Juego simbolico

editado diciembre 2011 en Café Homeschooler
El juego simbolico se podría definir como la representacion de una actividad adulta ¿más o menos?
Juego simbolico sería jugar a las cocinitas, o a vender comprar fruta. Normalemente soy partidaria de que cocine en mi cocina conmigo, pero la parte de por ejemplo vender algo, lo que sea, no se la puedo dar. A menos que monte unjuego simbolico.
Otros juegos simbolicos serían doctores, bomberos.... ¿hasta que punto creeis que son necesarios disfraces, y accesorios de jueguetes por ejemplo para jugar a medicos?

la duda me ha surgido, porque este fin de semana lo hemos pasado con una familia y su niño, si tenía el maletin de médico y una tiendecita y despues del parque, el arenero, lo que le ha fascinado ha sido el estetoscopio y todos los cacharros del medico.

Me hacia mucha gracia sobre todo porque nosotros ¡¡¡aapenas vamos al medico!!!

Comentarios

  • Con mi segunda hija estoy cambiando mi opinión al respecto. Tomando a mis dos hijos (diferentes en esto del juego como el día y la noche) como ejemplo concluyo que depende del niño la necesidad de disponer de unos accesorios u otros o de más o menos.

    Para poner el mismo ejemplo, nosotros habremos ido al médico con mi hija pequeña unas tres veces en total, en sus tres años y pico. Mira si es poco, y aun así el otro día en casa de una amiga estuvo jugando con un maletín de esos de médico durante más de una hora, casi de forma compulsiva jajaja. A cambio, mi hijo tiene un estetoscopio desde hace años que le regaló un amigo médico y otros elementos, y nunca ha hecho ni caso.

    ¿Necesidad? Partiendo de la base (mi hijo mayor dice a veces que le gustaría que no existieran los juguetes) de que siempre preferiré accesorios versátiles que pueden cambiar de utilidad en el juego, pues si que veo absolutamente necesario facilitarle cuanto necesitan para poder sacar ese juego simbólico necesario.
  • ¿quieres saber mi respuesta?-dice Axel- todo depende del niño y del juego.
  • ^:)^ para Axel
  • Estoy de acuerdo con Axel. Creo que depende del niño y del juego.

    Hay niños que les encanta disfrazarse y a otros no o menos. Aaron se disfraza en alguna ocasión, unas veces con el disfraz completo y otras no, algunas veces mezcla partes de disfraces. Mi sobrino iba todo el día disfrazado y este consistía en un antifaz de arlequín, un sombrero de tiroles, el abrigo como capa y un palo la espada. Jejeje, menudo mosqueo con la gente, que le decían de todo menos de lo que iba, ¡Con lo evidente que era! Del zorro.

    Aaron tenia para jugar a las tiendas y también el maletín de medico que el mismo me pidió, pero casi no los ha usado, cuando mas cuando han venido niñas a casa.

    Ha jugado con los muchecos cuando venían niñas a casa, en cambio mi sobrina lleva desde bien pequeña y ahora tiene 3,5 jugando con los muchecos, siempre sale con ellos, y si no hay muchecos cualquier otra cosa se convierte en un mucheco.
  • editado diciembre 2011
    este tema me encanta. yo creo que facilita el juego tener cosas que inspiran, luego ya es sencillo una vez se meten. No es necesario comprar estas cosas expresamente, en casa siempre hay algo que lo sustituya. Axel se montó un botiquin de viaje sin gastar nada.

    Aletha Solter cuenta como una vez su hija estaba jugando que iba de acampada y se preparaba todo lo necesario. Lo estaba comentando, y ella, la madre le ofreció una mochila. La niña la miró extrañada y le dijo: ¡yo ya tengo una mochila!!! Por supuesto era su mochila invisible, pero muy real.

    este tipo de juegos se puede hacer sin nada especial, un palo será lo que tenga que ser, una sábana será lo que haga falta. Pero también es bueno que tengan a mano estas cosas que les inspiren.

    Por ejemplo la venta. Llega un momento que empiezan a jugar a comprar y vender. Aquí ha sido interesante observar el desarrollo de este tipo de juego a lo largo de los años. Los sábados hacíamos mercado, a la vuelta cuando sacabamos todo lo comprado (o cuando veníamos del super) Axel montaba su tienda completisima, tenía el mostrador lleno de cosas, fruta, verdura, los 12 brics de leche vegetal, agua incluso, vendía pan que hacía yo, lo envasaba en bolsas de papel como hacían en la panadería, vendía galletitas caseras, los compradores eramos los padres, nos turnabamos. El dinero eran billetes fotocopiados (cada uno venía con un fajo bueno, y los precios no tenían nada que ver con la realidad) no había productos de juguete por allí, todo era real. Solo el juego era "irreal". Luego llegó el momento de vendernos todas las revistas, libros y discos que había en casa. nos turnabamos una vez era un vendedor otra el comprador, así el dinero volvía. Siempre caía alguna oferta (5x4, redondeos de precio etc) en este tiempo el ya operaba bien con monedas y centimos. y lo hacíamos con monedas de verdad. Eso no era un proyecto, salió así, todo se hacía naturalmente sin programar ni inducir nada.

    con el tiempo el empezó a usar cada vez mas disfraces y accesorios. usaba cinturones, trajes, botas, sombreros que había por casa, cuando iba de magnate fumaba puros de canela, y se hizo de papel una pipa en la que echaba polvo de canela.

    hace unos años su cuarto se transformó en una autocaravana, luego en un trencito. Cada amigo es una época, digamos, que cada uno trae un tipo de juego. En la autocaravana comíamos, ahcíamos la siesta, y por supuesto se conducía, y había un mapa para ver el camino. se le echaba gasolina, se leía libros dentro.

    cuando juega a los indígenas se monta un tipi y tiene un par de telas que imitan pieles de animales para atarselas como si de un abrigo se tratase. Alguna vez se pone un taparabos tal y como lo explicaban en los libros especializados.
    tiene muchos accesorios para jugar a los indios,
    También a la magia (más Merlin que otra cosa), empezó por la varita y una vieja capa, pero ahora usa un traje completo, una túnica pintada y tiene báculo y varitas varias y capa y sombrero y un par de cinturones. brebajes de colores en botellas recuperadas y libros, y cartas, pergaminos y una bola de cristal y su laboratorio del mago, con una chimenea falsa con luz y velas y hierbas secas y un espejo donde se refleja la cara de viejo mago maestro, y un montonazo de cosas. Lo de magia ocupa ahora su cuarto completo. (claro que no duerme allí así que...)


    Tiene una bata blanca que se la pidió a la abuela, para jugar a cientificos, médicos, veterinarios, y hacer laboratorios y preparar exposiciones de dinosaurios. depende de lo que toca jugar. Tiene no solo esta bata sino otra mas para el que juegue con el, y dos (hechas de emergencia) de camisas, porque cuando dos cientificos tienen bata blanca ¿como vas a jugar tu sin bata?
    cuando uno lleva su estetoscopio (real, pero solo lo empezó a usar hace poco) el otro quiere que le completes su uniforme también, así que tenemos muchas cosas que pueden usar, jeriguillas, vendajes, tiritas, etc etc. ah y mucha medicación homeopatica, los frasquitos sirven muy bien para jugar.

    Aquí montamos también fiestas tematicas para Axel y sus amigos, la ultima de brujas y magos. que acabó transformando la hoguera de magos en la hoguera de indios.

    Recuerdo un arbol de navidad transformado en un abeto a la orilla del lago (palangana grande con agua helada) donde un aventurero descubridor de fósiles (tiene un Rex en huesos) pescaba en su largas estancias sentado sobre el suelo de pinocho (realmente traido del bosque), y cuando la tienda de campaña era su juego, su refugio y su inspiración.
    Había alrededor un montón de animales salvajes, (peluches) y lo único que no era real era el fuego de la hoguera ya que estaba en el parquet de su cuarto.

    y eso no hizo sino empezar, el juego simbólico es infinito si no se corta.
    Y como el dice, no hay tiempo. Uno juega cuando lo necesita, y con lo que hay a mano. si tuvieras que esperar un disfraz luego ya no sería necesario. Mezclar los disfraces y reutilizarlos para lo que sea se ahce imprescindible y deseable.
  • Mi hijo mayor nunca se quiso disfrazar, salvo en dos o tres ocasiones en casi 7 años. Tras pasar diferentes etapas con él, llegué a la conclusión de que él necesitaba más tiempo para crear su autoimagen, formar su identidad. Y era incompatible disfrazarse. Hace pocas semanas, ha empezado a disfrazarse cada vez más a menudo. No le gustan los disfraces, él se busca por casa lo que necesita para crear su personaje. Esta misma mañana se ha vestido de "Ninja" (ni idea de dónde ha sacado esto :-|

    Yo creo que desde luego NECESARIOS no son estas cosas, en absoluto. Si están los juguetes, un niño con creatividad le sacará provecho. Y si no, pues buscará o pedirá lo que necesite para desarrollar el juego que tiene en mente. Aún así, creo que son cosas distintas, hacer de verdad o jugar a hacer. Mi hijo de 7 siempre ha tenido mucho interés por la cocina, desde los tres años o antes ayuda a cocinar, a batir con la amasadora, a cortar, pelar, remover, especiar... Mi hija pequeña de 3 empieza ahora también, sin embargo ella tiene mucho más interés por jugar a hacer que hacer de verdad. Para el mayor, el juego simbólico ha empezado en serio casi ya cuando empezó a jugar su hermana hace un año, ahora los dos juegan a menudo a restaurante, camareros, cocineros. Y para eso les va estupendo tener una cocinita y comida de juguete...
  • Si, a nosotras con la cocina también nos pasa eso, usa las 2. Tenemos la cocina de juguete integrada en la cocina de verdad y a veces guisa en la cocina grande y a veces en la pequeña. El otro día, sin ir mas lejos, me puse a limpiar y ordenar el armario despensero; primero me ayudaban las 2, guardando las cosas de los estantes bajos, pero hubo un momento en que Africa se fue a la cocinita y se "llevó" a su hermana; quitaron todos los cacharros, cogieron un trapo húmedo y otro seco y la limpiaron y luego lo volvieron a colocar todo, ¡ordenado!

    Tuvo una temporada larga, larga que jugaba a que era una comadrona (si, cuando nació su hermana :) )y usaba una bola con una cinta como estetoscopio; en mi afán consumista estuve a punto de comprarle un maletín de medico, suerte que me paré a pensarlo y me di cuenta que no lo necesitaba.

    Y con los bebes, pues también, tiene temporadas que los usa mucho y, si no los tiene a mano, se los fabrica; el último que se hizo en un parque, fue con un calcetín que se sacó y que llenó de tierra.
Accede o Regístrate para comentar.