Casilda Rodrigañez

editado marzo 2012 en Biblioteca
Tanto que nombramos a Casilda y me he preguntado si tenía un hilo propio y solo he encontrado el del artículo de los límites, así que aquí voy a ir poniendo cositas sobre ella, aunque también abriré otro para el libro de la represión del deseo materno, pues me apetece volver a leerlo.

Empiezo por su web, de donde se pueden descargar todos sus libros y artículos (ahora ya puedo decir que he leído todo): 


Aquí está nuestra discusión sobre el artículo de los límites:


Y aquí un hilo de hace un tiempo, en Criar con el corazón, con citas de los libros "La sexualidad y el funcionamiento de la dominación" y "Pariremos con placer":





Comentarios

  • AnaAna
    editado marzo 2012
    Hola, Anicka.

    También está este otro hilo sobre Casilda Rodrigáñez, y yo creo que debe de haber alguno más por el foro:

    http://www.crecerenlibertad.org/foro/index.php?p=/discussion/118/imprescindible-casilda-rodriganez-el-aprendizaje-desde-las-cualidades-humanas-fundamentales

    (No ha salido el enlace al hilo de Criar con el Corazón, o al menos yo no lo veo)
  • editado marzo 2012
    Genial, Anicka!!
    ^:)^
    Así tenemos todo junto!!
    Y este nuevo que abrísteis de Bergman? ella lo cita muchas veces...
  • Ana, ya lo he añadido. Supongo que olvidé pegarlo.
  • Gracias, Anicka. Muy bueno el hilo de Criar con el Corazón con citas de los libros de Casilda Rodrigáñez. Aunque me han encantado los vídeos que he visto de ella y algunos artículos que he leído, todavía no he conseguido leerme ninguno de sus libros.
  • Qué Anicka , te animas a volver a leer "La represión del deseo materno..."? Yo estoy en ello y para mí está siendo absolutamente revelador...Estoy entendiendo tantas cosas de mí misma.. Me gustaría citar fragmentos y que si os parece bien los comentásemos.
    Estoy todavía por el primer capítulo, me he quedado en los celos y la posesividad....en el amor de pareja exclusivo y excluyente...y pienso en mi miedo a tener un segundo bebé...y a los celos, a pensar y sentir que solo se puede querer a uno.
     Me he dado cuenta de que cuando algún pensamiento re-mueve pilares muy asentados, (como lo es el matrimonio) a mí me revuelve( y supongo que a los demás tambien.Pensaba en nuestra decisión de no a la escuela y cómo eso va a afectar a nuestra familia: con el ESTADO hemos topado!!) , porque yo oía "el amor libre" y pensaba "bah...qué descomprometidos."No les escuchaba, pero Casilda es tan clara y maravillosa(iba a decir divina, pero mejor que no..jejeje) o quizás es mi momento de apertura, que lo contemplo de otra manera y lo entiendo y no me da miedo el verlo. Pero ¿y ahora cómo se vive en esta esquizofrenia?Perdonad la exageración, es muy temprano y lo acabo de leer; tengo que asentarlo.

    Qué bello está el mar por las mañanas...hace años que no lo veía...aunque lleve tres a su lado.Mi pequeña es NOCTURNA y las primeras horas del día no existen para mí!!!!!!!!!!!!!(de hecho me vuelvo a la piltra ahora mismo :P

    FELIZ DIA PARA TODOS! =:)   :x
  • Pues lo había dejado porque empecé "El nombre de la rosa, que Marta me intrigó... pero estaría chulo leerlo a la vez e ir comentando cada capítulo. ¿Alguien más se anima?
  • Yo lo he intentado un par de veces, Montse habla maravillas, pero he sido incapaz. Estaba pensando en acercarme a Casilda con otro de sus libros, aún no he leído nada de ella, pues está todo el mundo tan encantado que quiero saber el por qué, pero voy a pensar si me animo con esta propuesta, puede que así se me haga menos arduo y consiga pasar de las primeras 50 páginas. Es curioso como hay ocasiones en las que un libro se nos atraganta y no hay forma, lo tomas y lo dejas, lo tomas y lo dejas, y de pronto un día lo tomas y no lo puede dejar. A ver si esta vez es así... ;))
  • Claro Rut!!!Animo, eso nos ha pasado a todos. Y de pronto un día, ¡zas!o quizá no...No nos tiene que entusiasmar a todos.Mejor polémica!
  • jajajajaja qué peleona! :D
  • de esta mujer he leido El Asalto al Hades y su segunda parte. Muy a mi pesar ya no tengo ninguno de los dos: uno lo presté y no regresó y otro lo dejé olvidado en el banco de un andén (menuda joyita se encontrarón). Ya ni me disculpo por esa incapacidad mía para citar a sabios y sabias, pero diré que hay un antes y un despues de Casilda, el descubriento de una segunda madre rabiosamente maternal. Con todo, a veces me resultaba algo repetitiva y pienso que le falta ahondar en algunas cuestiones. Imprescindible lectura para todos.

    ¿Creeis sería interesante ahora La represión del deseo materno?
  • yo creo que sí. Si os decidis a hacer la lectura compartida avisad!
  • Me lo acabo de descargar. Lo voy a intentar L-)
  • ¿Y cómo lo organizamos? Quizás sería buena idea abrir un hilo a parte para apuntarnos los lectores e ir organizándonos en la lectura. Voy a ello.
  • editado agosto 2012
    Copio algunas citas (casi todas, en realidad) de las que puse en ACC, sobre el libro de La sexualidad y el funcionamiento de la dominación:

    La dominación es materialmente un quebrantamiento de la autorregulación de la vida.

    La ‘regla’ de la madre es el bienestar de sus criaturas, porque el deseo materno es una pulsión libidinal en la que el placer propio se obtiene complaciendo a las criaturas.

    ...el bienestar es el estado primario y normal de la criatura, la sensación que acompaña la autorregulación; es entonces algo que hemos perdido, y que hemos de buscar y recuperar. 

    El placer y el dolor actúan como una brújula de nuestro organismo, indicando ‘lo que va bien y por donde hay que ir’ y ‘lo que va mal y hay que evitar’. 

    ...lo peor del chupete o del biberón no es que el pezón sea de plástico, sino el cuerpo que falta detrás del chupete o del biberón. Lo peor no es que la leche artificial nutra peor o proteja menos; lo peor es que rompe la relación libidial. 

    ... el proceso emocional de la rabia, de la cólera y del enfado son mecanismos de autodefensa y de autorregulación. 

    ...a quien se ama se le complace con todas tus fuerzas y por todos los medios, y no se le reprime; que es imposible ‘mimar demasiado’, y que no hay mayor gusto, ni goce, ni bien, ni bondad, ni prueba de amor, que complacer los deseos de la persona amada. 

    Claro que no estamos en el Paraíso, y que vivimos en un mundo de límites y de represión del deseo, de todo tipo de apetencias y de deseos. Pero se trata de si mi cuerpo también está preso de esos límites y no es capaz ni siquiera de sentir el amor complaciente. Lo peor es que nos sometemos a los límites como si eso fuera lo propio de la vida, y como si eso fuera lo importante para nosotr@s, sin buscar ni pretender otra cosa, cerrando el paso en .nuestro interior a nuestra producción deseante, a nuestro deseo de complacencia, y por tanto a nuestro propio bienestar y al de nuestros seres más queridos 


  • editado agosto 2012
    No mentir a las criaturas diciéndoles que se tienen que fastidiar y obedecer por su propio bien. Decirles la verdad, la verdad del mundo, y explicarles la diferencia entre el funcionamiento del mundo y el de la vida. Que sepan siempre que para nosotr@s no hay nada que tenga más valor que la complacencia de sus deseos y el cuidado de sus vidas. Que sepan la verdad de los imperativos sociales, de todos los que haya, y que cuando se oponen a sus deseos se oponen también a los nuestros, porque sus deseos son buenos, son la expresión de sus vidas.

    Cada vez que dejamos de tener en cuenta los deseos de las criaturas, y prescindimos de nuestro deseo de complacerlas, (si es que todavía percibimos ese deseo nuestro), empezamos a ‘amar’ a nuestras criaturas de la manera establecida; nuestros sentimientos habrán perdido sus raíces viscerales; será el tipo de ‘amor’ ese que sale del corazón o del alma, que es compatible con la adaptación a la competencia y que se identifica con el triunfo social en la lucha fratricida. 

    Cuando los bebés empiezan a andar, a menudo, incluso las madres que mientras estaban en brazos sólo deseaban complacerles, lo que a partir de ese momento desean es que las obedezcan; y en esa medida los deseos de las criaturas empiezan a volverse irrelevantes para las madres.

    Hay una forma de reconocer en nuestro interior este cambio de la complacencia por la dominación. Si en verdad amamos a nuestra criatura y no podemos complacerla, tendríamos que sentir su frustración como si fuera nuestra propia frustración. Es decir, que el amor verdadero hacia la criatura se reconoce porque cuando no podemos complacerla, sentimos la frustración con ella. Entonces esta frustración nuestra sería la prueba o el síntoma de que seguimos manteniendo el amor primario. Pero si la frustración de la criatura no la sentimos como nuestra, querrá decir que el Poder que detentamos ha empezado ya a corromper y a transformar nuestro amor por ella.
  • Muchas gracias Anicka! viene genial refrescar la memoria con frases tan claras!!
    >:D<
  • Anika siempre estás en todo.Gracias.
  • Me apetece pedirme para Navidad los libros en papel.
  • ¿cuál era su editorial y dónde es el mejor sitio en la web para comprarlos?
  • editado noviembre 2012
    editorial Cuac

    http://www.cauac.org/

    SOLO ALLÍ

    lista de disctribuidores: http://www.cauac.org/?page_id=7
  • Yo creo que están todos, pero como estuve un rato "desconectada", repasemos. Gracias, Ana! ^:)^
  • Gracias!!

    Cual es el Facebook de CEL???

  • Muchas gracias Anicka
  • editado septiembre 2013
    Dije:
    Ya que anna ha puesto el enlace en el fb....
    Corrijo: no es Anna quien sube las cosas al fb sino Ana. ¡Gracias Ana!
  • Dije:
    Ya que anna ha puesto el enlace en el fb....
    Corrijo: no es Anna quien sube las cosas al fb sino Ana. ¡Gracias Ana!
    De nada, Ana. :)
  • Uffffffffffffff, cuantas Anas, jajaja

    Lo bueno abunda, jeje

  • tienes razón, Ana.
    ;))
Accede o Regístrate para comentar.