Frustraciones y desfases

editado enero 2011 en Café Homeschooler
Difícil titular lo que voy a plantear...

Mi hijo mayor (6) siempre ha sido un poco de la "botella medio vacía", la verdad, ya no sé sí hay algo de personalidad suya en esto o si todavía tengo que hacer más trabajo conmigo misma (que ya tengo un recorrido hecho, en fin, ese es otro tema). A lo que voy:

que quiere hacer cosas que no puede, para las que no está preparado, cosas que podrá hacer dentro de ¿2 años? quizá antes, pero es que le frustra mucho. Quiere manejar el ordenador él solo, pero no puede porque no sabe leer ni escribir. Hace como que escribe y me desconfigura cosas, por lo que no le dejo usarlo sin estar nosotros delante, o al menos, no debe tocar nada que no sea estríctamente lo del juego o lo que esté haciendo en ese momento. Generalmente funciona bien, pero le frustra el hecho de no poder como quiere. Quiere manejar dinero él solo, pero no entiende las diferencias entre las monedas, y cuando pregunta, no atiende a las respuestas. Quiere tener amigos y no puede porque para ello en esta ciudad hay que asistir a actividades extraescolares y no quiere, pero se frustra muchísimo porque sus amigos nunca tienen tiempo (dos de ellos están yendo a Kung-fu, le hemos sugerido ir también, hemos quedado un par de veces con ellos para ir juntos, pero le puede más el no querer estar ahí con otros niños que el tema de los amigos). Quiere haceer manualidades pero no llega ni a empezar muchas veces porque se marca unos objetivos imposibles de alcanzar (ni tampoco se deja convencer de bajar el listón), y se frustra antes de comenzar porque dice que no sabe hacerlo.

Tengo toda la paciencia del mundo en cuanto a su ritmo de aprendizaje, sé que todo llega, no me preocupa nada. Es un niño la mar de normal, la mar de listo y la mar de espabilado, pero las frustraciones le marcan a veces la existencia y me da mucha pena verle disfrutar tan poco tantas veces.

¿Experiencias?

Comentarios

  • Ah, y bueno, lo del desfase lo digo porque es como si su mente fuera más adelantada en algunas cosas que su madurez emocional (en el caso de participar en las extraescolares) o psicológica o lo que sea. Es como lo vivo.
  • editado enero 2011
    Haz una cuenta en el ordenador para él solo y protege los archivos de sistema.

    Deja que pregunte y le das respuestas cortas. Tendemos a que cuando nos preguntan algo le largamos un rollo adicional, eso no les gusta (a mi tampoco :))

    En suma, si tiene tu apoyo, todo lo demás es... aprender.
  • Mira que Lidia a veces es un poco así. Es muy observadora, y por "inercia" se suele pegar a los niños mayores que ella, y claro, suelen hacer cosas que ella no puede alcanzar ni de lejos. Entonces se retrae y decide que no quiere ni intentarlo, se cierra en banda con el "no sé hacerlo".
    Yo la verdad, opté por instinto por dejarle "espacio de reacción", es decir, no le doy la más mínima importancia. Eso si, hemos hablado un par de veces sobre esto, una vez a raíz de un taller de plastilina. Ella se negaba a hacer algo que le pedían diciendo que le saldría mal. Y nadie le insistió, después, al siguiente día que tuvo el taller, ella sola, sin que nadie le dijera nada (solo lo que hablamos de que merecía la pena intentarlo aunque saliese mal, porque esa es la forma de aprender), se puso a hacer lo que le pedían, y al final resultó ser la pieza protagonista en la historia que estaban montando con los muñecos de plastilina... con lo que vino muy contenta.
    Yo creo que a veces se trata de que como son muy observadores, y ven que lo que les gustaría alcanzar no lo pueden hacer, porque no están en las mismas condiciones que otros niños que ya han alcanzado esas habilidades o estadios avanzados a base de repetición y machaque, entonces se retraen. Yo creo también además, que esa frustración y ese desfase, les aporta mucho, fíjate, en algunos niveles que quizá nosotros aún no comprendemos (si se me ocurre algún ejemplo sobre esto, vuelvo).


  • editado febrero 2011
    Me aventuraré también a sugerir ideas, Carmen,
    y me pregunto si no será una etapa del crecimiento ¿dices que siempre ha sido así?
    Me suena más como uno de estos saltos de crecimiento que ocurren.
    Lo de las frustraciones a nosotros nos pasó pero creo que antes, a los 5 años o así.
    Procurabamos que a los amigos los tuviera en su ambiente, el quería amigos, pero yo la verdad nunca relacioné "tener amigos" con "hacer extraescolares" por allí. (por eso me parece de lo más natural su postura ;) ) Los niños aparecían en otros contextos, buscados expresamente.

    Y funcionaba muy bien.

    En aquella época, el se frustraba mucho por cosas imposibles, irreales, por ejemplo una vez que recuerdo fuimos a esquiar al Pirineo, a Nuria. Para él era la primera vez y no sé que cuento se montó, que cuando ibamos llegando vió las montañas con los pinos a lo lejos y decidió que él bajará entre los pinos con un trineo. No había forma. Nunca había montado un trineo (vivimos en Canarias), aún sabiendo no podía hacerlo fuera de las pistas, y lo peor ha sido que ¡ni siquiera alquilaban trineos!!!. El único lugar posible era dentro de una pista cerrada, vallada y controlada. El primer día no quiso saber nada hasta la última hora. Lo rechazó y de mala manera. Lloró y lloró, como si le hubieramos quitado una ilusión, como si le hubieramos robado una experiencia. No había nada que hacer, solo darle compañía, solo estar a disposición. Nadie le hizo razonar, nadie se enfadó con él, nadie insistió. Se le pasó, simplemente se le pasó y toda la semana estuvimos bien, disfrutó luego con la pista tanto de trineo como de esquí, el problema tan grande pasó sin dejar huella.
    No sé si es lo mismo, lo que vivis con tu niño.
    Por cosas estas del ordenador me parece una idea buena la de Juanmanuel, proteger lo que nos importa y dejarle que se maneje solo. como con los cacharros de la cocina cuando son bebes ¿no? en vez de prohibir y poner limites y desesperarse cada día ¿no es mejor esconder lo valioso y dejarle explorar? ¿no es más sencillo cambiar la casa que cambiar al niño?  (Aprenden muy deprisa si se les da confianza, el mío no sé como y cuando aprendió a manejar el ordenador el solito, hasta se montó unas carpetas en su pequeño disco duro que tiene en mi ordenador. Me dí cuenta que era él porque tuvo la época de clasificarlo todo y poner en sus carpetas, algunos errores ortográfios lo delataron ;))


    ¡Pero si lo vieras cuando empezaba!! : era un desespero: usaba el procesador de texto para escribir letras y letras sin sentido a lo largo de decenas de páginas, y las guardaba todas, y yo me preguntaba si tenía sentido eso, de verdad. Estuvo así tiempo y siempre me parecía que hacía lo mismo y a él siempre le parecía que hacía algo nuevo. Hasta que un día se sentó y escribió una cartita a su abuela, tenía  unos 4 años, eran solo dos frases, pero escritas perfectamente bien. Ni decirte que "a mano" nada de nada en aquel entonces.




    No hace mucho me dijo que quería llevar sus documentos el mismo y también su dinero. Así que ahora lleva él su carnet de la biblioteca y algo de dinero, en el bolsito de navajas, linternas y radios. Lo que no accedimos es dejerle su pasaporte, pero se lo explicamos y finalmente estuvo de acuerdo. Hay cosas que no pueden ser y ya está, por mucho que le frustre la realidad.

    :-<



    A veces funcionaba preguntarle que espera de mí, que espera que yo haga cuando las cosas se ponían imposibles.

    El tema de las monedas por ejemplo recuerdo que lo manejo de pequeño como piezas (todas del mismo valor), luego pasó a devolver el cambio realmente, jugando a la venta "de lo que sea". Ni nos dimos cuenta cuando ya manejaba billetes, monedas, céntimos. Y no sólo en euros. Todo este proceso ocurrió naturalmente, con tiempo y sin "pretender lograr un objetivo concreto" por supuesto.



    y por lo de desfase:

    ¿te parece poco maduro para su edad? ¿no crees que podría ser al revés: que en realidad tiene la madurez de su edad pero su cabeza vaya por delante en algunas cosas, y por eso no coinciden? Cuando los niños pasan mucho tiempo con los adultos suelen estar más "informados" lo que hace que se desarrolla más todo lo intelectual.

    Yo lo que observo es que los niños cuanto más conscientes de las cosas de la vida,  más dificil se les hace manejarlo. Quisieran ser grandes (o más bien se ven a si mismo como grandes) y quisieran saber hacer cosas que ven que los demás hacen con facilidad. No entienden como es que no las saben hacer si es tan simple.

    (Se me ocurre: mi niño entiende bastante francés, pero no lo habla. Una vez estuvo de visita un amigo con quien hablamos francés todo este tiempo, el niño dice que entendía todo lo que decíamos, pero cuando quiso hablar no le salían las palabras por la boca. Eso le dejó muy sorprendido. Tenía 4 años y no entendía como era posible eso.)O:-)

     
  • hacerles participar en cosas prácticas de mayores les chifla. quizá el problema viene de no tener esa posibilidad lo suficiente? Probad eso, igual es una "cura" para la frustración.
  • Esto que apunta Juanmanuel es bien cierto. Los niños cuándo se les deja hacer "prácticas de mayores", como dijo una amiga mía hace poco de su hijo, cuándo le dejó a él solo hacer la compra (seis años), "hasta parecía más alto" cuándo salió del supermercado con la bolsa y el dinero...jejeje. Todo es cuestión de ir probando, y probando, y viendo cómo organizar lo que ellos van pidiendo. Asusta, pero compensa un montón.

    Y en el tema que nos cuenta Airenita, sobre las expectativas que ellos a veces se montan y su choque con la realidad, jeje, bueno, supongo que en eso no son tan diferentes de nosotros mismos... a Lidia le pasó algo parecido con un caballo. Nadie sabe la idea que se hacen en sus cabezas, y cuándo vió un caballo por primera vez, ella quería lanzarse a abrazarlo, y a acariciarlo, pero al minuto vió que el animal que no la conocía, no reaccionaba como ella esperaba, y le dió un ataque de rabia tremendo, porque aquel caballo le daba mucho miedo...

  • Uff, habéis dicho un montón de cosas... Muchas de ellas ciertas.
    En cosas de mayores participa mucho más que nadie, jajaja, hasta aporta ideas para nuestro trabajo. la verdad es que hace muchas cosas con nosotros, a nuestra altura.

    Sí, Anna, es lo que había comentado, que me parece como un salto de crecimiento, pero es que tiene uno detrás de otro :). Que es un niño "normal" pero en esas fases ocurre algo así como he comentado, que su cabeza va por delante de sus posibilidades.

    Lo que me ha hecho reflexionar absolutamente, es una cosa que ha dicho Julia: "Y recuerda hay muchos niños que son los mismos, pero dentro la mayoría de las familias estos niños no pueden expresarse y crecen con problemas. ¡Tu hijo tiene suerte vivir en una familia diferente y libre!"

    Aquí, la que más tiene por aprender soy yo, sobre todo ser consciente de quiénes somos y cómo vivimos. El tema de las frustraciones, es que no había caído en lo más simple del mundo (creo que todos me lleváis la delantera en esto). Que vivimos en una sociedad que no soporta convivir con las emociones ajenas, ni siquiera con las propias. No está permitido exteriorizar nada, y las frustraciones es algo que parece ser inadmisible. El entorno no permite que ningún niño exprese su frustración, así de sencillo. Y yo me contagio de ello. No es que mi hijo haga nada fuera de lo natural, es que no le estaba permitiendo vivir esas frustraciones. A pesar de haber escuchado millones de veces lo de "acompañarle", y yo repetirlo, no había visto la profundidad de esa expresión. De hecho, desde que nos hemos ido dando cuenta de estas cosas, nuestra actitud represiva inconsciente, mi hijo ha florecido, crece incluso a más velocidad, está recuperando su lugar en el mundo, un poco como "desintoxicando" toda la presión que ha recibido. Nosotros pensabamos que criabamos en libertad, pero en el fondo reproducíamos lo que el entorno hace y espera de los niños (en menor medida, mucho menor, pero el fondo estaba ahí). Y es emocionante, os juro que cada día lloro viéndole cómo tantea su verdadera libertad, cómo nos busca los límites como personas, cómo cuestiona cada uno de los movimientos y límites que ponemos.

    Así que os doy las gracias por estar ahí, no os imaignáis cuánto me ayuda saber de vosotros.

    Ah, y el tema de los ordenadores, no me parece tan facil... No soy informática, y tenemos muchas cosas por hacer cada día, no tengo ni idea de cómo evitar que desconfiguren el teclado, la pantalla, etc., ni como proteger esos archivos... Si alguien me da unas instrucciones sencillas, estaré encantada!!
  • Carmen yo nunca lo he hecho, pero supongo que no será dificil. ¿alguien para ayudar?
    Lo que propone Juanmanuel es filtro de internet, que es lo que menos te preocupará en esta etapa, ahora se trataría de buscar la forma para que no arrastrara carpetas accidentalemente y cosas así, me imagino...
    ¿no basta con abrirle el programa adecuado y explicar como manejarlo? :/

    Por el otro tema: acompañar (en la vida real ) es muy dificil. Sólo en los libros es tan sencillo. Acompañar es estar de su parte, velando por su bienestar, sin interrumpir, no dar soluciones que nos pudieran satisfacer, no bloquear sus sentimientos. Dejar que lo supere por si mismo, pero seguro de no estar solo.
    Comprender que sus expresiones, su malestar o su bienestar son parte del proceso, que no es ni bueno ni malo. Simplemente es.
    Lo que dices es que se nota. Y claro que sí, se nota mucho. Cuando un niño supera un problema de este modo es que ya está SUPERADO. No es dejarlo en stand by.

    Yo siempre pienso que somos muy afortunados de tener a los niños, para aprender cosas sobre nosotros mismos y crecer como personas. Es la oportunidad que no debemos perder.
  • Todos seguimos aprendiendo, y mucho. Y todos tenemos fases, porque al principio el miedo y la presión social nos ata, nos controla interiormente y mucho. Cuánto más tiempo va pasando, y más cerca estás de los niños, es cuándo vas viendo como funciona eso del "acompañamiento". Y es muy difícil, porque venimos de dónde venimos, del absoluto control, de lo que bien dice Carmeneck, de no tener oportunidad, siquiera de vivir nuestras propias frustraciones, ni siquiera emociones tan básicas como miedo, trsteza, rabia...
    Por eso para mí es fundamental el tiempo. Tiempo para estar tranquilos, para relajarse, para entender, para escuchar, y escucharse. Si logramos arañar ese tiempo, vamos avanzando, seguro.
    ( y si encima es en buena compañía, como este rincón...mucho mejor, jeje).
  • Bueno, tiempo y sosiego. Y de eso ahora mismo no nos sobra, estamos pasando un momento muy, pero que muy complicado existencial. En fin, qué os voy a contar, intentando sacar adelante nuestra empresa, somos 4 familias las que dependemos de ella... Eso quita paciencia, creatividad, calma y concentración. Aún así, estoy sorprendida lo centrada que me encuentro. Cuando nos damos cuenta de que realmente sí que estamos acompañando a nuestros hijos en vez de juzgar, dirigir, reprimir y todas esas cosas que hacen los adultos con los niños, pues resulta que sentimos también nosotros el verdadero significado de lo que es la libertad. Una libertad que nosotros no hemos conocido, es más difícil así, claro. Pero este trabajo de conciencia es lo más apasionante que me he podido imaginar!!

    Ahora ya voy entendiendo por qué algunos dicen que en el homeschooling, los que más aprenden son los padres :D
  • A buen entendimiento, pocas palabras, jajaja :-))
Accede o Regístrate para comentar.