y como sere capaz de salir a la calle entonces? Me aceptatan los mios (los que siempre crei que eran los mios)?
    Pero sabeis que? (seguro que lo sabeis) En la mayor parte de los casos no se llegan ni a formular la primera pregunta. En cuanto intuyen que hay algo que no encaja, huyen y se refugian en el cierre de filas con el resto de los normales.
Accede o Regístrate para comentar.