¿Nuev@ en el Foro? Ahora puedes registrarte y participar en las conversaciones con tu cuenta de Facebook, Twitter o Google. Pincha en las imágenes y enlaces disponibles.
Aprendizaje por observación
  • Siempre me ha llamado mucho la atención cómo aprende mi hijo mayor (en diciembre cumplirá 7). No experimenta prácticamente nunca, ni repite, huye de todo lo que huele a instrucción. Se "limita" a repetir lo que observa. Tiene grandes habilidades, solo con ver una o dos veces cómo otra persona hace algo que le gusta y se pone a hacerlo como si hubiera ensayado meses.

    De este modo sabe bastantes cosas y bastante dispares como:
    cose con máquina de coser (yo no sé mucho, no tengo paciencia para esas cosas y me habrá visto dos o tres veces), toca la batería, cocina, escala (ha visto este verano a una amiga nuestra escaladora hacer un par de locuras en nuestro jardín), hace acrobacias (como volteretas en el aire aterrizando en la cama), toca el piano, hace cemento, hace masajes, yoga, utiliza photoshop, etc. Utiliza las herramientas correctamente desde el "minuto cero", sin ensayos previos, sin lastimarse, desde los 2 años (hazada, martillo, destornillador, lima, sierra...).
    Ya sé que todo esto es bastante normal, supongo, no se trata de eso. Lo que pasa es que todo esto lo hace solo con verlo una o dos veces, VERLO durante un rato, 20 minutos bastan.

    Se que cada persona tiene su manera de aprender, de ahí las teorías del aprendizaje. Todos sabemos que uno de los fallos del colegio es que unicamente fomenta el aprendizaje en los pocos niños que buscan un aprendizaje por repetición, que no son muchos. La mayoría de niños a los que he ido conociendo aprenden más por experimentación, empiezan con una inquietud, investigan, prueban, ensayo-error y siguen un proceso.

    Mi duda está ahí. Que no veo procesos. Solo poner en práctica lo visto y se acabó, como si coleccionara habilidades. Con mucha habilidad y precisión, eso si, pero no hay "paso siguente". Me veo bloqueada, porque surgen ideas como esta tarde "quiero hacer un robot" y lo quiere hacer de verdad, hasta se le ha ocurrido que podría hacer uno que funcione a través del ordenador, y cito "le ponemos una antena en la cabeza, se enchufa al ordenador y escribimos lo que queremos que haga". Y lo dice totalmente en serio. Aparte de que yo no sabría hacer eso jajaja, me preocupa el siguiente paso: frustración por la imposibilidad de lograr ese objetivo y abandono de cualquier iniciativa de este tipo. No hay transformación del objetivo. No hay proceso.

    Nuestro entorno es rico en posibilidades para experimentar, hay campo, playa, ciudad, montaña, todo cerquita. Pero para la observación estamos demasiado limitados. Incluso tengo la sensación de que hemos "tocado techo" con las posibilidades de observar. Porque visitar fábricas no vale, no le interesan los procesos, sino las acciones en sí. Ya sabe cómo se planta y se remueve la tierra, como se construye un tabique, cómo se cose un cojín... No puedo ofrecerle mucho más, sin vivir en una comunidad en la que haya muchas personas diferentes haciendo cosas artesanas o tecnológicas a las que observar.

    No sé por dónde ir con eso. Puede que mañana me desmonte mi teoría (eso suele pasar jajaja), pero lo expuesto me ha quedado evidente después de una conversación con mi pareja hace un rato, después de años dándole vueltas e incluso achacar ciertos bloqueos en el aprendizaje a "vagancia" ejem.

    ¿Ideas? ¿Experiencias?
    Le gusta a 2tia_Marce Anamor
  • pues muy interesante observación, a ver si hay por aquí más niños así.
    Lo que yo puedo decirte que hay "procesos" muy extensos, que a veces cuesta ver el hilo.
  • Estoy de acuerdo con Anna, muchas veces no tenemos ni idea de lo que "están elaborando allá dentro", y solo queda sentarse al lado y ver qué es lo que fluye. Fff, es complicado lo de la "comunidad"... a mí a veces, me encantaría también poderle ofrecerles recursos que yo no tengo, y que sé que a ellos les aportarían muchísimo (pienso ahora en un carpintero que conocemos, que es un verdadero artista, pero nunca aceptaría niños alrededor mientras trabaja, ni siquiera mirando exclusivamente... y a mí me consta que a Hadri le fliparía algo así, por ejemplo).
  • Lo que nos ocurre es que nos quedamos estancados a cada momento, no sabe qué hacer y no le satisface nada de lo que le pueda proponer. A veces es ese aburrimiento del que hablamos aquí alguna vez, pero ciertamente espera "ver la vida", observarla. Como si nuestro entorno se le hubiera hecho corto, pero no puedo ofrecerle mucho más. Se queda siempre como en la superficie en todo, con hacer lo que ha visto es como suficiente, se queda satisfecho y a otra cosa.

    Soy consciente que todas las maneras de aprender van a algún sitio y que probablemente esos aprendizajes "breves" los retomará de la misma o de otra forma más adelante para unir conocimientos o lo que sea.

    El problema es el día a día, a menudo problema con mayúsculas. No hace casi nada solo nunca, espera que el mundo le proporcione entretenimiento y aprendizaje, y parece ser que generalmente el mundo, soy yo. Los documentales o reportajes sobre cómo se hacen cosas (en una cadena de TV alemana son bastante afocionados a este tipo de programas, ¡muy chulos!), pues normalmente tampoco le interesan demasiado. Por eso, porque no presta atención a los procesos ni a las conexiones de conocimiento, eso que una vez un estudiante de magisterio llamó "aprendizaje modular" o algo así. Solo las acciones, así le puede interesar mucho ver chavales haciendo break dance o skating... Sin embargo por mucho que le interesa saber como (es un ejemplo inventado) se hacen los coches, le aburre mucho ver un reportaje sobre una cadena de montaje de coches por ejemplo. Supongo que porque no hay nada que pueda hacer él mismo...

    De allí nacen ideas imposibles como que quiere convertir un avión de cartón en un avión que vuele de verdad, quiere que hagamos un "troncomovil" (vimos en una feria medieval un tío con un vehículo hecho de trozos de otras cosas como bicicletas, sillas etc., como un kart), o como ahora que quiere hacer ese robot. Está convencido de poderlo hacer pero se frustra ante la imposibilidad y se queda encallado ahí durante horas y días, a veces semanas. Mientras tanto no hace nada más, canturrear sin parar, arrastrarse por el suelo, correr de un lado a otro o molestar a su hermana. Y no hay forma de encontrar un término medio.
  • Por hablar...

    Ayer encontró en la plaza dos placas de ordenador y se las llevó, dijo que quería soldar. De eso ya hace días y sacamos el soldador y estaño. Antes de cenar estuvo soldando un rato y esta mañana lo primero, pues a soldar. Ahora está con las placas esas, supongo que se dedicará a desmontarlas de momento...

    Bueno, necesitaba soltarlo y compartirlo, y si alguien me puede aportar algo sobre el tema "aprendizaje por observación", como afrontarlo en el día a día, lo agradeceré.
  • Aquí tengo que contaros que el otro día me acordaba mucho de este hilo. Resultó que las tías de los niños (mis hermanas), le debían, dicen, un regalo de cumpleaños atrasado a Hadri. Pensando, pensando, él les dió la idea de si lo invitaban a una sesión en una escuela de surf que vimos en una playa en verano.
    Se organizó, y allá que nos fuimos. El profe de surf, hizo con ellos (Hadri era el único pequeño, el resto eran cuatro chicas y un chico de más de 20 años) primero un calentamiento físico, unas carreras por la playa, unos estiramientos, para después empezar a enseñarles la posición de la tabla, practicar con ellos la forma de subirse, etc. Yo veía que Hadri, mientras el profe hablaba, ni miraba para él, hacía hoyos en la arena, etc, jeje (ya le conozco yo esa actitud, que parece que no se entera de nada, pero lo pilla todo), y mis hermanas estaban preocupadas, me decían ¿se estará enterando de algo?.
    Yo les dije, tranquilas, compañeiras, jeje, parece que está a su bola, pero seguramente en su cabeza se está imaginando a sí mismo, subido en la tabla. Hadri solo miraba al profe, cuándo este hacía alguna demostración real de alguna postura. Y no le hizo falta más, flipamos. No solo pilló a la primera como hacerlo, sino que fué el primero que se subió a la tabla en la ola, y que pudo mantenerse en pié...
    De ahí lo que hablamos, que por observación es la verdadera forma de aprender en muchos aspectos... (a él le sobraba cualquier explicación teórica, de hecho, las chicas insistían mucho en repasar la posición del pié, que si así, que si el cuerpo asá... nada, a la hora de la verdad, hacer, ver y copiar, no hay otra).
  • Carmen, no he leido el hilo completo pero veo que Max está soldando con estaño. Nosotros tambien tenemos el soldador disponible, pero con mucho control pues el estaño de soldar lleva plomo y hay que tener mucho cuidado para que los niños no respiren el humillo ese que se desprende. Lo normal es que el niño aparte la cabeza del humo pues le quita visión de lo que suelda, pero lo comento aquí en abierto por si le sirve a alguien.
  • Gracias por el apunte, Creu, no lo habíamos pensado. De todos modos solo fue ese día, ya ha quedado satisfecho en este aspecto.

    En realidad yo soy así también, por eso no me iba bien en el cole. Solo "triunfaba" en las asignaturas en las que me llegaba el conocimiento como por arte de magia jajaja, como el inglés. Si no me lo supieron hacer llegar (como pasaba en historia, matemáticas, física,química, me parto, en casi todo lo demás) pues iba de pena. Y aún me pasa, aprendo con mucha facilidad, pero solo si puedo observar, escuchar y probar lo visto. No me sirve de mucho leer o estudiar sobre papel, he desarrollado habilidad para aprobar exámenes pero poco más en este aspecto.

    Bueno, supongo que se trata de estar atentos a lo que podamos encontrarnos. El otro día estuvimos con el coche en el taller y cogió la cámara de fotos para captar imágenes de cómo reparaban los coches. El problema aparece cuando despega a su mundo mágico en el que todo es posible y quiere saber cómo es el sol por dentro o cómo es un robot, porque no puedo llevarle a visitar la NASA jajaja.
  • Marta, ¿qué edad tiene Hadri? Por un momento pensaba que me estabas describiendo a mi hijo jeje, hace igual que lo que has contado de las clases de surf. El año pasado estuvimos yendo algunas veces a voley playa para niños porque iba un amigo suyo. Pues se pasaba el rato entre hacer hoyos, ir de un lado a otro, sentarse un rato mirando cómo explicaba cosas el monitor, jugar en la arena... Al cabo de dos o tres semanas había desarrollado prácticamente técnica de voley, sin haberlo practicado antes. Y ya está, no ha vuelto a interesarle el tema, pero esto se lo ha llevado puesto, ahora le das una pelota en la playa junto a una red de voley y hace pases. Con el frontón igual, vamos una vez a la semana a jugar y está aprendiendo de jugar y mirar como lo hacen otros...
  • ¡qué curioso! A nosotros no nos pasa eso a ninguno, creo.
  • Hadri tiene nueve cumplidos en Agosto. Pero siempre ha sido así!
  • Lorién acaba de cumplir 9, ¡qué poco se llevan!
  • Copio de un libro...

    Ya en 1990 unos neurólogos italianos de la Universidad de Parma, liderados por el profesor Giacomo Rizzolatti, descubrieron un interesante fenómeno. Según ellos determinadas zonas del cerebro pueden almacenar y reproducir recuerdos de movimientos sin que esa experiencia haya sido hecha por esas personas. Estas células cerebrales se ponen en movimiento por simple observación de una actividad. 

     Estos recuerdos almacenados - tras simple observación - nos permiten más tarde ejecutar realmente movimientos similares, aunque no nos hayamos entrenado o los hayamos estudiado. Incluso si nos fallara completamente la experiencia de las nuevas habilidades  sabríamos como podemos comportarnos. 

    Hay un grupo especial de neuronas en nuestro cerebro que son responsables de este hecho sorprendente. Se les ha dado el nombre de neurona espejo o especulares. Estas neuronas quedan activadas cuando llevamos a cabo unas acciones muy determinadas. por ejemplo cuando nos mantenemos en equilibrio sobre un cable o hacemos alguna otra cosa no habitual. Pero también se activan, cuando presenciamos cuando alguien se mantiene en equilibrio sobre un cable o hace una cosa no habitual. Las neuronas espejo nos otorgan, pues la capacidad de copiar internamente lo que hemos observado en otros.

    Fin de cita
    Le gusta a 2Carmen Anna


  • Y lo que me parece más curioso es que esto no solo pasa en los niños. A mi me ha pasado con el jabón que quería hacer y con el cemento, y supongo que es el exito de los videos y los tuturiales de you tube
    jaja
  • Gracias, Bárbara!! ¿Me puedes decir en qué libro está esta cita? Justo es eso lo que ocurre, "neuronas espejo", ¡qué curioso! Y qué difícil satisfacer las necesidades de aprendizaje de mi hijo de este modo... Además habla de movimientos, ¿qué pasa con conocimiento menos observable en acción?
  • Interesante: "Desde que era pequeño he jugado a escribir. A veces, al lado de papa, confeccionaba volumenes plegando hojas y llenandolas de trazos; otras, con la ayuda de mama, hacia "verdaderos" libros, que llenaba de zigzags regulares y, mas adelante, de letras diseminadas. Nunca nadie me explico las nociones de portada, titulo, pagina de guarda o contraportada: la sencilla observacion me las hizo evidente desde el principio."
  • Interesante!!!

    Hoy no tengo tiempo. Otro dia escribo sobre el aprendizaje por observación.

     

    (*)

Bienvenido, Visitante!

It looks like you're new here. If you want to get involved, click one of these buttons!

En ésta Discusión